jueves, 29 de enero de 2009

Palabras, palabras, solo palabras.

Acaba de clausurarse en Madrid, la Reunión de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria (RANSA).

Que tristeza, impotencia, vergüenza y rabia cuando se puede considerar que el único saldo de dicha reunión ha sido el anuncio, por parte de España, de destinar 1.000 millones de euros en los próximos cinco años para luchar contra el hambre.

El Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki Moon, ha puesto de manifiesto la situación pavorosa en la que se encuentran inmersos 400 millones de pequeños agricultores, para acceder a los mercados mundiales, ante las medidas proteccionistas de las economías del primer mundo.

Ha habido representantes de 120 países, pero tan solo una quincena de ellos, ha asumido algún compromiso económico, para ayudar a remediar el mal.

Ban Ki Moon, también ha comunicado que si en 2007 había 860 millones de hambrientos, hoy la cifra se aproxima a los 1.000 millones, debido principalmente a la crisis financiera que a su vez agrava sobremanera la crisis alimentaria. Así mismo calificó de “intolerable” que en nuestro planeta hayan 1.000 millones de seres humanos que pasan hambre, incremento debido en parte a los precios de la comida que se han elevado tanto, que las raciones básicas han quedado fuera del alcance de millones de seres.

De este encuentro ha salido una “Vergonzosa Declaración de Madrid”, en la que todos los participantes se manifiestan hondamente preocupados por la inaceptable situación de inseguridad alimentaria global. Piden que se movilicen de forma flexible y predecible los recursos adecuados ya comprometidos en la lucha contra el hambre, y bla, bla, bla.

En la Declaración al menos, si aparece un llamamiento a eliminar todas las formas de subsidios que distorsionan la competencia, y desarrollar un sistema de protección social para desarrollar un COMERCIO AGRICOLA JUSTO.

El director de nutrición de Médicos Sin Fronteras, ha mostrado su satisfacción de que el problema de desnutrición infantil haya sido recogido en la Declaración final, pero le resulta decepcionante que no se haya anunciado ninguna reforma de una ayuda alimentaria que sigue sin responder a las necesidades nutricionales de los niños más pequeños.

Se ha de resumir diciendo que prácticamente solo ha servido para hacer la reafirmación de las conclusiones de la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996, y de las siguientes cumbres habidas, con los resultados que vemos actualmente.
Así pues, los participantes expresaron su preocupación por …
Los participantes estuvieron convencidos de…
Los participantes reconocieron que …
Los participantes enfatizaron …
Los participantes subrayaron que …
Los participantes apoyaron …
Los participantes estuvieron de acuerdo en …
Los participantes están decididos a …

Los participantes se comprometieron a conseguir que la seguridad alimentaria sea para todos una realidad.

Punto final de la “Vergonzosa Declaración de Madrid”.

Palabras, palabras, discursos, discursos, fotos, fotos, comidas de trabajo, cenas de trabajo y más palabras, palabras, solo palabras.

Mientras tanto miles de seres humanos, siguen muriendo de hambre. Mientras tanto miles de millones se están destinando para el rescate de las entidades financieras. Esto si es importante, es Wall Street, es la todopoderosa Banca, es el Dios dinero, s la economía.

Lo otro no tiene apenas importancia, son los pobres y no tienen nada que ofrecernos.

Siento vergüenza.

viernes, 23 de enero de 2009

Si queremos, podemos

“El Tercer Mundo ha experimentado amargamente la iniquidad de ese sistema homicida y ecocida que es el capitalismo, ahora neoliberal, global”, afirma D. Pedro Casaldáliga.

Aun en momentos de bonanza económica como los que hemos tenido, el actual sistema capitalista ha producido enormes masas de hambrientos en todo el mundo, ha aumentado el numero de los excluidos y estamos produciendo un deterioro importante de la Tierra que no puede aguantar el actual ritmo de producción, consumo y despilfarro.

Ahora es el primer mundo el que está experimentando amargamente los fracasos de un sistema económico presidido por el Dios dinero, presidido por una avaricia desenfrenada de unos pocos, presidido por la meta de alcanzar unos bienes materiales rápidos, fáciles, y con poco esfuerzo. Sin embargo, otra economía es posible. Y necesaria. Y urgente.

El clamor de los empobrecidos y de la malherida Madre Tierra nos lo esta pidiendo

La Teología de la Liberación, no surgió de las universidades, no ha salido de entre el primer mundo, la Teología de la Liberación, ha salido del Tercer Mundo, ha salido de la pobreza, ha salido de los excluidos, ha salido del grito desgarrado de los son techo, de los con hambre.

No es la primera vez que hago referencia en esta pequeña bitácora a D. Pedro Casaldáliga, ni espero sea la última. Obispo emérito y persona, humilde, sin mitra ni báculo de oro y piedras preciosas, profeta, poeta entregado en cuerpo y alma a los demás, siendo hoy por hoy, y desde hace años un claro exponente de una mentalidad lúcida y diáfana, relativizando todo lo que es relativo y absolutizando lo que es absoluto, teniendo en cuenta que todo es relativo salvo Dios y el Hambre, y siendo su mayor virtud la Esperanza.

Pues bien, recuerdo aquellas palabras de D. Pedro Casaldáliga, que T. Cabestrero nos transcribe en Una Iglesia que lucha contra la injusticia: “Después de vivir tres años aquí, andando por esos ríos y sertaos, encontrando a unos y a muchos peones, sintiendo la amargura de unos y muchos posseiros y después de acudir a las autoridades de aquí p de Barra dos Garzas, de Cuiabá, o de Brasilia, después de gritar, de llorar (y he llorado algunas veces enterando peones en ese cementerio de Sao Félix de Araguaia, después de todo eso estoy sintiendo hoy como a la persona más importante de este día , a ese peón, a ese muchacho de diecisiete años que hemos enterrado esta mañana ahí a orillas de nuestro río Araguaia, sin nombre y sin caja. Sintiendo eso, viviendo eso día a día, el que tenga un poco de fe, el que quiera ser fiel a Jesucristo y quiera ser sincero con ustedes tiene que rebelarse, tiene que gritar, tiene que llorar, tiene que luchar”.

El jesuita asesinado en El Salvador Ignacio Ellacuría, escribió: “ El punto de partida de la Teología de la Liberación es la experiencia humana que, ante el atroz espectáculo de la maldad humana, que pone a la mayoría de la humanidad a la orilla de la muerte y de la desesperación, se rebela y busca corregirla”.

El capitalismo está arropado y defendido a capa y espada por los que buscan la seguridad y felicidad del dinero, por los que aspiran al inmovilismo de las clases altas, no queriendo oír el clamor de la gran mayoría de la humanidad que pretendemos una situación global más igualitaria, más democrática, y con otro dios que no sea el dinero, y con otros valores que no sean solamente económicos, con otros valores que no sean el “tanto tengo tanto valgo”.

“No es justo que en un mundo con tanta diversidad de riqueza, con tanta abundancia, haya tanta gente que viva con pobreza” Y continua el Premio Nóbel Joseph E. Stiglitz, “He visto países en los que la pobreza va en aumento en lugar de descender”.

Estamos inmersos de lleno en una crisis global, que está afectando a todo el planeta, cada día escuchamos en los medios de comunicación la ingente cantidad de seres humanos que pierden su trabajo (el que lo tiene), estamos asistiendo así mismo a un derramamiento de sangre de seres inocentes espectacular, por una parte Gaza, de plena actualidad, por otro el de la República Democrática del Congo, aunque en los medios informativos este último ya no abre portadas.

Estamos asistiendo a una crisis de valores, a una crisis de humanidad, y lo peor de todo es que nos estamos acomodando a ella, es como si no tuviéramos suficiente fuerza para luchar frente a ella.

No nos sintamos derrotados, estamos a tiempo, si queremos podemos.

Queremos una sociedad con derechos universales asociados a una ciudadanía planetaria, frente a la división existente entre los estados, queremos un ejercicio directo de la política, tanto para tomar decisiones sobre nuestra vida cotidiana como sobre la sociedad que queremos, para nosotros y para los que vienen detrás. No queremos seguir destruyendo el medio ambiente comprometiendo la sostenibilidad de nuestra Tierra.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

Como comenté en el artículo pasado, se está celebrando en Brasil, el III Forum de Teología y Liberación, y a continuación se va a celebrar el Foro Social Mundial.

jueves, 22 de enero de 2009

Todavía estamos a tiempo

Desde el día 21 al próximo 25 de Enero en la ciudad de Belem (Brasil), se están desarrollando las jornadas correspondientes al III FORUM MUNDIAL DE TEOLOGIA Y LIBERACIÓN.

La predominancia en el Forum, lógicamente será de brasileños, no obstante también asisten a dicho foro de Europa, Estados Unidos, Canadá, y también habrá conferenciantes de Asia, África y América Latina.

La intención inicial del Forum es realizar una reflexión teológica a partir de prácticas liberadoras que ayuden a garantizar el futuro de la vida sobre el planea, abordando también cuestiones ecológicas, como la relación del hombre con el agua y la tierra. Así pues, se parte del tema “Agua, Tierra, y Teología para otro mundo posible”.

Este Forum, no estará exclusivamente destinado a los teólogos, según Luiz Carlos, secretario ejecutivo del evento, es un espacio abierto a discusiones e intercambios de conocimientos. Estas discusiones se realizarán sobre temas sociales y ecológicos, además de reflexiones sobre las diversas formas de liberación existentes en el mundo.

Por otra parte estamos a las puertas de la inauguración del FORO SOCIAL MUNDIAL, que se celebrará desde el 27 de Enero al 1 de Febrero igualmente en la ciudad brasileña de Belem.

Entre las actividades a desarrollar, hay: conferencias, marchas, debates, paneles, talleres, atracciones artísticas, actos públicos, etc., siempre bajo el lema de que continúa siendo la certeza de que un mundo mejor todavía es posible. No es una utopía, es posible con la conjunción de todos.

Se van a mantener vivos, además de los objetivos de los Foros anteriores, como la lucha por un mundo de paz, igualitario y por la construcción de un mundo político y económico más democrático, en esta nueva edición va a exponerse el objetivo de defender la naturaleza, no solamente la amazonia, sino también otros ecosistemas, así como los pueblos que viven de ella.

Recordamos que el Forum nació contra el mundo global Neoliberal, y es un espacio que estimula el debate, la reflexión, la formulación de propuestas, el trueque de experiencias y la articulación entre organizaciones y movimientos comprometidos en la construcción de un mundo más solidario, un mundo más justo, más democrático, en definitiva un mundo mejor.

También en Madrid (España), se va a desarrollar en paralelo al FSM de Belem, unas jornadas que al igual que se hizo el año pasado, pretende aglutinar y sumar esfuerzos, para debatir e imaginar lo que podemos hacer en el futuro.

Por todo ello, si estás en contra del modelo capitalista de producción y consumo, dirigido por las grandes multinacionales, con la complicidad de la mayoría de los gobiernos, que siguen ahondando las desigualdades Norte-Sur, siguen destruyendo el medio ambiente comprometiendo la sostenibilidad del planea. Si no quieres perder la ilusión de que otro mundo es posible, con derechos universales asociados a una ciudadanía planetaria frente a la división existente entre los estados y un ejercicio directo de la política, para la toma de decisiones que nos afectan directamente, tanto a nosotros como a la sociedad que queremos.

Si todo esto te interesa, te esperamos en el FSM’09 Madrid.

>Descarga aquí el PROGRAMA'09 de actividades y Talleres completo<




HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

miércoles, 21 de enero de 2009

Sí, los niños tienen razón.

Creo muy interesante ver y sobre todo escuchar a esta niña en su intervención en Rio de Janeiro en Junio de 1992.

Es y sigue estando de plena actualidad.

La niña de 12 años que silenció al mundo.







Da mucho que pensar. Que varapalo nos llevamos los que creemos que lo sabemos todo, que todo lo hacemos bien, varapalo para la sociedad, varapalo para los gobiernos.
Sí, varapalo, pero las cosas siguen sin cambiar, porque los gobiernos no quieren.
No quieren cambiar muchas cosas.


Estamos a las puertas del FORO SOCIAL MUNDIAL 2009.



HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

jueves, 15 de enero de 2009

Denuncia sobre la guerra en el Congo



¿Se nos está olvidando el conflicto bélico de la República Democrática del Congo?

¿Ya no es noticia para los medios informativos? ¿Ya no importa? ¿Quieren distraernos con otros temas? ¿Ahora solo importa el conflicto de Israel- Palestina?

No, nosotros no nos olvidamos de este gran drama que tanto nos afecta, no nos olvidamos de este otro genocidio que está sucediendo, no nos olvidaos del pueblo palestino, no nos olvidamos de su sufrimiento, nos sentimos con ellos.

No obstante acabo de leer esta denuncia a la que me adhiero y es por lo que deseo compartirla, dada su importancia.

Como sacerdotes integrantes del Foro de Curas de Madrid sentimos el deber de denunciar solidariamente la tragedia que están sufriendo los pueblos del Este de la República Democrática del Congo como consecuencia del recrudecimiento brutal de una guerra que dura más de diez años.

Miércoles 14 de enero de 2009.


Nos duele e indigna este “genocidio silencioso”, como lo han llamado los obispos del país: las masacres de la población civil, las violaciones sistemáticas de mujeres y niñas, los centenares de miles de desplazados, numerosos niños secuestrados y convertidos en niños soldados…

La claridad de los hechos nos lleva a afirmar:

1.-Que esta feroz guerra está movida por los intereses económicos de grandes empresas multinacionales cuyos nombres y los de los países que las apoyan son ya hoy totalmente conocidos y del dominio público (EE. UU., Gran Bretaña, Bélgica…)

2.- Que estas empresas se vienen enriqueciendo desde hace muchos años con la explotación de las enormes riquezas minerales de estas zonas del Congo: oro, cobalto, cobre, estaño (casiterita), diamantes, wolframita, uranio… y en especial COLTAN.

3.- Que este coltan es el mineral indispensable para la fabricación de nuestros móviles, ordenadores portátiles, consolas de juegos, naves aeroespaciales…Y que en los Kivus se encuentra el 80% de las reservas mundiales de este mineral.

4.- Que la población congoleña malvive en la más absoluta pobreza y en los diez últimos años ha sufrido ya la tragedia de más de 5 millones de muertos.

5.- Que el señor de la guerra Laurent Nkunda, tutsi congoleño, controla el coltán con el que negocia, siembra el terror por la acción de sus tropas, que operan en las zonas donde se concentran las principales minas, es acusado de crímenes contra la humanidad y sobre él pesa un mandato internacional de arresto.

6.- Que el último informe de los expertos de la ONU denuncia al gobierno de Ruanda por apoyar a las tropas de Nkunda, con varios miles de soldados de su propio ejército, por lo que los gobiernos de Suecia, Noruega y Holanda le han retirado sus ayudas, mientras que la UE las mantiene y las refuerza.

7.- Que las razones para hacer la guerra –combatir a los hutus ruandeses, presumibles autores del genocidio tutsi de 1994- son una burda excusa. La guerra la hacen para seguir apropiándose de las riquezas minerales de la región del Kivu y forzar al gobierno de Kinshasa, salido de las urnas, para que ceda los Kivus a Ruanda. Es la denuncia valiente hecha por los obispos congoleños.

8.- El Gobierno Congoleño, abandonado por Occidente pero demostrando sus deseos de paz, se ha sentado en Nairobi a dialogar con Nkunda. Ambos han acordado un alto el fuego, pero Nkunda lo ha roto.

9.- La ONU y la Unión Europea silencian el nombre, los motivos y las causas de esta guerra, preocupados por salvaguardar sus intereses económicos y políticos. Ante tanta injusticia, la orden jesuítica ha llegado a “acusar a la comunidad internacional de querer que la guerra se mantenga y se prolongue en el tiempo”, pues “si lo quisiera realmente, la guerra en la República Democrática del Congo (RDC) terminaría en pocos días”.

10.- La ONU está manteniendo en el Congo una fuerza de paz de 17.000 cascos azules, la MONUC. Pero el pueblo congoleño pide masivamente que se vayan: no saben ni, al parecer, quieren defender a la población civil. En el mismo sentido, muchas ONGS de Europa han pedido que sea la UE la que envíe una fuerza de disuasión para detener la guerra. Pero, al final, tras muchos debates, los gobiernos europeos no las envían.

D E N U N C I A M O S

1.- Las mentirosas maniobras de distracción del criminal de guerra Laurent Nkunda.

2.- El apoyo descarado que el gobierno de Ruanda viene prestando a la guerra de Nkunda y sus intentos de anexionarse los Kivus con sus ricas minas.

3.- La complicidad e hipocresía de la Comunidad Internacional y, como parte de ella, del Gobierno de España.

4.- La falta de libertad, responsabilidad y valentía de los medios de comunicación que, aunque en esta ocasión han hablado algo más que otras veces, siguen sin prestarle el interés, análisis y denuncia que merecen.

5.- El preocupante y significativo silencio de nuestra Conferencia Episcopal que no ha hecho ningún gesto de denuncia o de apoyo sobre esta situación.

P E D I M O S
1.- A la UE que decida enviar esa fuerza de disuasión que detenga la guerra, dé seguridad a la población y permita a los miles de desplazados regresar en paz a sus tierras.

2.- A los organismos internacionales, FMI y BM y a la Unión Europea que retiren su ayuda económica al gobierno de Ruanda hasta que deje de apoyar a Laurent Nkunda.

3.- A la Comunidad Internacional, que apoye al gobierno democrático del Congo en la gestión y control de sus recursos naturales, convoque una Conferencia Internacional sobre la explotación de esos recursos naturales, renueve su confianza en el programa Amani como marco apropiado para llegar a la Paz dotándole de los medios necesarios y no deje impunes los crímenes de guerra, llevando a sus responsables ante los tribunales internacionales.

4.- A nuestros obispos que, sin más dilación, denuncien esta situación y presten apoyo solidario al pueblo congoleño junto a otras instancias que ya lo están haciendo.

5.- A nuestro pueblo y a nuestras comunidades que nos organicemos para romper el silencio y la confusión que los poderosos han tejido para ejecutar mejor sus planes de enriquecimiento a costa del hambre y la muerte de de estos hermanos pueblos de África.

FORO DE CURAS DE MADRID Madrid, 14 – Enero – 2009
Vía Moceop.


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

Donde no hay utopía, no hay futuro.

Dados los momentos en los que vivimos, en los albores del año 2009, se hace necesario oír de vez en cuando voces con gran autoridad, voces con gran sentido de la realidad actual que nos rodea, voces sinceras, voces de quienes se han entregado en cuerpo y alma, toda su vida a los demás, en defensa de los más débiles, en defensa de los más necesitados, olvidándose de su propio yo.

Una de esas voces tan necesarias sigue siendo la de D. Pedro Casaldáliga.

D. Pedro Casaldáliga ha sido una voz firme en la defensa de que, para el socialismo nuevo, la utopía continúa.
Y aclara: la utopía de que hablamos, la compartimos con millones de personas que nos precedieron, dando inclusive su sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Para él, esta utopía está en construcción, somos obreros de la utopía.

Incluso conviviendo con el “hermano Parkinson”, como él mismo define la enfermedad de Parkinson –una enfermedad neurológica que afecta los movimientos de la persona, causa temblores, lentitud de movimientos, rigidez muscular, desequilibrio además de alteraciones en el habla y en la escritura– cariñosamente respondió a nuestras preguntas.

Y, en esta entrevista con Brasil de Fato, Casaldáliga habla del “absurdo criminal de constituir la sociedad en dos sociedades de hecho: la oligarquía privilegiada, intocable, y todo el inmenso resto de humanidad arrojada al hambre, al sin-sentido, a la violencia enloquecida”.

Defiende que, hoy, sólo la participación activa, pionera, de movimientos sociales puede rectificar el rumbo de una política de privilegio para unos pocos y de exclusión para la desesperada mayoría. Y advierte: el latifundio continúa siendo un pecado estructural en Brasil y en toda Nuestra América.


Brasil de Fato – ¿Cómo ha visto la devastadora crisis que ya afecta a todos los países y sobre todo a la clase trabajadora?

Mons. Pedro Casaldáliga – Con mucha indignación y revuelta; con una sensación de impotencia y a la vez la voluntad radical de denunciar y combatir a los grandes causantes de esa crisis. Olvidamos muy fácil que la crisis fundamentalmente es provocada por el capitalismo neoliberal. Irrita ver a gobernantes y a toda la oligarquía justificando que las economías nacionales deban servir al capital financiero. Los pobres deben salvar económicamente a los ricos. Los bancos sustituyen a la comida de la familia, al presupuesto para la escuela, a los equipamientos de los hospitales…

Yo estaba comentando ayer [19 de diciembre] con unos compañeros de misión que la avalancha de dimisiones acabará justificando una avalancha de atracos, por desesperación. Está creciendo cada día más el absurdo criminal de constituir la sociedad en dos sociedades de hecho: la oligarquía privilegiada, intocable, y todo el inmenso resto de humanidad arrojada al hambre, al sin-sentido, a la violencia enloquecida. Se cierran las empresas, cuando no consiguen un lucro voraz, y se cierra el futuro de un trabajo digno, de una sociedad verdaderamente humana.

- ¿Cómo analiza el papel de los movimientos sociales frente a la actual coyuntura?

Hace ya un buen tiempo, sobre todo en el Tercer Mundo (en concreto en nuestro Brasil, en Nuestra América), que científicos sociales y dirigentes populares vienen proclamando que hoy sólo la participación activa, pionera, de movimientos sociales puede rectificar el rumbo de una política de privilegio para unos pocos y de exclusión para la desesperada mayoría. Los partidos y los sindicatos tienen todavía su rol; deben conservarlo o reivindicarlo. Sindicato y partido son mediaciones políticas indispensables; pero el movimiento social organizado, presente en el día a día del pueblo, es siempre más urgente, como una especie de “vanguardia colectiva”.

Frente a este escenario, a su juicio, ¿cuáles son las alternativas para los pobres del mundo hoy?

La alternativa es creer precisamente que “Otro Mundo es Posible” y entregarse individualmente y en comunidad o grupo solidario e ir haciendo real ese “mundo posible”. El capitalismo neoliberal es la raíz de esta crisis y solamente hay un camino para que la justicia y la paz reinen en el mundo: socializar las estructuras contestando de hecho la desigualdad socioeconómica, la absolutización de la propiedad y la propia existencia de un Primer Mundo y un Tercer Mundo, para ir construyendo un solo Mundo, igualitario y plural.

Con frecuencia respondo a periodistas y amistades del Primer Mundo que solamente la construcción de un solo mundo (y no dos o tres o cuatro) podrá salvar la humanidad. Es utopía, una utopía “necesaria como el pan de cada día”. Donde no hay utopía no hay futuro.

El próximo mes de enero el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) cumple 25 años. ¿Cómo incansable defensor de los campesinos pobres e inspirador del movimiento que es Ud., de qué manera ve hoy la lucha por la tierra?

EL MST cumple, entonces, sus 25 años de lucha, de azada, de poesía, de profecía al pie de la carretera y de la calle. Según muchos analistas, el MST es el movimiento popular mejor organizado y más eficaz “de hecho”. Sabe muy bien el MST que “la tierra es más que tierra”, y por ello apunta, pertinaz, esperanzado, hacia la conquista comunitaria de la tierra, la educación de calidad, la salud para todos, una actitud permanente de solidaridad, colaboración gratuita y fraterna con todos los otros movimientos populares.

¿Qué mensaje diría hoy a los miles de trabajadores y militantes del MST esparcidos por todo el país?

Los 25 años del MST son una fecha para celebrar, dando gracias al pueblo de la tierra y al Dios de la tierra y de la vida, reafirmando los principios que orientan el objetivo y la práctica del MST. Recordando la palabra de Jesús de Nazaret: “no podéis servir a Dios y al dinero”; no podéis servir al latifundio y a la reforma agraria. El latifundio continúa siendo un pecado estructural en Brasil y en toda Nuestra América.

Usted ha dicho que “Para un socialismo nuevo, la utopía continúa”. ¿Cuáles deben ser los caminos (o el camino) para que sigamos en la construcción de ese socialismo nuevo y garantizar siempre que la utopía continúe?

Qué el MST continúe como un abanderado de ese “socialismo nuevo” y de una verdadera reforma agraria y agrícola, insertado en la Vía Campesina, en la búsqueda e implementación de una nueva América. Qué mantenga viva y productiva de esperanza la memoria de nuestros mártires, sangre fecunda, los mejores compañeros y compañeras de la caminata. Qué siga entrando, plantando, cantando, contestando, con aquella esperanza que no falla porque tiene inclusive la garantía del Dios de la Tierra, de la Vida, del Amor. (Traducción ALAI)

Fuente Alainet
http://www.brasildefato.com.br/v01/agencia/entrevistas/donde-no-ha-utopía-no-ha-futuro
http://www.alainet.org/active/28409


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

domingo, 4 de enero de 2009

Muerte en Gaza ¿Hasta cuando?


Ante todo debo indicar que estoy en contra de toda actividad bélica, venga de donde venga. No acepto bajo ningún concepto una acción bélica. Antes dialogo, dialogo, razonamiento, y más dialogo, hasta llegar a un entendimiento.

No obstante, si he de tomar partido, siempre me podré de parte del más desprotegido, del más necesitado, del más indefenso y precario, en definitiva del más débil.

Gaza, una de las zonas mas pobladas de nuestra tierra, de nuevo esta bajo la acción bélica de un país que no respeta ni ha respetado las resoluciones de Naciones Unidas.

A la pobreza crónica de Gaza, se le ha sumado desde hace años el asedio tipo medieval que le ha impuesto el gobierno de Israel, violando los principios fundamentales del derecho internacional y de la Convención de Ginebra, puesto que no distingue civiles y combatientes en sus acciones armadas.

Estamos viendo con horror como la ingente maquinaria bélica de uno de los mejores ejércitos del mundo se enfrenta a las piedras, gritos, protestas y un armamento inferior en todos los sentidos, de una nación a la que no dejan existir, Palestina. Una nación convertida en un güeto.

Es inaudito que los mismos que sufrieron el azote nazi, son los que ahora azotan a los palestinos. Los mismos que murieron exterminados por los nazis, son los que ahora están exterminando a una nación entera. Los mismos que murieron de hambre y sed en los campos de exterminio, son los mismos que ahora matan debido al embargo y bloqueo que mantienen con el pueblo palestino.

Es intolerable que los EE UU, hayan vetado una vez más una resolución de las Naciones Unidas acerca del conflicto.

¿Cuántos años de injusticia?, ¿Cuántos años de iniquidad? ¿Cuántos años de opresión?
¿Cuántos años de sufrimiento? ¿Cuántos años más debe soportar el pueblo palestino la destrucción sistemática de sus infraestructuras?

¿No tiene derecho el pueblo palestino a tener su propia nación, a tener su propia tierra, su propio estado? ¿Por qué se le está aislando con un muro de la vergüenza?, ¿Por qué se le está sometiendo desde hace años a un feroz embargo brutal? ¿No tienen derecho a recibir alimentos? ¿No tienen derecho a tener luz, agua, suministros médicos para los hospitales? ¿No son seres humanos? ¿Pretenden acaso su exterminio?

¿A esto le llaman justicia? Cientos de seres humanos están siendo masacrados por la maquinaria sangrienta y descomunal del ejército israelí.

¿Y el resto de las naciones que hace? ¿Mira hacia otro lado? Quizá los gobiernos miren hacia otro lado, pero la población de a pié se está dando cuenta de la gran injusticia que se está cometiendo e insta a sus gobiernos mediante manifestaciones y protestas a que esto cambie, a que cesen los enfrentamientos, a que se dialogue y callen de una vez por todas las armas.


Mujeres, hombres, niños, ancianos desean seguir con su existencia cotidiana, son seres humanos, pero en lo que llamamos Tierra Santa, siguen sufriendo debido a la enorme desproporción entre la medida de la afrenta y la dimensión de la respuesta que se ha dado.

¿Hasta cuando?

Humanicemos la Humanidad.