miércoles, 12 de noviembre de 2008

El Salvador 16 de Noviembre de 1989

En estos días recordamos la desaparición de los sacerdotes, Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Amando López, Joaquín López, y Juan Ramón Moreno.

Junto a ellos igualmente recordamos a Julia Elba y su hija Celina.

Como altavoz de la Teología de la Liberación, dado su prestigio intelectual y su valiente denuncia de como estaba la situación en El Salvador, como defensor de de la liberación del pueblo oprimido y de las mayorías populares, algunos sectores de la sociedad y ejercito salvadoreños trataron de hacer callar su voz., consiguiéndolo el 16 de Noviembre de 1989.

Ya han pasado 19 años de su brutal asesinato a manos de miembros del Batallón Atlacatl.

El jesuita Jon Sobrino, compañero de los asesinados, se salvó de la masacre milagrosamente, puesto que ese día, se encontraba de viaje

Son muy conocidas las cartas que Jon Sobrino dirige a su gran amigo, a su querido Ignacio Ellacuría “Ellacu”, en la que le cuenta como está esta Humanidad, como va este mundo, que problemas corroen a nuestra sociedad, como van los asuntos de la Iglesia, los asuntos del Salvador, de sus pobres, etc.

Hace unos días apareció publicada la última de estas misivas, en ella se hace eco Jon Sobrino de los cambios que percibe entre la Iglesia de Monseñor Romero, la Iglesia salvadoreña, popular, pobre y de mártires, y la Iglesia actual, en la que poco se habla ya de Monseñor Romero, se habla poco y en parte porque la Jerarquía no quiere que se hable de Monseñor, de San Romero de América, puesto que puede ser causa de problemas.

En esta última carta le comenta a Ellacu que, la religiosidad no ha desaparecido, pero según su criterio, la anterior era mucho más recia, con más raíces, y que ahora es más light.
El problema de fondo parece ser querer sustituir una iglesia “difícil, la del seguimiento, la que trabaja por unificar la lucha por la fe y por la justicia, por una “fácil, sin mayores problemas por promover la justicia.

Ellacu, acabamos de escuchar por los medios de información que ya son 923 millones de seres humanos los que pasan hambre y desnutrición en todo el mundo. La cifra con respecto al año pasado ha aumentado en 75 millones más, pese a que las cosechas de 2007 han batido records, pero han subido los precios de los alimentos, un promedio del 52% entre 2004 y 2008. Hay productos cuya subida de precio es abismal, un 200 % el arroz en algunas zonas. Además ahora estamos inmersos en lo que José Saramago llama “crimen financiero contra la Humanidad”, debido principalmente al puro egoísmo de unos pocos, que ha gozado de una total impunidad y ahora toca a todos digerir.

Se despide de su amigo deseando que los principios que ha recordado, nos ayuden a mantener o retomar el rumbo salvadoreño y romeriano del caminar de la Iglesia, no solo en latinoamerica, ojala y se extrapolase al resto de nuestra tierra.

Con ejemplos como los de Ignacio Ellacuría, Jon Sobrino, Monseñor Romero, Pedro Casaldaliga, y tantos otros, le mundo sería más Humano.

Sigamos su ejemplo, Humanicemos la Humanidad.


No hay comentarios: