miércoles, 15 de julio de 2009

El riesgo de ser mujer

Según el informe de Amnistía Internacional presentado el pasado 9 de Julio, cientos de mujeres pobres, sobre todo campesinas e indígenas están muriendo en Perú debido a que en la práctica no reciben los mismos servicios de salud que el resto de las mujeres del país.

Perú, hoy en día, presenta uno de los índices de mortalidad materna más elevada de todo el continente americano. Según datos oficiales, por cada 10.000 nacidos vivos en Perú mueren 185 mujeres. Según Naciones Unidas este número puede ser aún mayor, apuntando la cifra de 240, siendo como hemos dicho anteriormente campesinas, indígenas y sobre todo pobres.

La muerte de tantas mujeres por causas prevenibles constituye una violación de los Derechos Humanos. No se está teniendo en cuenta la obligación de proporcionar asistencia médica materna a todas las mujeres al margen de quienes sean y el lugar donde habiten.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades peruanas que asignen recursos para paliar la mortalidad materna y la asistencia de la salud reproductiva, dando prioridad a las zonas más desamparadas, más pobres, en resumen a las zonas con mayor índice de mortalidad.

Todo lo anteriormente expuesto puede servir como botón de muestra de nuestra sociedad, que decimos civilizada, de nuestra sociedad de la opulencia, pero con graves faltas en otros aspectos si cabe, mucho más importante como es la dignidad. La dignidad de la mujer.

Además de lo dicho sabemos que, cada año millones de niñas son sometidas a la mutilación de sus genitales. Sabemos que una niña también tiene más riesgo que sus hermanos de ser violada o agredida sexualmente. Sabemos que en algunos países, con la práctica de abortos selectivos según el sexo, los padres pueden matar a su bebe por ser una hembra.

Las Naciones Unidas han definido la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la provocación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como si es en la vida privada”.


En el Día Mundial de la Población, conmemorado el día 11 en todo el mundo, aunque con escasa difusión por los medios informativos, se hace un llamamiento general a los gobiernos miembros de la ONU, a que inviertan en las mujeres y en la salud sexual y reproductiva de la población.

En el mensaje lanzado por Ban Ki-moon, advirtió que “la crisis amenaza con hacer desaparecer los progresos tan difícilmente conseguidos en el mejoramiento de la salud y el alivio de la pobreza”.

Hay que tener muy en cuenta que la mayor parte de las muertes relacionadas con el embarazo y parto, afecta a mujeres pobres que habitan en países en desarrollo donde una 1 de cada 76 corre el riesgo de morir como hemos apuntado por causas relacionadas con la maternidad. En los países industrializados la tasa afecta a 1 de cada 8.000 mujeres.

Los gobiernos deberían de tener muy en cuenta los Objetivos del Milenio, en donde destaca la necesidad de reducir a 13 muertes por cada 100.000 nacidos en el año 2015.

Hemos de asegurar que todo embarazo sea deseado, que todo parto sea seguro y todas las niñas y mujeres sean tratadas dignamente. En ellas va el futuro de las nuevas generaciones.



HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

No hay comentarios: