jueves, 25 de junio de 2009

Asamblea General de Naciones Unidas - Madre Tierra

“No es humano ni responsable construir un Arca de Noé que salve solamente al sistema económico imperante dejando a la gran mayoría de la humanidad a su propia suerte, sufriendo las nefastas consecuencias de un sistema impuesto por una irresponsable, aunque poderosa minoría”.

“Hay que reconocer que la actual crisis económico-financiera es el último resultado de un modo egoísta e irresponsable de vivir, de producir, de consumir.”

“El egoísmo y la codicia no se pueden remendar. Tienen que ser sustituidos por la solidaridad, y eso, obviamente implica un cambio radical. Si realmente lo que queremos es una paz estable y duradera, debemos tener absolutamente claro que debemos ir más allá de controles y correcciones del modo existente y crear algo que apunte hacia un nuevo paradigma de convivencia social.”

“En esta perspectiva, es imperativo buscar lo que la Carta de la Tierra llama un “modo sostenible de vivir”. Esto implica una visión compartida de valores y principios que propicien una forma distinta de habitar este mundo y que garanticen el buen vivir de los presentes y de las futuras generaciones.”

“La Madre Tierra se autorregula, articulando, con un equilibrio sutil, lo físico, lo químico y lo biológico de tal forma que hace siempre propicia a la vida. La Madre Tierra produjo una comunidad de vida única dentro de la cual emergió la comunidad de la vida humana- la Humanidad- como la parte consciente e inteligente de la misma Tierra.”

“La Madre, la Inana, la Magna Mater, la Topnantzí, la Pacha Mama, puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin ella.”

“Lamentablemente, a raíz de nuestro excesivo consumo y despilfarro, la Tierra ha ultrapasado ya en un 40% su capacidad de reposición de los bienes y servicios que generosamente nos ofrece.”

“El Bien común de la Humanidad y de la Tierra tiene las características de universalidad y de gratuidad. De este Bien Común Mundial nadie y ningún ser puede ser excluido. Además por su naturaleza, es algo gratuitamente ofrecido a todos y, por eso, no debe ser objeto de compra o venta ni ponerse bajo la lógica de la competencia.”

“¿A quien pertenece la Tierra? La Tierra pertenece, no a los poderosos que se apropiaron de sus bienes y servicios, sino al conjunto de los ecosistemas que la componen.”·


“Por el hecho de ser viva y generadora de todos los seres vivientes, tiene dignidad, que reclama respeto y veneración y hace que ella sea portadora de derechos: derecho de ser cuidada, protegida y mantenida en condiciones de poder continuar produciendo y reproduciendo vidas.”

“Tenemos todavía que reconocer que el modo de producción que se globalizó en su voracidad industrialista ha, en gran medida devastado la Tierra y, así mismo, dañado también el Bien Común de la Tierra y de la Humanidad. Es urgente que busquemos otros caminos más humanos y más favorables a la vida: los caminos de la justicia y de la solidaridad que son los caminos que conducen a la paz y a la felicidad.”

“El agua es un bien natural, esencial e insustituible y todos tienen derecho a ella.”

“Nos preocupa enormemente el afán de privatizarla y transformarla en mercancía con la cual, sin duda, se puede ganar mucho dinero. Agua es vida y la vida es sagrada y no objeto de trueques. Esta Asamblea quiere apoyar los esfuerzos para llegar a un Pacto Internacional del Agua con una gestión colectiva para garantizar a todos este bien tan vital”.

“Algo semejante hay que decir de los bosques, especialmente los tropicales y subtropicales, en donde se encuentra l mayor biodiversidad y concentración de humedad necesaria a la vitalidad de la Tierra. Sin bosques no hay vid ni biodiversidad. Los océanos son los grandes repositorios de vida, los reguladores de los climas, los equilibradores de la base física y química de la Tierra. Bosques y océanos constituyen una custión vital y no sólo ambiental.”

“Pero el gran Bien Común de la Humanidad y de la Tierra es la propia Humanidad como un todo.”

“Cometen crimen contra la Humanizadlos que hacen guerras y construyen una máquina de muerte que puede eliminar de la faz de la Tierra la vida humana y dañar profundamente la biosfera.”

“Es imprescindible proceder cuanto antes a la abolición de armas nucleares por completo, no simplemente reducción o no proliferación. Urge establecer la norma de cero tolerancia para armas nucleares, para todos en general, sin excepciones.”

“El mundo tampoco puede seguir tolerando la obscenidad de los cada ves más astronómicos gastos en armamentos mientras se ofrecen irrisorias cantidades para sacar a la mitad de la Humanidad de niveles de pobreza inexcusables que, además, constituyen una bomba de tiempo contra todos.”

“Cinco ejes fundamentales podrían dar coherencia a las nuevas iniciativas que busquen construir alternativas y también orientar numerosas prácticas que serán discutidas en estos días aquí en la Asamblea General.

1º.- La utilización sostenible y responsable de los escasos recursos naturales.

2º.- Devolver a la economía su debido lugar en el conjunto de la sociedad, superando la visión reduccionista que la hizo ser el eje estructurador de la convivencia humana.

3º.- Generalizar la democracia a todas la relaciones sociales y a todas las instituciones.

4º Forjar un ethos mínimo desde el intercambio multicultural y desde las tradiciones filosóficas y religiosas de los pueblos, a fin de que puedan participar en la definición del Bien Común de la Humanidad y de la Tierra y en la elaboración de nuevos valores.

5º Potenciar una visión espirirtual del mundo que haga justicia a las búsquedas humanas por un sentido trascendente de la vida, de la labor creativa de los humanos y de nuestro corto transito por este pequeño planeta.”

“El escenario actual no es de tragedia, sino de crisis.”

“El actual dolor no es el estertor de un moribundo, sino el dolor de un nuevo parto.”

“Tenemos todos que revestirnos de SOLIDARIDAD y de COOPERACIÓN para poder dar un salto cualitativo hacia un futuro de paz y bienestar.”

Hasta aquí un resumen de las palabras dichas por Miguel d’Escoto, l Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, al iniciarse la Conferencia de Alto Nivel sobre la Crisis Financiera y Económica Mundial y su Impacto Sobre el Desarrollo.


Asamblea General de las Naciones Unidas, el G-192. Un momento histórico para cambiar, un momento histórico en beneficio de toda la Humanidad, sin embargo parece que los que decimos países desarrollados sólo envían delegaciones de bajo nivel. ¿No es importante para ellos esta Asamblea? ¿Quieren seguir como están? ¿No les importa el resto de Humanidad?

Es lógico, cuesta escuchar tantas verdades, cuesta escuchar a una mente privilegiada como la de D. Miguel d’Escoto, pero con tantos detractores, cuesta escuchar las palabras de los países menos desarrollados y más pobres, cuesta escuchar las palabras en contra de la situación actual que solo beneficia a unos pocos.

“Cuando el último árbol sea talado- dice un indio de los EE.UU.- el último rió envenenado y el último pez pescado, entonces vamos a darnos cuenta de que no podemos comer dinero”.

Estamos a tiempo, no desperdiciemos la ocasión.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

miércoles, 24 de junio de 2009

Crisis en nuestra Madre Tierra

Y me pregunto ¿Por qué? ¿Cómo es posible? ¿No nos damos cuenta de lo que estamos haciendo? ¿No nos damos cuenta de lo que está pasando a nuestro alrededor?

Hace unos día leo un titular de Argentina “25 niños mueren por día antes de cumplir un año “.

Es inaudito que siga habiendo hambre en lo que puede ser el granero del mundo como ya lo fue en su día.

Hace varios años saltó a los medios informativos la muerte de cientos de niños en las zonas más paupérrimas de Argentina debido a desnutrición y enfermedades. Ha llovido mucho, han cambiado gobiernos, pero sigue ocurriendo. Un país donde debido a la gran producción de alimentos que tiene, podría dar de comer a cientos de millones de seres humanos. Un país que a los ojos de fuera nos parece estupendo, un país que salió hace años de una dictadura férrea con miles de desaparecidos, un país que vive para el fútbol, que canta para el fútbol, un país de ensueño, generoso, un país asombroso, y sin embargo también es un país en el que cada día mueren 25 seres inocentes antes de que hayan cumplido el año de edad.

Pero no pensemos que esto solo sucede en Argentina. ¿Cuantos niños mueren en nuestro mundo por falta de alimentación cada día? Miremos a la India, miremos a los países subsaharianos.

Nos podríamos ir a las estadísticas, pero son frías y nos dejan tan solo con unas cifras en la cabeza. Pensemos, reflexionemos. Hay países que producen o pueden producir tanto, que llevarían a la desaparición del hambre. Sin embargo la ambición, la búsqueda del dinero más cómodo y fácil, están haciendo que países que pueden producir alimentos para los seres humanos, se conviertan en países alimentadores de motores, países productores de maíz, de arroz, se están convirtiendo en países exportadores de granos transgénicos. Se están convirtiendo en deshumanizadores de la humanidad.

La soja, la tan nombrada soja transgénica que está desplazando en millones de hectáreas a los cultivos para la alimentación humana, en Argentina, Paraguay, Brasil.

Faltarán muchos alimentos a este paso. Habrá naciones, las hay ya que han pasado de exportar grano a ser importadores de alimentos porque con la producción nacional que les queda, no hay suficiente para la alimentación de sus habitantes.

Parece que no se ve claramente que de seguir así, a muy corto plazo podremos tener más dinero, pero a medio plazo y a más largo plazo no tendremos ni dinero ni alimentos, ni tierra para cultivarlos.

No están los tiempos para ir con contemplaciones, hemos de concienciarnos, hemos de reflexionar. Es hora de ser enérgicos y pedir no solo a los gobiernos, si no a nosotros mismos también que hay que ayudar a cuidar la Tierra, que hay que ayudar para cambiar el “tanto tengo tanto valgo” que tenemos que cambiar la mentalidad del ”pan para hoy, hambre para mañana”.

Necesitamos ayuda para seguir cuidando la tierra, y de este modo ella nos cuidará a nosotros y a los que vienen detrás. No esquilmemos, no deforestemos, no arrasemos la amada tierra que nos da todo lo que tiene.

Pero no hace falta arrancárselo, no hace falta robárselo, la tierra es sabia, ella nos lo sabe dar, somos nosotros quienes la desposeemos de lo que tiene, de un modo tan rápido que la vamos a agotar. ¿Qué vamos a dejar a los que vienen detrás de nosotros? ¿No tienen ellos también derecho a encontrar y vivir en una tierra habitable como la hemos encontrado nosotros?

Sabemos que mediante un desarrollo sostenible ella nos sostendrá y nos seguirá alimentando, nos seguirá dando todas sus riquezas.

De modo contrario, los titulares de los medios de información pueden seguir informándonos de muertes por causas evitables como el hambre, informándonos de grandes subidas de precio de los alimentos básicos, de malnutrición, de hambrunas.

La FAO comunicaba hace unos días “Uno de cada seis habitantes del planeta pasa hambre todos los días”. La mayor cifra en la historia de la humanidad.


Amemos nuestra tierra, disfrutémosla, cuidémosla, ella es nuestra Madre Tierra.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

viernes, 19 de junio de 2009

Vicente Ferrer, triunfo de la utopía.

Nos ha dejado un hombre bueno, nos ha dejado físicamente pero su legado, su ejemplo, su amor hacia los más necesitados sigue y seguirá siempre con nosotros.

Vicente Ferrer, ha fallecido a las 01’15 horas de hoy 19 de Junio de 2009, en Anantapur (India), después e las complicaciones cardiacas, respiratorias y embolia que sufrió recientemente.

Vicente Ferrer, deja 135.000 huérfanos, el número de niños apadrinados por la Fundación que lleva su nombre. Deja 1800 trabajadores de la Fundación, deja su presencia física en 2.000 pueblos. Deja su ejemplo a seguir, deja su amor a la Humanidad, su amor a los más empobrecidos, a los más necesitados.

Ex jesuita, llegó a la India como misionero en 1952, desde entonces se empleó a fondo con los más necesitados, tratando de paliar la pobreza instaurada en una de las zonas más desfavorecidas de la India.

Sus proyectos ha dado buen resultado. Sus iniciativas como “El milagro de dar”, consistente en dar una pequeña ayuda económica como préstamo sin intereses, junto con asesoramiento técnico para la obtención de agua para poder cultivar, ha hecho que miles de familias puedan vivir dignamente.

Su ejemplo ha cundido, su vida ha dado frutos inmensos.

La obra de Vicente Ferrer no nos dejará nunca.

Gracias Vicente.

Sigamos su ejemplo, y como el hizo, Humanicemos la Humanidad.

viernes, 12 de junio de 2009

Noticias en el Día Contra la Explotación Infantil

Una noticia que realmente podría haber sido una revolución mundial. Una noticia que podría haber marcado un hito para la humanidad, una noticia como esta: “Un club de fútbol, hace el desembolso necesario para adquirir 117.500.000 vacunas básicas para los niños del Tercer Mundo”, o esta otra: “Un club de fútbol va a pagar toda la formación de 1.000 médicos en una universidad pública española”.


Pero por desgracia la noticia que ha saltado a los medios de información ha sido esta otra. “Fichaje record de un club de fútbol, para conseguir a un futbolista.


¡Alguno de los noticiarios televisivos ha abierto con esa noticia!


¡Que pena! ¡Cuánto desperdicio!


No estoy en contra del fútbol, pero de hace unos años a esta parte considero que esta sociedad se ha deshumanizado algo más de los que ya estaba. No se preocupa tanto de sus semejantes, de sus hermanos, como de que su equipo de fútbol gane tal o cual copa, trofeo o campeonato.


Me imagino lo que puedan pensar nuestros hermanos de Zimbabwe, Zambia, Chad, Liberia, Sierra Leona, Costa de Marfil, Etiopía, etc.


Si. Realmente creo que esta sociedad se ha vuelto loca. ¿Qué nos pasa? ¿Estamos contentos con esto? ¿Es humano que sigan habiendo millones de seres humanos que mueren de hambre? ¿Es humano que unos subsistan gracias a la ayuda que reciben y otros se dediquen a malgastar una millonada de dinero para que su club de fútbol sea mejor que su contrincante?


De verdad que yo no lo entiendo, no lo apruebo, pienso que la humanidad ha cambiado de valores. En unos momentos tan difíciles en términos económicos, como se está viviendo actualmente, con una crisis galopante que afecta sobre todo a los más desprotegidos. Con una crisis a nivel global que está dejando millones de seres humanos sin trabajo y en unas condiciones muy difíciles. Una crisis que está haciendo estragos en los países más pobres. Una crisis, que de nuevo nos da ejemplo de la falta de solidaridad que tenemos con nuestros hermanos.


Hoy tendríamos que haber leído noticias como estas: “Según la OIT, ya no hay niños explotados laboralmente” “Por fin hemos hecho desaparecer la explotación infantil. Ya no hay niñas explotadas sexualmente, ya no hay niños trabajando en minas, ya no hay niños explotados trabajando en el campo, ya no hay niñas vendidas” “La humanidad ha conseguido eliminar el trabajo infantil”.


Pero no, hoy los titulares de los periódicos han sido otros, en alguno de ellos ni tan siquiera se ha hablado de la población infantil. Ni tan siquiera gusta hablar de la infancia perdida de millones y millones de niños. Esto no interesa, esto no vende, esto no atrae, esto no mueve capital.


¡Qué pena! ¡Que tristeza! ¡Que falta de humanidad! ¿Es esto lo que aplaudimos?, ¿Es esto lo que queremos? ¿Es esto lo que vale ahora? ¿Queremos una humanidad así?



Siento vergüenza.


Humanicemos la Humanidad

jueves, 4 de junio de 2009

Perú. En lucha por la vida

¿Por qué están en lucha los indígenas amazónicos del Perú?

Las organizaciones indígenas están luchando no solo por su vida e identidad como pueblos, sino también por el bosque amazónico, sus recursos, su biodiversidad y el patrimonio de todos los peruanos y la humanidad.

Los indígenas amazónicos no quieren la esquilmación de los bosques a favor de los monocultivos para fines de agricombustibles, y con su protesta nos recuerdan que existe el derecho a la protesta para defender la vida de los pueblos, los recursos naturales, el agua, los bosques, la biodiversidad.

No debemos permitir que los gobiernos prosigan con su política para la amazonía permitiendo la tala ilegal, la contaminación minera, y el alentar la deforestación para producir agrocombustibles y cubrir la selva peruana en lotes de hidrocarburos sin respetar los territorios indígenas, las áreas protegidas e incluso lugares donde existen evidencias de grupos en aislamiento y que son extremadamente vulnerables a cualquier contacto.

Las comunidades indígenas no están luchando solo contra unos decretos del gobiernos que consideran va en contra de ellos y su modo de vida, están en lucha por su vida, por su entorno biológico, social cultural y espiritual.

El indígena no entiende el desarrollo del mismo modo a como lo hace los gobiernos. El indígena que lleva habitando estos lugares desde antes del mal llamado Descubrimiento, conoce y ama la tierra, sabe que la tierra no es suya, sino que el pertenece a la tierra, y juntos forman una simbiosis que ha funcionado y que debe de seguir funcionando.
Sabe que no compensan unas monedas pagadas por una empresa de hidrocarburos, por el costo que produce, esquilma la vida en la zona, y cuando no hay más se va, dejando la tierra arrasada, sin valor alguno, ya no vale, es tierra muerta. Eso bien lo sabe el indígena, que quiere vivir en armonía, que quiere progreso pero poco a poco, de abajo arriba, a su modo sin perder su modo de ser.

El indígena es capaz y ha demostrado que es puede de vivir en armonía con la tierra, con la PACHA MAMA.

El desarrollo para los indígenas no es la acumulación y competencia, es solidaridad, es igualdad, es reciprocidad, algo que en lo que llamamos civilización moderna hay que buscarlo con lupa.

Están claramente en contra de un desarrollo rápido, de un desarrollo sin respeto al medioambiente, de un desarrollo que lo único que hace es proporcionar riqueza a unos cuantos, y dejar tras de sí tierra muerta, tierra arrasada, la tierra hay que dejarla en mejores condiciones para los que vienen detrás de nosotros.

El indígena quiere un desarrollo sostenible porque ama la tierra, después de lo que ya ha podido ver en otros lugares, desea un futuro diferente, pero siempre en armonía con su ambiente, con su rica cultura y su modo de vida.

¡Cuánto tenemos que aprender!

Humanicemos la Humanidad

Derechos Humanos en Latino América

En estos días pasados hemos podido leer con asombro, con estupefacción, con ira y rabia contenida el Informe 2009 de Amnistía Internacional sobre los Derechos Humanos.

Dicho informe hace un grave llamamiento acerca de la crisis de Derechos Humanos que se está viviendo en todo el planeta. Si esta crisis no se consigue solucionar, habrán muy serios problemas sociales, económicos y políticos.

En Latino América, donde más de 70 millones de seres humanos viven con menos de un dólar diario, la desigualdad y discriminación se ceba en las vidas de los más humildes y pobres, aumente sobremanera el número de personas pertenecientes a comunidades indígenas privadas del derecho de asistencia medica, educación, agua limpia.

Existe un capitulo en América Latina de difícil solución, las ocupaciones de las tierras. Muchas comunidades indígenas que han vivido toda su vida al igual que sus antepasados en unas tierras, ahora dado que en el subsuelo de las mismas hay minerales, gas, petróleo, etc. les están obligando a dejarlas a la fuerza, sin reconocerles los derechos de propiedad que a lo largo de los siglos tienen sobre ellas.

América Latina sigue siendo la región del mundo donde existe la mayor desigualdad, ello indica que la exclusión social, la falta de acceso a las acciones del estado determina que se agrave la espiral de violencia.

Todavía hay mucho trabajo que hacer, no es justo que los defensores de los Derechos Humanos deban desafiar a las poderosas elites sociales y económicas, para tratar de construir un mundo más digno y justo.

Hasta hace poco tiempo las comunidades indígenas de América Latina, no han podido disfrutar del goce que les proporciona el ser miembros de una sociedad, de un país. Ellos todavía no están situados en la sociedad, todavía son indígenas (casi nada que ver con el resto de la sociedad). Sin embargo cada vez más se van uniendo para hacer oir su voz, para hacer oír el grito de los excluidos, de los que no tienen nada, salvo una tierra de la que quieren vivir como han hechos sus antepasados. Pero esa tierra ahora esta en el punto de vista de las grandes corporaciones, que pretenden el desalojo de los dueños de toda la vida de esas tierras para dar paso a grandes corporaciones que pretenden hacer un gran abuso de la tierra, y atroces abusos del subsuelo, quitándole a la tierra algo que no les pertenece, no hay que olvidar que somos nosotros los que pertenecemos a la tierra, no ella la que nos pertenece a nosotros.

Hoy en día, en estos momentos, se intentar pasar por encima de los derechos de los indígenas quienes han protegido, cuidado y desarrollado una sociedad mas estabilizada, una sociedad con más miras de futuro que la nuestra, una sociedad con un desarrollo en armonía con la tierra, un desarrollo sostenible.
Ellos quieren un desarrollo sostenible, las grandes corporaciones quieren la expoliación rápida de los recursos de la tierra, ganar el máximo de dinero en el mínimo tiempo a costa de lo que sea.

No, no y no. Si no queremos que nos estallen en nuestra cara las tensiones que se han ido creando, hemos de decidir el futuro todos juntos, pero nunca imponiendo por la fuerza las razones de los unos frente a las razones de los otros.
HUMANICEMOS LA HUMANIDAD