viernes, 20 de marzo de 2009

El agua. Un derecho fundamental de la humanidad


El acceso al agua es un derecho humano fundamental.

Actualmente hay suficiente agua dulce para abastecer y satisfacer las necesidades de todos, sin embargo los recursos hídricos no están equitativamente distribuidos, y no son gestionados de la manera más adecuada.

El cambio climático va a tener un impacto directo en el suministro de agua dulce en muchas regiones de nuestra tierra. Más de la mitad de los humedades del mundo, se han perdido. Es decir, se ha perdido la principal fuente de agua renovable.

En un muy próximo futuro todos los países van a tratar de satisfacer sus necesidades de agua, en un contexto de recursos hídricos limitados, por lo que muy probablemente puede haber un futuro lleno de conflictos.

El crecimiento de la población, en un mundo con un nivel de vida cada vez más desarrollado, presiona sobre los recursos hídricos.

Cada vez el agua va a escasear más, por ello un va a ser imprescindible impedir que se llegue a politizar, debido principalmente a las rivalidades existentes entre diferentes países, a las primacías de unos países sobre otros.

Las Naciones Unidas, con su diversidad de estados miembros, propuestas y actores, deberá ser un marco esencial para poder resolver entre otros los problemas del agua, para ello deberá de cambiar y mucho.

Dentro de los Objetivos del Milenio, no parece que en el 2015 se vaya a cumplir, que el 90 % de la población de nuestro planeta pueda utilizar fuentes mejores de agua potable.

En África Subsahariana existen 340 millones de personas sin acceso a agua potable segura, y 500 millones de personas carecen de acceso a servicios de saneamiento adecuados. Esta cifra coincide con las personas más pobres, que viven con menos de 1,25 dólares al día.

Tengamos también en cuenta que el 80 % de las enfermedades que azotan a los países en vía de desarrollo, tiene que ver con el agua, causando la muerte prematura de millones de seres humanos. (Cada 17 segundo muere un niño).

Con una mejora del abastecimiento de agua, de los servicios de saneamiento, la higiene y la gestión de los recursos hídricos, se podría evitar el 10% de las enfermedades de todo el mundo.

Hay que HUMANIZAR LA HUMANIDAD, a fin de poder compartir los recursos que la madre tierra nos da. Hay que tener en cuenta que no son recursos sin fin, y no podemos apropiarnos de ellos, hay que compartirlos. En este sentido deberíamos tener mucho más en cuenta a los pueblos originarios, sobre todo los de América Latina, los cuales si consideran a la Tierra como a una madre (La Pachamama), sin expoliarla, sino basándose en un desarrollo sostenible.


Ojala, que este Foro Mundial del Agua no se convierta en un mercado del Agua.

Exigimos que cualquier ser humano tenga acceso al agua de buena calidad y en cantidad suficiente para la higiene y la alimentación.

Igualmente exigimos que la gestión del agua permanezca en el ámbito público y comunitario, con participación, equidad, control social, sin fin de lucro, sin generar violencia a los territorios, preservando el ciclo del agua.

“Sin importar en que parte de la corriente nos encontremos, todos compartimos el mismo barco”.




No hay comentarios: