jueves, 10 de julio de 2008

El G-8

Acaba de terminar la Cumbre de los países ricos que ha tenido lugar en Japón.
Si hacemos un breve resumen, según lo que hemos leído nos encontramos con que los países componentes del G-8, no se han comprometido a duplicar las ayudas a partir del año 2010 y tampoco a fijar fechas para las entregas en efectivo de los millones de dólares correspondientes a las promesas hechas anteriormente para la ayuda para combatir las pandemias que afectan a varios países africanos, sida, malaria, tuberculosis.
Promesas incumplidas otra vez. En la Cumbre del 2005, el G-8 de comprometió a duplicar las ayudas a partir del 2010, pasando de 25.000 a 50.000 millones de dólares anuales, y como contrapartida, los países africanos se comprometían por su parte a trabajar en el desarrollo de sus países, fortalecer las democracias, y tratar de acabar con las corruptelas existentes.
El presidente de la Comisión Europea, se ha comprometido a invertir 1.000 millones de euros desde ahora hasta final de 2009 para el impulso de la agricultura africana. Japón, antes de la cumbre ya se había comprometido a duplicar sus desembolsos para África a partir de 2013. No obstante, un estudio del Banco Mundial calcula que con menos de 6.500 millones de euros, África sufrirá enormemente. ¿Se va a llegar a esa cantidad?
¿Es posible que el G-8 se haya gastado más dinero en recomponer bancos en crisis, que en los objetivos previstos del mileno?
Tampoco debería de haber desencuentros entre el G-8 y la ONU, y sin embargo se están dando muy a menudo, en concreto en lo que respecta a la hambruna y el cambio climático, dos temas en la que estamos implicados directamente toda la humanidad.
Las tres agencias de la ONU que tienen como prioridad la lucha contra el hambre nos han recordado que en los últimos 30 años, el porcentaje de la ayuda al desarrollo dedicado a la agricultura ha caído del 17% al 3%.
Tampoco se ha acordado ninguna, fecha concreta a medio plazo respecto a las emisiones de CO2, tal es así que parece ser que China y la India, no están por la labor puesto que perjudicaría a sus economías. La postura de Estados Unidos, Rusia, etc., ya es conocida desde los compromisos (no compromisos de Kyoto).
Los gobiernos del G-8, deben de actuar de modo decisivo y eficaz, para de una vez por todas, eliminar, cancelar, hacer desaparecer las deudas ilegitimas existentes, ellos son los mayores acreedores
No obstante hay algunos países que han dicho que se van a preocupar del alza de las materias primas, del alza del petróleo, que van a suponer muchos problemas para los países del Sur, de las emisiones de CO2 y del cambio climático. (Más de lo mismo).
Y como fin de fiesta, plantan un arbolito, un arbolito que ahondando en la desgracia no es el árbol del maná.

Un modo de deshumanizar la humanidad















Vía:laspecula.com

No hay comentarios: