domingo, 17 de agosto de 2008

Alegrias de Paraguay

Acabo de regresar de hacer los últimos 150 kilómetros del Camino de Santiago. Ha resultado una experiencia personal única, han habido momentos buenos y menos buenos, momentos muy difíciles y momentos llenos de compañerismo y solidaridad compartiendo El Camino.

La primera noticia que ha caído en mis manos al llegar a casa, ha sido la toma de posesión de Fernando Lugo, como nuevo Presidente de la nación hermana de Paraguay.
He visto y leído por internet parte de las diversas noticias publicadas al respecto. He visto el modo en como iba vestido y me ha llamado poderosamente la atención, el que ha aparecido como una persona normal y corriente, una persona del pueblo, uno más. Podía haberse revestido de grandes galas, para el evento, sin embargo y de conformidad con su forma de ser, de conformidad con sus principios, ha ido vestido con una camisa blanca, y unas sandalias tipo franciscano. Según parece es el tipo habitual calzado que suele usar. Sencillez de un ser humano que mira hacia sus seres mas próximos, y por ellos y para ellos ha dicho: SI, JURO, sin ningún tipo de condicionando; SI, JURO, con toda la libertad que puede expresar un modo de ser, un modo de vida de entrega hacia los más necesitados, que en el caso de su país, es desgraciadamente la gran mayoría.
De su discurso habrían muchas frases en las que detenerse, solamente señalo algunas de las pronunciadas:El 20 de Abril cuando juntos produjimos el cambio en Paraguay asumimos un compromiso con los hombres y las mujeres de nuestra historia que nos interpelan hoy a no desperdiciar el esfuerzo, a no fallar en el rumbo, a no bajar los sueños del supremo altar de la esperanza.
Es importante que vuestro Presidente deje en claro un dato: el cambio no es una cuestión electoral; el cambio en Paraguay es una apuesta cultural, quizás la más importante en su historia.
Por lo tanto no se trata de un proceso que tiene vencedores ni vencidos ni propietarios exclusivos.
En este instante me parece importante rescatar el paisaje social que me inspiró un día al sacerdocio en los albores de una Iglesia nueva que se comprometía a calzar esas sandalias que caminan con las tribulaciones y alegrías de la gente.
Al mismo tiempo de optar por el ejercicio pastoral opté preferentemente por aquellos que la historia había arrojado en los marginales escenarios de la exclusión y la miseria.
Cuando encontré la palabra de Boff y de Gutiérrez, entre otros, percibí claramente que era esa la Iglesia destinada a nutrir de esperanza activa a seres hermanos y humanos sumidos en el discurso opresor de tantas dictaduras que marcaron la historia de nuestra Patria Americana.
Y recurro a una frase de Josué de Souza para anunciar que Yo renuncio a vivir en un País “donde unos no duermen porque tienen miedo y otros no duermen porque tienen hambre".
Nunca olvidemos a SALVADOR ALLENDE y sus jóvenes cien años clamando como el primer día que “mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas, por donde pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor”.
Ya no queremos un soldado que infunda temor, queremos un soldado que genere confianza.
El delito contra un indígena debe dejar de navegar en las aguas de la impunidad.No se en cuanto tiempo.
No se si lograremos tumbar definitivamente al monstruo de la miseria que los condena, pero sepan, eso sí: que al igual que con la causa de los indígenas, los niños en situación de Miseria tendrán a más de las instituciones asignadas, la ocupación PERSONAL de vuestro presidente.

Transcribo alguna de las frases dichas por Leonardo Boff, Eduardo Galeano y Ernesto Cardenal en una rueda de prensa ofrecida por D. Fernando Lugo, después de su investidura como presidente.
"Creo que todos los que están en esta mesa son de la liberación, y yo que vengo de esa Teología de la Liberación, me siento extremadamente feliz, porque un personaje con la densidad política y ética de Fernando Lugo ha llegado al gobierno de este país " dijo Leonardo Boff. (mejor ver el video)
"Ahora los indignados empiezan a ocupar el lugar de los indignos en numerosos gobiernos de nuestros paises, con una conciencia diferente" dijo Eduardo Galeano.
Para el sacerdote y poeta Ernesto Cardenal, "Es una bendición de Dios para Paraguay esta eleccion que ha tenido el pueblo y tambien una bendición para toda América Latina".

No es una utopía, es posible el cambio en la forma de gobernar America Latina, nos vamos dando cuenta de que hay gobiernos que piensan en el pueblo y para el pueblo, en lugar de pensar solamente en las minorías llenas de poder.
Afortunadamente va naciendo una nueva sociedad en la que es el pueblo quien realmente importa. Poco a poco vemos como va apareciendo una nueva sociedad cuyos valores van cambiando, y cuyos destinos van pasando realmente a ser la dignidad de los más desfavorecidas, tratando de liberarlos de esa falta de justicia social que los oprime.

Vemos pues, que si se puede Humanizar la Humanidad, que no es solamente una utopía, sino que es real.

¡Que gran alegría siento después de ver la consolidación de Fernando Lugo como presidente de nuestro país hermano!.

Sigamos Humanizando la Humanidad.

No hay comentarios: