viernes, 17 de julio de 2009

Comer. Derecho Fundamental de la Humanidad

El Director General de la FAO, Jacques Diouf, exhorta a los gobiernos a cumplir el compromiso adquirido de reducir a la mitad del número de personas que pasan hambre en nuestro planeta para el año 2015 (Objetivo del Milenio).

Con el paso de los años desde que se firmaron los tan decaídos Objetivos, lejos de disminuir, el HAMBRE, ha aumentado a un ritmo de cuatro millones de seres humanos cada año.

¿Somos humanos? ¿De verdad lo somos? Y si es así, ¿Como podemos admitir que cada 5 segundos muere un niño menor de cinco años por hambre o por alguna enfermedad relacionada con el hambre? ¿Como podemos admitir que un ser humano pierda la vista por carencia de vitamina A, cada cuatro minutos?

Vivimos en mundo con una brecha cada vez más profunda, una brecha que en algunos momentos ya parece insalvable, una brecha que rompe conciencias, que rompe anhelos, que rompe ilusiones, un brecha que rompe la VIDA.

Nos debemos de llamar inmorales, e ilegales. Está demostrado que el hambre no es que sea económicamente ineficiente, es que es ilegal. Y además, su existencia resulta vergonzosa, cuando tenemos capacidad de producir alimentos que aporten 2.100 kilocalorías por día a 12.000 millones de seres, casi el doble de la población mundial actual. Resulta vergonzoso.

La sexta parte del mundo pasa hambre.

Según Manos Unidas, “el reciente incremento del hambre no es consecuencia de las malas cosechas, sino que viene propiciado por la crisis económica mundial, que ha provocado una disminución de los ingresos y un incremento en el desempleo. Por lo que se reduce de modo drástico el acceso de los pobres a los alimentos.

La infancia en la indigencia, vejada, golpeada, inmolada es un crimen contra la HUMANIDAD, y que pronto será juzgada por sus propios descendientes.

Según la OMS, hay cerca de 20 millones de niños que no están inscritos en ningún registro. Se evalúa en 100 millones la cifra de abortos que, anualmente se producen en nuestra tierra. Hay más de 100.000 millones de niños carentes de una alimentación básica.

La Organización Internacional Oxfam, está haciendo los esfuerzos posibles a fin de que los lideres del mundo sepan, admitan y pongan remedio a los gravísimos problemas que acarrea el cambio climático a que nos vemos sometidos, y que va a producir una situación de hambruna nunca antes vista por el ser humano.

Mucha política, mucho G–8, mucho G–20, muchas fotos, muchas reuniones, pero con poquísimos frutos, muy pocos acuerdos y muchas discrepancias. No se trata de salvar la economía mundial, para esto si que hay acuerdos, para esto si que hay unanimidades de criterios, para esto si que hay aportaciones millonarias de todos los gobiernos. Pero ahora se trata señores gobiernos de salvar a la HUMANIDAD, se trata señores gobiernos de aniquilar el HAMBRE, se trata en definitiva de admitir, luchar, y pelear hasta poder conseguir el cumplimiento a nivel global de la máxima “Comer es un derecho fundamental de la HUMANIDAD”.

O como bien dice Pedro Casaldáliga: Primero sea el pan, después la libertad. La libertad con hambre es una flor encima de un cadáver.


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: