miércoles, 2 de julio de 2008

Sed

¿Sabemos lo que es estar sediento? No, en los países del Norte no, pensemos ahora en los países del Sur. La respuesta es radicalmente opuesta, terriblemente opuesta.

Kissinger dijo en 1970 “Controla el petróleo y controlarás las naciones; controla los alimentos y controlarás a los pueblos”. Esto unido a un incontestable poder militar, y el impero que lo posea podrá dominar el mundo.

Goldman Sachs anunció que el agua será el petróleo de los siglos venideros.

Boutros Ghali, ex Secretario General de la ONU dijo: “El agua será más importante que el petróleo, y que por ella las naciones librarán guerras.

Paul Simon, difunto senador estadounidense dijo” Las naciones van a la guerra por el petróleo, pero hay sustitutos para el petróleo. ¿Cuánto más difíciles de resolver podrán ser guerras que sean libradas por el agua, un recurso aún más escaso para el que no hay sustituto?

¿Qué está pasando ya, con Israel y sus países colindantes?

Con lo expuesto nos damos perfectamente cuenta de que vamos hacia un mundo más sombrío, y como siempre de más hambre, para los hermanos más pobres del mundo.

Estamos asistiendo a ver como las grandes corporaciones han pasado a controlar el agua en buena parte de nuestra tierra, dando lugar a que unas cuantas empresas privadas, lleguen a poseer el 75% del agua de todos los que habitamos este planeta.

El agua, base de la agricultura, tanto en el cultivo como en la elaboración de alimentos, fundamento de las ciudades modernas, base de las industrias, se está agotando.

Podremos vivir sin petróleo, pero no se puede sobrevivir sin agua.

Los organismos internacionales, la ONU, etc., todavía son reticentes a tomar medidas drásticas, para impedir el saqueo del bien más preciado. ¿Qué está pasando en la Amazonia?

Donde está la conciencia humana acerca de este grave problema, que como en muchos países del Norte el agua limpia y fresca se da por hecho, no se tiene en cuenta que en la gran mayoría de los países del Sur, es un recurso escaso.

Humanicemos la humanidad.

No hay comentarios: