miércoles, 3 de diciembre de 2008

¡Cierre a las Escuela de las Américas!

El general Manuel Noriega, el general Hugo Banzer, Roberto D’Aubuisson, el general Héctor Gramajo, el general Roberto Eduardo Viola, el general Leopoldo Galtieri, el abogado militar Vladimiro Montesinos, y otros muchos, que harían esta lista interminable, han sido algunas de las “estrellas” salidas de la “Escuela de las Américas”.

Triste recuerdo para miles y miles de defensores de la democracia, defensores de la paz, defensores de la dignidad y de los Derechos Humanos pisoteados.

Nació la “Escuela de las Américas”, como servicio de preparación a los países latinoamericanos para cooperar con los Estados Unidos, a fin de mantener un equilibrio político y contrarrestar el auge y apogeo de organizaciones populares creados en los diferentes países latinoamericanos de corte izquierdista, o de ideología marxista.

Se montó en Panamá en 1946, en plena guerra fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1977 durante el gobierno de Jimmy Carter se trasladó a Georgia, hasta que en el 2000 bajo la presidenta de Bill Clinton se cierra oficialmente. No obstante el 17 de enero de 2001 se inaugura el Instituto de Defensa para la Cooperación de Seguridad Hemisférica, que según amnistía Internacional es exactamente igual que la anteriormente denominada “Escuela de las Américas”.

De allí han salido graduados más de 60.00 militares y policías de hasta 23 países de Latino América. De allí siguen saliendo entrenados miles de militares latinoamericanos cada año pese a las críticas de organizaciones de Derechos Humanos. Países como Venezuela, Argentina, Uruguay y Costa Rica afortunadamente ya no envían militares para su instrucción a esta “escuela de la muerte”. No pasa igual con Colombia, principal cliente de la misma.

Cientos de miles de latinoamericanos han sufrido tortura, han sido violados, asesinados, desaparecidos, y obligados a refugiarse por militares entrenados en esa Escuela. La historia de muerte que rodea a los graduados de la "Escuela de las Américas" es larguísima: Cientos de miles de desaparecidos y ejecutados políticos, centenas de miles de seres torturados, exiliados, y presos políticos bajo las pasadas dictaduras habidas.

Hay quien tiende a pensar que aquello ya pasó, otros creyeron que con el nuevo nombre dado, se acabó el modo de operar, sin embargo sigue funcionando.

Los responsables de la masacre de Mozote, el crimen de los jesuitas y el asesinato de Monseñor Romero en el Salvador, entre muchos otros, fueron instruidas en la “Escuela de las Américas”

¡Close the Soa! ¡Cierre a la escuela de las Américas!, fue el grito de las miles de voces que se unieron en Fort Benning, Georgia, los pasados días 22 y 23 de Noviembre para volver a manifestar su repudio a este centro de infamia, centro donde se enseña a no respetar los Derechos Humanos.

Unas 20.000 voces de diferente modo, hicieron sentir su innegociable exigencia:“Close the Soa”. Las teólogas y teólogos cono Jon Sobrino, Obispos marginados y profetas como Thomas Gumbleton desde su testimonio de presencia directa en Guatemala, Colombia, Palestina, Irak, etc. ¡Cierre a la Escuela de las Américas!.

El padre Roy, fundador de este movimiento indica que “Se ha ido creando un movimiento que ha pasado de 12 manifestantes en 1990 a 20 0 30 mil personas en estos días, para seguir expresando su repulsa por las víctimas del Salvador, de Chile, de Bolivia, de Colombia, de Guatemala, de Argentina, de Paraguay, de Uruguaya, seres humanos asesinados por militares graduados en esta escuela, ellos, estudiantes, defensores y defensoras de los Derechos Humanos, agentes de pastoral de las iglesias comprometidas, todas y todos empezaron a llegar a Fort Benning para dar respuesta a las víctimas, para que sigan vivos, para llamar por su nombre a los criminales formados en esta escuela de asesinos”.

¡CLOSE THE SOA!
¡PEDIMOS EL CIERRE DE LA ESCUELA DE LAS AMÉRICAS!


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: