viernes, 19 de diciembre de 2008

Contaminame - Inmigración

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Inmigrantes, celebrado ayer jueves 18 de Diciembre por las Naciones Unidas, cabe hacerse una serie de reflexiones.

Hay más de 200 millones de Inmigrantes internacionales esparcidos por el mundo entero, a los que la crisis económica internacional les está afectando de modo más directo.

Sigue existiendo la falsa idea de que los inmigrantes roban el empleo a los ciudadanos nacionales.

Las políticas europeas de inmigración están primando más la seguridad en detrimento de la libertad y justicia hacia los inmigrantes.

Por ello no estamos de acuerdo con las Directivas de Retorno, no estamos de acuerdo con los Muros de la Vergüenza. No a la criminalización de las personas inmigrantes por la situación administrativa en la que se encuentran. ¡No existen seres humanos ilegales!

Pensamos que la dignificación de las personas no puede esperar más.

Es necesario llegar al punto en que todos los seres humanos tengan aseguradas las mismas condiciones de acceso a una vida digna. Hay que llagar al punto en que la emigración sea una elección libre de las personas, no una opción forzosa para buscar un medio de subsistir.

Hay que ir hacia una Ciudadanía Universal, que reconozca a todo ser humano en función de su humanidad y no por su origen, y que sea titular de derechos tanto económicos como culturales, sociales y políticos en relación con la diversidad, en el lugar en donde se encuentre. Hay que ir hacia unos principios de solidaridad, de complementariedad, con respeto a la dignidad humana y responsabilidad con la naturaleza.

Ojala que esta Navidad nos traiga un nuevo modelo de vida menos consumista, con más modestia en el estilo de vida, con menos competitividad y más solidaridad entre las personas, con mucha menos obsesión por los bienes físicos, por el dinero, y más preocupación por los más débiles.

Estamos en Navidad, es hora de comenzar de nuevo, es hora de refundar a la persona humana.


Cuéntame el cuento del
árbol dátil de los desiertos
de las mesquitas, de tus abuelos.
Dame los ritmos de las argucas
y los secretos que hay en los libros
que yo no leo.

Contamíname pero no con el humo
que asfixia el aire.
Vén pero sí con tus ojos
y con tus bailes.
Vén pero no con la rabia
y los malos sueños.
Vén pero sí con los labios
que anuncian besos.

Contamíname mézclate conmigo
que bajo mi rama tendrás abrigo.
...
Cuéntame el cuento de
las cadenas que te trajeron
en los tratados y los viajeros.
Dame los ritmos de los tambores
y los boceros del barrio antiguo
y del barrio nuevo.

Contamíname pero no con el humo
que asfixia el aire.
Vén pero sí con tus ojos
y con tus bailes.
Vén pero no con la rabia
y los malos sueños.
Vén pero sí con los labios
que anuncian besos.

Contamíname mézclate conmigo
que bajo mi rama tendrás abrigo.
...
Cuéntame el cuento de
de los que nunca se descubrieron
del río verde y de los boleros.
Dame los ritmos de los busuquis
los ojos negros, la danza inquieta
del hechicero.

Contamíname pero no con el humo
que asfixia el aire.
Vén pero sí con tus ojos
y con tus bailes.
Vén pero no con la rabia
y los malos sueños.
Vén pero sí con los labios
que anuncian besos.

Contamíname mézclate conmigo
que bajo mi rama tendrás abrigo.



FELICES FIESTAS.
HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: