jueves, 25 de junio de 2009

Asamblea General de Naciones Unidas - Madre Tierra

“No es humano ni responsable construir un Arca de Noé que salve solamente al sistema económico imperante dejando a la gran mayoría de la humanidad a su propia suerte, sufriendo las nefastas consecuencias de un sistema impuesto por una irresponsable, aunque poderosa minoría”.

“Hay que reconocer que la actual crisis económico-financiera es el último resultado de un modo egoísta e irresponsable de vivir, de producir, de consumir.”

“El egoísmo y la codicia no se pueden remendar. Tienen que ser sustituidos por la solidaridad, y eso, obviamente implica un cambio radical. Si realmente lo que queremos es una paz estable y duradera, debemos tener absolutamente claro que debemos ir más allá de controles y correcciones del modo existente y crear algo que apunte hacia un nuevo paradigma de convivencia social.”

“En esta perspectiva, es imperativo buscar lo que la Carta de la Tierra llama un “modo sostenible de vivir”. Esto implica una visión compartida de valores y principios que propicien una forma distinta de habitar este mundo y que garanticen el buen vivir de los presentes y de las futuras generaciones.”

“La Madre Tierra se autorregula, articulando, con un equilibrio sutil, lo físico, lo químico y lo biológico de tal forma que hace siempre propicia a la vida. La Madre Tierra produjo una comunidad de vida única dentro de la cual emergió la comunidad de la vida humana- la Humanidad- como la parte consciente e inteligente de la misma Tierra.”

“La Madre, la Inana, la Magna Mater, la Topnantzí, la Pacha Mama, puede vivir sin nosotros, pero nosotros no podemos vivir sin ella.”

“Lamentablemente, a raíz de nuestro excesivo consumo y despilfarro, la Tierra ha ultrapasado ya en un 40% su capacidad de reposición de los bienes y servicios que generosamente nos ofrece.”

“El Bien común de la Humanidad y de la Tierra tiene las características de universalidad y de gratuidad. De este Bien Común Mundial nadie y ningún ser puede ser excluido. Además por su naturaleza, es algo gratuitamente ofrecido a todos y, por eso, no debe ser objeto de compra o venta ni ponerse bajo la lógica de la competencia.”

“¿A quien pertenece la Tierra? La Tierra pertenece, no a los poderosos que se apropiaron de sus bienes y servicios, sino al conjunto de los ecosistemas que la componen.”·


“Por el hecho de ser viva y generadora de todos los seres vivientes, tiene dignidad, que reclama respeto y veneración y hace que ella sea portadora de derechos: derecho de ser cuidada, protegida y mantenida en condiciones de poder continuar produciendo y reproduciendo vidas.”

“Tenemos todavía que reconocer que el modo de producción que se globalizó en su voracidad industrialista ha, en gran medida devastado la Tierra y, así mismo, dañado también el Bien Común de la Tierra y de la Humanidad. Es urgente que busquemos otros caminos más humanos y más favorables a la vida: los caminos de la justicia y de la solidaridad que son los caminos que conducen a la paz y a la felicidad.”

“El agua es un bien natural, esencial e insustituible y todos tienen derecho a ella.”

“Nos preocupa enormemente el afán de privatizarla y transformarla en mercancía con la cual, sin duda, se puede ganar mucho dinero. Agua es vida y la vida es sagrada y no objeto de trueques. Esta Asamblea quiere apoyar los esfuerzos para llegar a un Pacto Internacional del Agua con una gestión colectiva para garantizar a todos este bien tan vital”.

“Algo semejante hay que decir de los bosques, especialmente los tropicales y subtropicales, en donde se encuentra l mayor biodiversidad y concentración de humedad necesaria a la vitalidad de la Tierra. Sin bosques no hay vid ni biodiversidad. Los océanos son los grandes repositorios de vida, los reguladores de los climas, los equilibradores de la base física y química de la Tierra. Bosques y océanos constituyen una custión vital y no sólo ambiental.”

“Pero el gran Bien Común de la Humanidad y de la Tierra es la propia Humanidad como un todo.”

“Cometen crimen contra la Humanizadlos que hacen guerras y construyen una máquina de muerte que puede eliminar de la faz de la Tierra la vida humana y dañar profundamente la biosfera.”

“Es imprescindible proceder cuanto antes a la abolición de armas nucleares por completo, no simplemente reducción o no proliferación. Urge establecer la norma de cero tolerancia para armas nucleares, para todos en general, sin excepciones.”

“El mundo tampoco puede seguir tolerando la obscenidad de los cada ves más astronómicos gastos en armamentos mientras se ofrecen irrisorias cantidades para sacar a la mitad de la Humanidad de niveles de pobreza inexcusables que, además, constituyen una bomba de tiempo contra todos.”

“Cinco ejes fundamentales podrían dar coherencia a las nuevas iniciativas que busquen construir alternativas y también orientar numerosas prácticas que serán discutidas en estos días aquí en la Asamblea General.

1º.- La utilización sostenible y responsable de los escasos recursos naturales.

2º.- Devolver a la economía su debido lugar en el conjunto de la sociedad, superando la visión reduccionista que la hizo ser el eje estructurador de la convivencia humana.

3º.- Generalizar la democracia a todas la relaciones sociales y a todas las instituciones.

4º Forjar un ethos mínimo desde el intercambio multicultural y desde las tradiciones filosóficas y religiosas de los pueblos, a fin de que puedan participar en la definición del Bien Común de la Humanidad y de la Tierra y en la elaboración de nuevos valores.

5º Potenciar una visión espirirtual del mundo que haga justicia a las búsquedas humanas por un sentido trascendente de la vida, de la labor creativa de los humanos y de nuestro corto transito por este pequeño planeta.”

“El escenario actual no es de tragedia, sino de crisis.”

“El actual dolor no es el estertor de un moribundo, sino el dolor de un nuevo parto.”

“Tenemos todos que revestirnos de SOLIDARIDAD y de COOPERACIÓN para poder dar un salto cualitativo hacia un futuro de paz y bienestar.”

Hasta aquí un resumen de las palabras dichas por Miguel d’Escoto, l Presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, al iniciarse la Conferencia de Alto Nivel sobre la Crisis Financiera y Económica Mundial y su Impacto Sobre el Desarrollo.


Asamblea General de las Naciones Unidas, el G-192. Un momento histórico para cambiar, un momento histórico en beneficio de toda la Humanidad, sin embargo parece que los que decimos países desarrollados sólo envían delegaciones de bajo nivel. ¿No es importante para ellos esta Asamblea? ¿Quieren seguir como están? ¿No les importa el resto de Humanidad?

Es lógico, cuesta escuchar tantas verdades, cuesta escuchar a una mente privilegiada como la de D. Miguel d’Escoto, pero con tantos detractores, cuesta escuchar las palabras de los países menos desarrollados y más pobres, cuesta escuchar las palabras en contra de la situación actual que solo beneficia a unos pocos.

“Cuando el último árbol sea talado- dice un indio de los EE.UU.- el último rió envenenado y el último pez pescado, entonces vamos a darnos cuenta de que no podemos comer dinero”.

Estamos a tiempo, no desperdiciemos la ocasión.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: