viernes, 3 de octubre de 2008

Banderas humanas

Los años dorados de la riqueza del quebracho en la Argentina pasaron hace muchos años a la historia. Decenas de pueblos se quedaron anclados en la historia, sin modo de sobrevivir, en una extrema pobreza.
Las tierras fueron arrasadas de mala manera por las grandes empresas que una vez vieron que la producción del quebracho ya no resultaba rentable, lo abandonaron todo.
Años mas tarde se está intentando producir soja, pero a un precio muy caro en vidas humanas, debido a la extorsión, presión, y amenazas a los pobladores de esas tierras, e incluso al modo de trabajo o mejor dicho al modo tan inhumano y tan criminal de utilizar los herbicidas.
Chicos que trabajan como postes, como señales para fumigar. Chicos que serán rociados con herbicidas y pesticidas mientras trabajan como postes, como banderas humanas y luego serán reemplazados por otros cuando caigan enfermos.
Primero se comienza a fumigar en las esquinas, lo que se llama esquinero, después hay que contar 24 pasos hacia un costado desde el último lugar por donde pasó el mosquito (avioneta que vuela bajo y riega una nube de plaguicida) desde el punto del medio de la máquina y pararse allí.
Esto dice uno de los chicos de 14 o 16 años de edad.
Esta es una solución rápida y sobre todo barata que han encontrado los productores: chicos menores de 16 años con una bandera en el sitio para fumigar.
Los productos utilizados en las fumigaciones sobre todo RANDAP.
No hay protección alguna, se trabaja desde que sale el sol hasta que anochece.
El padre de los niños ya no puede acompañar a sus hijos. No soporta más los hinchazones del estomago. "No tenemos otra opción. Necesitamos hacer cualquier trabajo", es lo que intenta explicar cuando sabe a lo que que sus hijos estan expuestos.
Ejemplos como este o parecidos en todo el Tercer o Cuarto Mundo, sin derechos laborales, sumidos en la pobreza más absoluta.
Nos encontramos ante La JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE, en la que solicitamos entre otras, el fin de la pobreza y la desigualdad existente, exigimos un trabajo justo y con derechos a nivel mundial, rechazamos la directiva planteada de las 65 horas en Europa.
HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: