viernes, 9 de octubre de 2009

¿Como es posible que nos esté pasando todo esto?


Hay más de mil millones de personas en nuestra Tierra consideradas como pobres.

La crisis actual tan globalizada, hace que esta cifra sigua creciendo y creciendo, no viéndose a corto plazo el fin, más bien al contrario; las políticas gubernamentales van haciendo, (aunque existan algunos gobiernos que luchan contra las políticas económicas actuales que pretenden ser doctrina), van facilitando el camino para que esta situación siga empeorando, sobre todo para los de siempre, para los pobres.

El Banco Mundial reconoce que realmente y en la actualidad la gran brecha entre ricos y pobres, se ha duplicado en los últimos 40 años, y sigue creciendo.

La Organización Internacional del Trabajo, opina que esta crisis puede dejar en el paro a 50 millones de personas, esto lógicamente aumentaría esa espiral de pobreza que nos atenaza.

No puede ser que las 10 fortunas más importantes del mundo son superiores a la suma de las rentas nacionales de los 55 países más pobres. No puede ser que el 10 por ciento más rico posee el 48 por ciento de los ingresos, mientras solamente el 1’6 de esta riqueza esté en poder de los más pobres.

La balanza de nuestra Tierra está terriblemente desequilibrada.

En este momento y como consecuencia de las grandes directrices impuestas para salir de esta crisis tan globalizada, los gobiernos se están hipotecando, se está hipotecando a sus gentes, con el convencimiento de que de nuevo vendrán las vacas gordas. Lo cierto es que en este momento la deuda publica mundial es brutal y como se ve en esta página el aumento es sin cesar. (Situa el cursor en el año que desees y verás).

De este modo ¿Vamos a salir del pozo a donde nos han llevado?

¿Qué va a pasar con la especie humana? ¿Ha comenzado su extinción? ¿Nos hemos metido en un camino que ya no tiene retorno? ¿Es posible que a nivel global se pueda recuperar la cordura de este mundo?

Según la ONU, con menos del 1% de los fondos económicos que han utilizado los gobiernos capitalistas centrales para salvar el sistema financiero global (bancos y empresas que han desatado la actual crisis), se podría resolver el sufrimiento de miles de millones de personas. ¿Por qué no se hace? ¿Los grandes directores de nuestro planeta no saben a donde nos llevan?

Estamos ante unos grandísimos dilemas, y me ha horrorizado leer que Jonathan Porrit, un consejero del príncipe Carlos y del primer ministro Gordon Brown indica, aunque sea en plan solamente teórico que para reducir otra de las alarmas que han saltado, la del calentamiento global, habría que reducir la población mundial a la mitad, añadiendo que esta es la menos costosa de las soluciones para detener el calentamiento global.

Realmente parece que este mundo se haya vuelto loco si es que no lo está, parece un ensayo frustrado de Alguien que creó esta Tierra que debería ser para uso y disfrute de sus habitantes.

Como dice el teólogo José Mª Castillo “¿Cómo es posible que esté pasando todo esto y encima estemos deseando que se acabe pronto la crisis para volver a estar como estábamos antes, o sea a intensificar de nuevo el consumismo insostenible que ha provocado tanta ruina, tanta muerte y tanta miseria? ¿Estamos dispuestos a seguir tan tranquilos, asistiendo a este espantoso genocidio, colaborando (al menos con el silencio) en la masacre?”.

Según José Mª Castillo, “el problema que se agudiza por días, está en que, manipulados como estamos por tanta tecnología, ya no nos queda sino una sola convicción: lo que importa es ganar mucho, vivir bien y trabajar poco. Me da miedo pensar que este camino ya no tiene retorno”.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD, todavía estamos a tiempo.




No hay comentarios: