sábado, 18 de julio de 2009

Contra la desnutricion infantil. " Y comieron felices"

Magnifico juego infantil, y no tan infantil que nos presente Médicos Sin Fronteras, para concienciarnos y enseñarnos algo más sobre la desnutrición que afecta a millones de niños.

Canal Solidario hace una divulgación del mismo y este pequeño blog, se une esa difusión con el claro convencimiento de que puede ayudar a miles de seres, puede crear una motivación en los niños del Primer Mundo y de este modo se vayan concienciando de que ellos también pueden hacer algo para ayudar a los más necesitados.

Os lo recomiendo, no solo para los mayores, sino sobre todo para los mas chicos.

Es un juego " Y COMIERON FELICES" que ayuda a HUMANIZAR LA HUMANIDAD.

viernes, 17 de julio de 2009

Comer. Derecho Fundamental de la Humanidad

El Director General de la FAO, Jacques Diouf, exhorta a los gobiernos a cumplir el compromiso adquirido de reducir a la mitad del número de personas que pasan hambre en nuestro planeta para el año 2015 (Objetivo del Milenio).

Con el paso de los años desde que se firmaron los tan decaídos Objetivos, lejos de disminuir, el HAMBRE, ha aumentado a un ritmo de cuatro millones de seres humanos cada año.

¿Somos humanos? ¿De verdad lo somos? Y si es así, ¿Como podemos admitir que cada 5 segundos muere un niño menor de cinco años por hambre o por alguna enfermedad relacionada con el hambre? ¿Como podemos admitir que un ser humano pierda la vista por carencia de vitamina A, cada cuatro minutos?

Vivimos en mundo con una brecha cada vez más profunda, una brecha que en algunos momentos ya parece insalvable, una brecha que rompe conciencias, que rompe anhelos, que rompe ilusiones, un brecha que rompe la VIDA.

Nos debemos de llamar inmorales, e ilegales. Está demostrado que el hambre no es que sea económicamente ineficiente, es que es ilegal. Y además, su existencia resulta vergonzosa, cuando tenemos capacidad de producir alimentos que aporten 2.100 kilocalorías por día a 12.000 millones de seres, casi el doble de la población mundial actual. Resulta vergonzoso.

La sexta parte del mundo pasa hambre.

Según Manos Unidas, “el reciente incremento del hambre no es consecuencia de las malas cosechas, sino que viene propiciado por la crisis económica mundial, que ha provocado una disminución de los ingresos y un incremento en el desempleo. Por lo que se reduce de modo drástico el acceso de los pobres a los alimentos.

La infancia en la indigencia, vejada, golpeada, inmolada es un crimen contra la HUMANIDAD, y que pronto será juzgada por sus propios descendientes.

Según la OMS, hay cerca de 20 millones de niños que no están inscritos en ningún registro. Se evalúa en 100 millones la cifra de abortos que, anualmente se producen en nuestra tierra. Hay más de 100.000 millones de niños carentes de una alimentación básica.

La Organización Internacional Oxfam, está haciendo los esfuerzos posibles a fin de que los lideres del mundo sepan, admitan y pongan remedio a los gravísimos problemas que acarrea el cambio climático a que nos vemos sometidos, y que va a producir una situación de hambruna nunca antes vista por el ser humano.

Mucha política, mucho G–8, mucho G–20, muchas fotos, muchas reuniones, pero con poquísimos frutos, muy pocos acuerdos y muchas discrepancias. No se trata de salvar la economía mundial, para esto si que hay acuerdos, para esto si que hay unanimidades de criterios, para esto si que hay aportaciones millonarias de todos los gobiernos. Pero ahora se trata señores gobiernos de salvar a la HUMANIDAD, se trata señores gobiernos de aniquilar el HAMBRE, se trata en definitiva de admitir, luchar, y pelear hasta poder conseguir el cumplimiento a nivel global de la máxima “Comer es un derecho fundamental de la HUMANIDAD”.

O como bien dice Pedro Casaldáliga: Primero sea el pan, después la libertad. La libertad con hambre es una flor encima de un cadáver.


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

miércoles, 15 de julio de 2009

El riesgo de ser mujer

Según el informe de Amnistía Internacional presentado el pasado 9 de Julio, cientos de mujeres pobres, sobre todo campesinas e indígenas están muriendo en Perú debido a que en la práctica no reciben los mismos servicios de salud que el resto de las mujeres del país.

Perú, hoy en día, presenta uno de los índices de mortalidad materna más elevada de todo el continente americano. Según datos oficiales, por cada 10.000 nacidos vivos en Perú mueren 185 mujeres. Según Naciones Unidas este número puede ser aún mayor, apuntando la cifra de 240, siendo como hemos dicho anteriormente campesinas, indígenas y sobre todo pobres.

La muerte de tantas mujeres por causas prevenibles constituye una violación de los Derechos Humanos. No se está teniendo en cuenta la obligación de proporcionar asistencia médica materna a todas las mujeres al margen de quienes sean y el lugar donde habiten.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades peruanas que asignen recursos para paliar la mortalidad materna y la asistencia de la salud reproductiva, dando prioridad a las zonas más desamparadas, más pobres, en resumen a las zonas con mayor índice de mortalidad.

Todo lo anteriormente expuesto puede servir como botón de muestra de nuestra sociedad, que decimos civilizada, de nuestra sociedad de la opulencia, pero con graves faltas en otros aspectos si cabe, mucho más importante como es la dignidad. La dignidad de la mujer.

Además de lo dicho sabemos que, cada año millones de niñas son sometidas a la mutilación de sus genitales. Sabemos que una niña también tiene más riesgo que sus hermanos de ser violada o agredida sexualmente. Sabemos que en algunos países, con la práctica de abortos selectivos según el sexo, los padres pueden matar a su bebe por ser una hembra.

Las Naciones Unidas han definido la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la provocación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como si es en la vida privada”.


En el Día Mundial de la Población, conmemorado el día 11 en todo el mundo, aunque con escasa difusión por los medios informativos, se hace un llamamiento general a los gobiernos miembros de la ONU, a que inviertan en las mujeres y en la salud sexual y reproductiva de la población.

En el mensaje lanzado por Ban Ki-moon, advirtió que “la crisis amenaza con hacer desaparecer los progresos tan difícilmente conseguidos en el mejoramiento de la salud y el alivio de la pobreza”.

Hay que tener muy en cuenta que la mayor parte de las muertes relacionadas con el embarazo y parto, afecta a mujeres pobres que habitan en países en desarrollo donde una 1 de cada 76 corre el riesgo de morir como hemos apuntado por causas relacionadas con la maternidad. En los países industrializados la tasa afecta a 1 de cada 8.000 mujeres.

Los gobiernos deberían de tener muy en cuenta los Objetivos del Milenio, en donde destaca la necesidad de reducir a 13 muertes por cada 100.000 nacidos en el año 2015.

Hemos de asegurar que todo embarazo sea deseado, que todo parto sea seguro y todas las niñas y mujeres sean tratadas dignamente. En ellas va el futuro de las nuevas generaciones.



HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

jueves, 9 de julio de 2009

G - 8 ¿Hasta cuando?

Las ocho mayores potencias mundiales están reunidas en L’Aquila (Italia) ¿Para que?

De momento hay que preguntarles si han hecho sus deberes. La respuesta es ¡No!
Rotundamente no.

En 2005, acordaron aportar en 5 años unos 50.000 millones de dólares para África, y faltando apenas un año para que termine el plazo puesto y faltan 23.000 millones de dólares por desembolsar. ¿Qué v a pasar?

La agencia Oxfam y otras ONG protestan ante tal descaro del G-8. Después del dinero gastado en la “salvación” de las entidades bancarias, no hay derecho a que los países más pobres se sigan viendo arrinconados en condiciones muy precarias de vida, mientras que los bancos vuelvan a dar dividendos a sus accionistas.

Mientras los grandes lideres del G-8 están reunidos, más de 75.000 niños y niñas morirán a causa de enfermedades prevenibles, según denuncia la ONG Save the Children, que además alega que el G-8 no está haciendo lo suficiente para salvar las vidas de los 9’2 millones de niños.

Ha habido países como Francia e Italia que han suspendido sus ayudas poniendo la crisis como excusa, dice la ONG Caritas.

No solo el hambre, sino el cambio climático está incomodando al G-8, que parece ser se muestra impotente ante estos problemas sin resolver.

Intermon Oxfam afirma que el hambre crónica que ya afecta a 1.020 millones de seres humanos esta en gran parte provocado por la emisión descontrolada del CO2, y añade “Estamos cansados de tantas cumbres, de tantas declaraciones, de tantas promesas: Se trata de desembolsar el dinero”.

Los cambios en las estaciones están destrozando las cosechas y provocando la expansión del hambre, es lo que se desprende del informe Evidencia que duele: el cambio climático, la gente y la pobreza, hecho público por Oxfam Internacional.

De momento China dice, que no se siente vinculada al acuerdo sobre cambio climático alcanzado ayer por el G-8, que contempla una reducción de las emisiones de CO2 en un 50% y en , al menos un 80% para los países desarrollados.

El cambio climático es de momento el tema que más desacuerdos está alcanzado en las reuniones. Tanto China como India han mostrado sus recelos ante las propuestas planteadas.

De hecho el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, consideró que los avances realizados ayer por el G-8 en materia de clima "no son suficientes", palabras a las que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, respondió esta mañana asegurando que todavía queda tiempo para cerrar un acuerdo antes de la cumbre sobre el clima que se celebrará el próximo mes de diciembre en Copenhague.

Si no se actúa de inmediato se perderán de manera irremediable 50 años de logros en el desarrollo de los países pobres.


¿Será capaz el G-8 de afrontar de una vez por toda la responsabilidad que tiene?

¿Será capaz el G-8 de no dar comunicados ambiguos? ¿Será capaz el G-8 de una vez por todas afrontar y solucionar además de la crisis en la que nos ha metido, afrontar y solucionar el problema del hambre en nuestra tierra, 0 por el contrario, solo van a ser unos días en L’Aquila, y unas fotos de recuerdo?

No hay que mirarse tanto el ombligo, no solo estamos los el primer mundo, hay que ver la realidad de nuestra tierra, la realidad del Tercer, Cuarto y Quinto Mundo, la realidad de la distribución de la riqueza, la realidad del hambre que sigue matando sin descanso.

¿Habrá que darles una nueva oportunidad?

¿Tendremos una nueva oportunidad? ¿Hasta cuando G-8?

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

jueves, 2 de julio de 2009

¿Estamos en el siglo XXI?

Son momentos de desolación, de rabia contenida, de incertidumbre, de protestas.

Honduras acaba de sufrir un golpe de estado, afortunadamente ninguna nación ha reconocido al gobierno golpista. No obstante hay voces que parece no quieren o no pueden hablar con demasiada claridad, y se muestran remisos a condenar claramente el atropello sufrido por el pueblo hondureño.

Se han cortado las libertades democráticas de un pueblo, se han cerrado emisoras, y las informaciones de las rotativas de los medios de comunicación no fluyen con la rapidez y sobre todo con la objetividad deseadas. Los medios alternativos, son los que están sacando la información al mundo.

Honduras puede servir de ejemplo de la situación que actualmente está sufriendo una parte de nuestro planeta, pero hay muchas Honduras, hay muchas Guatemalas, hay muchas RD del Congo, hay muchas Nigerias,etc.

¿Realmente estamos en el siglo XXI?

Hace años a punto de cerrar el siglo XX, todo el mundo deseaba entrar en el siglo venidero pensando que sería el siglo de paz, concordia, eliminación de esclavitud, eliminación del hambre, el siglo de la democracia mundial, el siglo del entendimiento entre todas las naciones. Se esperaba un siglo lleno de alegrías, un siglo lleno de buenas venturas para la humanidad.

Sin embargo nos resistimos a que haya paz, os resistimos a que haya concordia, nos resistimos a eliminar la pobreza, nos resistimos a paliar el hambre. Nos las ingeniamos para que de un modo u otro no se puedan tan siquiera alcanzar los Objetivos del Milenio.

Sin embargo “Si el mundo puede movilizar mas de 18 billones de dólares para mantener al sector financiero a flote, debería encontrar más de 18.000 millones de dólares para mantener sus compromisos con África”, ha advertido estos días Ban Ki-moon, secretario General de la ONU. Pero parece ser que hay “algo” que impide encontrar esas ayudas, digamos menores.

Para esas necesidades que casualmente concuerdan con las necesidades de los más desprotegidos, no se terminan de encontrar las ayudas necesarias, ya sea en Europa, América o Asia, da lo mismo.

Para los famosos rescates financieros, se han hecho reuniones (G-8, G-20) al más alto nivel mundial para tratar de paliar la crisis global en que nos han sumergido, y no precisamente los países necesitados.

Para tratar de hacer un frente común frente a la crisis global, algo que atañe a casi toda la Humanidad, se ha celebrado la Asamblea de las Naciones Unidas, con participación nula o casi nula de los del G-7; G-8, los cuales parece no tienen excesivo interés en otra cosa que no sea salir de la crisis económica, salir sobre todo ellos mismos, de la crisis.

Ha terminado la Conferencia sobre la crisis económica global. Habían grandes esperanzas sobre todo por los países mas pobres. Los países ricos en lugar de apoyar, se han esfumado del escenario como si con ellos no fuera la cosa, de tal modo que de un modo u otro esta Conferencia ha sido en cierto modo abortada por los países dirigentes.

¿Ha servido de algo?, ¿Cómo ha terminado? Con una declaración no vinculante que no va a las causas de la crisis. Un documento ambiguo, apoyado con recelo por los países más ricos y con cierta decepción por parte de los países más pobres. Al menos ha servido para que países con los que nunca se cuenta, hayan hecho oír sus voces. No obstante los todopoderosos medios de comunicación oficiales, casi no han dado nota de lo acaecido.

¿Es esto lo que nos depara el siglo XXI? ¿No podemos hacer nada más? ¿No hay alternativas posibles? ¿No hay esperanza?

Creo que sí, si que deben haber alternativas, si que deben haber soluciones, si que deben haber modos de sacar este mundo adelante, una de ella sería HUMANIZAR LA HUMANIDAD.

Miguel D'Escoto lo dice de otro modo" La verdad más importante en este mundo es reconocer que todos somos hermanos y hermanas, pero reconocer también las consecuencias que se derivan de esta verdad y cumplirlas. Si queremos paz, dejemos de hacer la guerra contra los pobres, esa es la paz fudamental que nos falta, porque hay una guerra sin cuartel de los ricos contra los pobres de este mundo".