jueves, 2 de julio de 2009

¿Estamos en el siglo XXI?

Son momentos de desolación, de rabia contenida, de incertidumbre, de protestas.

Honduras acaba de sufrir un golpe de estado, afortunadamente ninguna nación ha reconocido al gobierno golpista. No obstante hay voces que parece no quieren o no pueden hablar con demasiada claridad, y se muestran remisos a condenar claramente el atropello sufrido por el pueblo hondureño.

Se han cortado las libertades democráticas de un pueblo, se han cerrado emisoras, y las informaciones de las rotativas de los medios de comunicación no fluyen con la rapidez y sobre todo con la objetividad deseadas. Los medios alternativos, son los que están sacando la información al mundo.

Honduras puede servir de ejemplo de la situación que actualmente está sufriendo una parte de nuestro planeta, pero hay muchas Honduras, hay muchas Guatemalas, hay muchas RD del Congo, hay muchas Nigerias,etc.

¿Realmente estamos en el siglo XXI?

Hace años a punto de cerrar el siglo XX, todo el mundo deseaba entrar en el siglo venidero pensando que sería el siglo de paz, concordia, eliminación de esclavitud, eliminación del hambre, el siglo de la democracia mundial, el siglo del entendimiento entre todas las naciones. Se esperaba un siglo lleno de alegrías, un siglo lleno de buenas venturas para la humanidad.

Sin embargo nos resistimos a que haya paz, os resistimos a que haya concordia, nos resistimos a eliminar la pobreza, nos resistimos a paliar el hambre. Nos las ingeniamos para que de un modo u otro no se puedan tan siquiera alcanzar los Objetivos del Milenio.

Sin embargo “Si el mundo puede movilizar mas de 18 billones de dólares para mantener al sector financiero a flote, debería encontrar más de 18.000 millones de dólares para mantener sus compromisos con África”, ha advertido estos días Ban Ki-moon, secretario General de la ONU. Pero parece ser que hay “algo” que impide encontrar esas ayudas, digamos menores.

Para esas necesidades que casualmente concuerdan con las necesidades de los más desprotegidos, no se terminan de encontrar las ayudas necesarias, ya sea en Europa, América o Asia, da lo mismo.

Para los famosos rescates financieros, se han hecho reuniones (G-8, G-20) al más alto nivel mundial para tratar de paliar la crisis global en que nos han sumergido, y no precisamente los países necesitados.

Para tratar de hacer un frente común frente a la crisis global, algo que atañe a casi toda la Humanidad, se ha celebrado la Asamblea de las Naciones Unidas, con participación nula o casi nula de los del G-7; G-8, los cuales parece no tienen excesivo interés en otra cosa que no sea salir de la crisis económica, salir sobre todo ellos mismos, de la crisis.

Ha terminado la Conferencia sobre la crisis económica global. Habían grandes esperanzas sobre todo por los países mas pobres. Los países ricos en lugar de apoyar, se han esfumado del escenario como si con ellos no fuera la cosa, de tal modo que de un modo u otro esta Conferencia ha sido en cierto modo abortada por los países dirigentes.

¿Ha servido de algo?, ¿Cómo ha terminado? Con una declaración no vinculante que no va a las causas de la crisis. Un documento ambiguo, apoyado con recelo por los países más ricos y con cierta decepción por parte de los países más pobres. Al menos ha servido para que países con los que nunca se cuenta, hayan hecho oír sus voces. No obstante los todopoderosos medios de comunicación oficiales, casi no han dado nota de lo acaecido.

¿Es esto lo que nos depara el siglo XXI? ¿No podemos hacer nada más? ¿No hay alternativas posibles? ¿No hay esperanza?

Creo que sí, si que deben haber alternativas, si que deben haber soluciones, si que deben haber modos de sacar este mundo adelante, una de ella sería HUMANIZAR LA HUMANIDAD.

Miguel D'Escoto lo dice de otro modo" La verdad más importante en este mundo es reconocer que todos somos hermanos y hermanas, pero reconocer también las consecuencias que se derivan de esta verdad y cumplirlas. Si queremos paz, dejemos de hacer la guerra contra los pobres, esa es la paz fudamental que nos falta, porque hay una guerra sin cuartel de los ricos contra los pobres de este mundo".

No hay comentarios: