martes, 28 de octubre de 2008

¿Hacia dónde vamos?

No conocemos todavía hasta donde va a llegar esta crisis económica que paulatinamente va absorviendo nuestra sociedad de consumo.

Unos, quizá los más optimistas nos dicen que a finales del próximo 2009, se estará ya en fase de superación y recuperación, otros quizá los más pesimistas dicen, que todavía estamos en la "precrisis", que lo malo, lo peor aún está por llegar, y que esto sucederá por los años 2010-2012, con el agravante de que todavía no conocemos casi nada de como se comportará. ¿Que sucederá entonces?

Lo que si está meridianamente claro es que esa recuperación de la crisis estará sustentada en la productividad, en la eficiencia, y en la óptima administración de unos recursos, que cada vez van siendo más escasos.

Afortunadamente va existiendo muy a pesar de unos cuantos, una concienciación ecológica. Solo tenemos un planeta y no podemos seguir agotándolo como venimos haciéndolo. Hemos de dejar a nuestros nietos y tataranietos, la herencia de un planeta Tierra en condiciones de poder seguir habitándolo y disfrutándolo. (En América Latina, tanto en las sociedades campesinas, como para los pueblos originarios, la PACHAMAMA es la madre de todos los que la habitamos esta Tierra.)

Con todo ello, también está claro que cuando comience la recuperación, no toda la población activa va a ser necesaria, con lo que se va a crear una gran bolsa de población desempleada (población que no va a ser necesaria para la sociedad.) ¿Que va a pasar con ellos?

Los viejos tiempos del dinero barato no volverán, la obtención el crédito no volverá a ser fácil, el consumo tampoco irá más allá de lo puramente necesario. Será difícil adecuarse a ese modo de vida, los países del G-7, G-8, etc. los países del Norte, los países de Occidente, no estamos acostumbrados a tantas privaciones, no estamos acostumbrados a vivir en un corsé de privaciones.

Pero, y si en lugar de seguir mirándonos el ombligo vemos lo que se plantea en América Latina, posiblemente encontremos algo de solución.

En la V Conferencia Internacional de Vía Campesina se defiende:

- La soberanía alimentaria. Fuera el capital especulativo. Teniendo en cuenta que solo la agricultura campesina alimenta a los pueblos, mientras que el agronegocio produce productos de exportación y agrocombustibles para la alimentación de los vehículos en lugar de alimentar a los seres humanos.

- Reformas agrarias de tal modo que una producción agroecologica se podrá desvincular del precio del petróleo, no interfiriendo en el precio final de los alimentos, y tratando de recuperar mayor superficie para cultivos de alimentación humana.

- El derecho a la semilla y al agua, puesto que son o deben ser siempre patrimonio de los pueblos, no de unas cuantas sociedades que las quieren privatizar.

- No a las semillas transgenicas que oprimen la agricultura, obligándola a ser esclava de unas sociedades creadas no para beneficio de la humanidad, sino para beneficio de unos cuantos accionistas.

No quiero ser demagogo, pero creo que existe una esperanza, una esperanza que quizás venga de la población más humilde, una esperanza en la que sigue confiando la mayoría de la Humanidad, somos muchos más aunque hay que recordar que una minoría posee una inmensa parte de los recursos de nuestro planeta, del planeta de toda la Humanidad, no solo de unos pocos.

Es posible que debamos ir cambiando nuestros hábitos de lujo y derroche, quizás mirando hacia los más necesitados encontremos respuestas, y que sean ellos los que nos den vida.

Humanicemos la Humanidad

No hay comentarios: