viernes, 1 de agosto de 2008

Gracias D. Pedro

D. Pedro Casaldáliga, llegó a la región de Säo Félix do Araguaia, a finales de Julio del 68. Ahora se cumplen 40 años de entrega, de entera dedicación hacia los más pobres, y fidelidad hacia sus principios.
En aquellas fechas, toda la atención mundial estaba puesta en la Primavera de Praga, y en el Mayo francés. Sin embargo en el otro extremo de la tierra, a un Brasil pobre, y gobernado por un régimen militar llegaba una de las personalidades que siempre ha sido fiel a sí mismo, siempre fiel a Jesús de Nazaret, que se entregó en cuerpo y alma a la defensa de los más empobrecidos.
A los tres años de su estancia el el Mato Grosso ya habían puesto precio a su cabeza. Cuando aceptó ser nombrado obispo, después de muchas dudas y amenazas, escribió " Quiero ser simple, y si no fallo en la fidelidad al Evangelio, procuraré ser siempre un obispo servidor y pobre. Prescindiré de cualquier tipo de adornos".
Igualmente pensó, que sería un buen momento para denunciar de nuevo la situación que se vivía en la región, en plena dictadura militar, y pese a las posibles represalias del gobierno, redactó una pastoral titulada "Una Iglesia de la Amazonia en conflicto con el latifundio y la marginación social".
El futuro obispo redactó una invitación-recordatorio de la ceremonia que era una auténtica declaración de principios:
Tu mitra será un sombrero de paja sertanejo, el sol y el claro de luna; la lluvia y el sereno; la mirada de los pobres con quienes caminas y la mirada gloriosa de Cristo, el Señor.
Tu báculo será la Verdad del Evangelio y la confianza de tu pueblo en ti.
Tu anillo será la fidelidad de la Nueva Alianza del Dios Liberador y la fidelidad al pueblo de esta tierra.
No tendrá otro escudo que la fuerza de la Esperanza y Libertad de los hijos de Dios, ni usarás otros guantes que el servicio del Amor.
Don Pedro quiso renunciar a toda pompa eclesiástica: sería un obispo sin mitra ni báculo, Un obispo con sombrero de paja. Como anillo lleva uno que le regalaron los indios tapirapé, hecho con hueso de palmera.
" Lo que me hace no es lo que tengo, sino lo que soy, lo que amo, las razones de mi vida... Es lo que doy lo que me hace, no lo que tengo. Cuanto más doy, tanto más tengo porque soy más. Pero si tengo mucho y doy poco, tengo menos porque soy menos..." "El consumismo consume la dignidad humana".
Don Pedro Casáldaliga sigue siendo fiel a sus principios, se ha jubilado, pero no quiere dejar su tierra , aquella tierra a la que ha dado toda su vida. "Quiero quedarme en esta América Latina que tanto amo y tanto me ha amado".
Afín a la Teología de la Liberación, cuando le preguntan que queda hoy de la Teologia de la Liberación, contesta: Quedan los pobres y queda Dios, esta es la teología más vinculada a la sangre de los mártires, la que ha levantado la esperanza de los suramericanos, la que ha posibilitado que la Iglesia optara por los pobres. "Yo predico la Teología de la Liberación porque predico el Evangelio desde América Latina, predico la opción por los pobres".

Gracias D. Pedro por ser ejemplo, profeta y poeta.


Donde tú dices ley,
yo digo Dios.
Donde tú dices paz, justicia, amor,
¡yo digo Dios!
Donde tú dices Dios,
¡yo digo libertad,
justicia,
amor! (P. Casáldaliga)

Humanicemos la Humanidad, sigamos su ejemplo.


No hay comentarios: