viernes, 24 de octubre de 2008

Solo importa el dinero

Estamos en crisis, el sistema capitalista se desmorona por momentos. Cunde el pánico, el miedo ha entrado en las Bolsas de todo el mundo, y comienza a entrar en los hogares. Es el crak del siglo XXI.
Las cifras del paro son abrumadoras, y no presentan un futuro optimista. Las grandes empresas se quejan de que no hay flexibilidad laboral suficiente, (hablamos de despidos menos onerosos para las empresas). Las entidades financieras, están temblando bien por si quiebran y las ayudas estatales no llegan a tiempo, bien porque sus acciones en Bolsa están cayendo sin remisión, bien porque preven que se tendrán que fusionar con otras, con lo que perderán poder.
En la Vieja Europa, los despachos de los grandes señores del dinero, están echando humo de tanto trabajar, ahora trabajan a destajo planificando grandes estrategias para paliar, si pueden las fuertes pérdidas que sufren.
En Estados Unidos, el acabado gobierno Bush, no sabe que hacer sino inyectar dinero a los grandes bancos para frenar las quiebras encubiertas. Ahora quiere como último coletazo a un sistema político lleno de abusiva avaricia por el dinero, refundar un nuevo sistema capitalista.
Que no decaiga el Díos dinero.
¿Que nuevas patrañas nos esperan a los ciudadanos de a pié?. Los gobiernos de los G-7, G-8, G-20, todos quieren remontar la crisis del dinero. Ya se pierde el concepto de los miles de millones que han puesto sobre la mesa para detener el hundimiento del sistema capitalista. Sin embargo no se hace nada para paliar el hambre, no se hace nada en políticas sociales a nivel global, (Objetivos del Milenio), pero sí en políticas económicas.
Unos banqueros se han visto agraciados en el reparto de millones de dólares o euros que les han llegado, y lo han celebrado de modo indecente, frotándose las manos, repartiéndose bonos y stocks options, saneando sus cuentas de resultados a costa del Erario público, es decir a costa de nosotros.
Mientras tanto el ciudadano corriente, el que trabaja sin descanso ocho, diez o doce horas al día, comienza a temer, si no le han llegado ya, los ERES, y casi aceptando el que es posible que mas pronto que tarde pase a engrosar las filas del paro.
Pero para ellos, nada, y lo mas curioso es que estamos como un poco paralizados, no nos atrevemos a protestar en demasía, estamos anonadados, no sabemos que puede pasarnos, y lo dejamos en manos de los gobiernos que son los que han nos han arrastrado a esta crisis.
Se preparan los gobiernos para reinventar el sistema capitalista otra vez. Un sistema que tiene como Dios al dinero, me parece que en estos momentos viene a colación una frase de Monseñor Romero cuando dijo aquello de: " No seamos cómplices de esta maquinaria que está haciendo cada vez más gente pobre".
Es posible que se salve el sistema financiero mundial que vuelvan a subir los índices de las Bolsas, pero ¿y el ciudadano corriente? ¿y las familias que no llegan a fin de mes? , y sobre todo ¿que va a pasar con los países que pasan hambre y que dependen de la ayuda internacional? ¿Que va a pasar con los Exluidos?.
Considero que hay que potenciar y difundir las voces como la de José Saramago cuando "denuncia el crimen financiero contra la humanidad" porque si nos callamos, nos vomitarán nuestros hijos con merecidos reproches, porque habiendo podido tanto nos atrevimos a tan poco. Y desde el caos de un planeta saqueado y de muchedumbres hambrientas, debido a la explosión demográfica, nos preguntarán atónitos cómo no nos alzamos contra este sistema injusto y tiránico de unos financieros sin entrañas que dejaron esagüe a la economía mientras construían fraudulentas ingenierías financieras. (vía Cuaderno de bitácora: Instituciones degeneradas).
Lo que hay que exigir a los gobiernos son políticas con criterios sociales, no politicas financieras, no políticas para unos pocos. en definitiva Humanizar la Humanidad.

No hay comentarios: