viernes, 18 de julio de 2008

Liturgias Diferentes

Estos días estamos viendo como Benedicto XVI en Australia, se está dando baños y baños de multitudes.
Como contrapartida me da mucho que pensar que en días pasados con motivo de la llegada de los cayucos a Almería, y Motril (Granada) con su pasaje de muerte, con sus terribles historias, con la desesperación de los que al menos pudieron llegar vivos, solamente unas cuantas personas de Motril Acoge, algunos miembros de la Cruz Roja y algún otro de la Guardia Civil de Salvamento Marítimo, unidos, con unas velas en señal de luz y de vida para todos, celebraron una pequeña liturgia por todos los fallecidos.
Con el Papa están cientos de miles de personas, cientos de sacerdotes, cientos de monjas, los gobiernos enteros, los políticos de relevancia; se gastan millones de euros, o dólares para preparar una misa.
Sin embargo en la pequeña ceremonia organizada en Motril, no había ningún cura, párroco, obispo, ningún ministro, ni político de relevancia.
Para con los inmigrantes ya es demasiado lo que nos gastamos, ellos no se merecen más. Los que mueren son arrojados al mar por sus propios compañeros (o como en estos días por sus propias madres) para poder ellos subsistir, los que llegan muertos a puerto, una tumba anónima y el olvido casi inmediato de todos los medios informativos, y los que sobreviven, la deportación casi de inmediato a su país (o a otro), eso sí, un país del Sur.
Creo que existe demasiada diferencia entre una liturgia y la otra.
¿Será verdad que todos pertenecemos a la misma tierra? ¿Es verdad que todos nosotros, blancos, negros, amarillos, somos hijos de la misma pachamama?.
Seguro que algún día se nos juzgará por todo esto, por los miles de cadáveres que han quedado y seguirán quedando en el intento de llegar a lo que decimos es el Primer Mundo, un mundo de privilegiados que está poniendo barreras a sus hermanos.
Si, seguro que se nos juzgará por ser tan hipócritas, por blindar nuestra sociedad del bienestar a los que luego decimos que son nuestros hermanos del Sur.
Humanicemos la humanidad

No hay comentarios: