sábado, 4 de abril de 2009

Es hora de Humanizar la Humanidad

Acaban de concluir las reuniones del G–20. ¿Resultado? Dispar. Para unos, el comienzo de la salvación, para otros, más de lo mismo. Se va a salvar la economía del primer mundo, pero hay otros mundos.


Parece que ha habido algo de consenso para rescatar la economía del primer mundo; a la vez han dicho que se va a ayudar a las economías emergentes (las economías que pueden aportar algo al primer mundo).


Por desgracia, para el Tercer, Cuarto y Quinto Mundo, si acaso, quedarán las migajas.


Sin embargo, hay otros grupos aparte del G-20, de la OTAN, del G–7, etc. Hay un grupo de ocho mujeres del mundo el W8, que se dedican enteramente a luchar por la sanidad y la educación, con el apoyo de la campaña “Salud y Educación” de Intermón Oxfam. Todo un ejemplo a seguir.


Sus nombres: Miranda Akhvlediani, Elba Rivera-Urbina, Leonor Magtolis, Sandhya Venkateswaran, Rokeya Kabir, Kadiatou Baby, Dorotthy Ngoma y Jiraporn Limpananoni. Quizás no son muy conocidas, quizás los nombres no nos digan gran cosa, no han sido portada de los grandes medios de educación, pero su labor es posible que sea más eficaz que la que desarrollan tan a “bombo y platillo” los grandes gurús de la economía, los grandes políticos. Ahora unen sus esfuerzos en la voz del W8, una única voz solidaria, una voz de ayuda, una voz de esperanza para millones de necesitados.


Miranda, trabaja a fin de dar voz a los problemas sin recursos en Georgia. Elba trabaja para la campaña nicaragüense de educación. Leonor esta ayudando al presupuesto alternativo para el gobierno en Filipinas. Sandhya trabaja para una coalición india cuyo objetivo es supervisar el compromiso del gobierno para la reducción de la pobreza. Rokeya trabaja en Bangladesh, en una plataforma nacional presionando al gobierno a fin de garantizar la educación primaria a todos los niños. Kadiatou, trabaja en Mali, prestando apoyo para lograr que la mujer pueda tenerlos mismos derechos en la educación. Dorothy, trabaja en Malawi y es directora de la Organización Nacional de Enfermeras y Comadronas de aquel país. Jiraporn protege a los pobres frente a los acuerdos comerciales.


Parece que los objetivos son loables, parece que luchan por algo sin importancia, pero es todo lo contrario, además de ser mujeres, viven en países donde la mujer es casi transparente, en países donde la educación y la sanidad no es primordial, es algo superfluo, casi no tiene importancia para los gobiernos.


Pero creo que lo más importante de todo esto, es la concienciación que se está produciendo a nivel mundial para salvaguardar, para ayudar, para proteger a los más desprotegidos, para ayudar a los más necesitados. Creo que nos hemos dado cuenta de que el neocapitalismo no vale para la gran mayoría de los seres humanos, tan solo ha servido para unos cuantos (para los que han organizado este caos).


Es posible que la crisis económica que vivimos, tenga su parte buena. Sirva para darnos cuenta de una vez, que no estamos solos, que no somos nosotros el centro del mundo, que somos millones de hermanos y que la gran mayoría nos necesitamos los unos a los otros, pero no solo en el plano económico, sino en el plano humano.

Existe otro modo de vivir, no todo debe estar basado en el dinero (ya hemos visto a donde nos lleva este voraz capitalismo). Es hora de las alternativas humanas, es hora de compartir, es hora de la solidaridad, es la hora de la ayuda desinteresada, es la hora de HUMANIZAR LA HUMANIDAD.

No hay comentarios: