sábado, 29 de noviembre de 2008

El muro de la vergüenza

El 3 de marzo de 1941, se estableció formalmente el gueto de Cracovia. En el fueron encerrados tras los muros construidos bajo ordenas alemanas más de 15.000 seres humanos, principalmente judíos.


Han pasado más de 60 años, y el gobierno de Israel está cometiendo el mismo error que contra su pueblo, hizo el partido alemán.


El 9 de noviembre de 1989, por fin cayó lo que durante muchos años fue llamado el muro de la vergüenza, vergüenza sustituida por el muro que aprisiona y asfixia al pueblo palestino en Cisjordania.


El 23 de Junio de 2002, el gobierno israelí aprueba la construcción de un gran muro que tendrá una longitud de más de 721 kilómetros, Dicho muro es de hormigón en algunos tramos, alambradas en otros, repletos de sensores electrónicos para la detección de intentos de infiltración. Es dos veces más alto y tres veces al menos de momento más largo que el de Berlín.


Cisjordania, está siendo cercada por un muro muy controvertido. Sus partidarios afirman que es necesario para proteger a los civiles israelíes contra el terrorismo palestino.


Sus detractores, entre los que se encuentran las organizaciones pacifistas y pro-derechos humanos israelíes Peace Now, B’T selem y muchas organizaciones internacionales como, Amnistía Internacional, Intermón-Oxfam, UNICEF,etc., afirman que la construcción del muro sobre lo que consideran territorio palestino ocupado, que junto con otras medidas llevadas a cabo por el gobierno israelí (como la construcción de nuevos asentamientos y carreteras que atraviesan el territorio cisjordano, o el aumento de los checkpoints en la entrada y salida de las ciudades y aldeas) crea una realidad que impide el normal desenvolvimiento de la sociedad palestina.


Se han apoderado de prácticamente toda el agua que los palestinos utilizaban para sus labores agrícolas, se siguen anexionando terreno palestino para la construcción de otros nuevos asentamientos, no dejan el libre comercio entre las ciudades y aldeas de Cisjordania creando con ello una bolsa de seres humanos, carentes de casi todo lo necesario para la subsistencia. Pretenden y de hecho lo están llevando a cabo el control total de toda Cisjordania, el control de todos sus habitantes, hombres, mujeres y niños, sometiéndolos a un sin fin de humillaciones de toda índole. Por quitarles intentan hasta quitarles la dignidad que tiene todo ser humano.


Israel no acepta bajo ningún concepto, las repetidas resoluciones de Naciones Unidas, y de la Corte Internacional de Justicia.


La ONU ha calificado la situación de “asalto a la dignidad humana con implicaciones humanitarias muy graves”.


¿Hasta cuando se van a seguir repitiendo estos abusos?


¿Para que sirven las resoluciones de la ONU?



Humanicemos la Humanidad

No hay comentarios: