jueves, 4 de junio de 2009

Derechos Humanos en Latino América

En estos días pasados hemos podido leer con asombro, con estupefacción, con ira y rabia contenida el Informe 2009 de Amnistía Internacional sobre los Derechos Humanos.

Dicho informe hace un grave llamamiento acerca de la crisis de Derechos Humanos que se está viviendo en todo el planeta. Si esta crisis no se consigue solucionar, habrán muy serios problemas sociales, económicos y políticos.

En Latino América, donde más de 70 millones de seres humanos viven con menos de un dólar diario, la desigualdad y discriminación se ceba en las vidas de los más humildes y pobres, aumente sobremanera el número de personas pertenecientes a comunidades indígenas privadas del derecho de asistencia medica, educación, agua limpia.

Existe un capitulo en América Latina de difícil solución, las ocupaciones de las tierras. Muchas comunidades indígenas que han vivido toda su vida al igual que sus antepasados en unas tierras, ahora dado que en el subsuelo de las mismas hay minerales, gas, petróleo, etc. les están obligando a dejarlas a la fuerza, sin reconocerles los derechos de propiedad que a lo largo de los siglos tienen sobre ellas.

América Latina sigue siendo la región del mundo donde existe la mayor desigualdad, ello indica que la exclusión social, la falta de acceso a las acciones del estado determina que se agrave la espiral de violencia.

Todavía hay mucho trabajo que hacer, no es justo que los defensores de los Derechos Humanos deban desafiar a las poderosas elites sociales y económicas, para tratar de construir un mundo más digno y justo.

Hasta hace poco tiempo las comunidades indígenas de América Latina, no han podido disfrutar del goce que les proporciona el ser miembros de una sociedad, de un país. Ellos todavía no están situados en la sociedad, todavía son indígenas (casi nada que ver con el resto de la sociedad). Sin embargo cada vez más se van uniendo para hacer oir su voz, para hacer oír el grito de los excluidos, de los que no tienen nada, salvo una tierra de la que quieren vivir como han hechos sus antepasados. Pero esa tierra ahora esta en el punto de vista de las grandes corporaciones, que pretenden el desalojo de los dueños de toda la vida de esas tierras para dar paso a grandes corporaciones que pretenden hacer un gran abuso de la tierra, y atroces abusos del subsuelo, quitándole a la tierra algo que no les pertenece, no hay que olvidar que somos nosotros los que pertenecemos a la tierra, no ella la que nos pertenece a nosotros.

Hoy en día, en estos momentos, se intentar pasar por encima de los derechos de los indígenas quienes han protegido, cuidado y desarrollado una sociedad mas estabilizada, una sociedad con más miras de futuro que la nuestra, una sociedad con un desarrollo en armonía con la tierra, un desarrollo sostenible.
Ellos quieren un desarrollo sostenible, las grandes corporaciones quieren la expoliación rápida de los recursos de la tierra, ganar el máximo de dinero en el mínimo tiempo a costa de lo que sea.

No, no y no. Si no queremos que nos estallen en nuestra cara las tensiones que se han ido creando, hemos de decidir el futuro todos juntos, pero nunca imponiendo por la fuerza las razones de los unos frente a las razones de los otros.
HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: