jueves, 8 de octubre de 2009

Gracias por lo que nos has dado "NEGRA", hasta siempre.

"Hermano dame tu mano/vamos juntos a buscar/una cosa pequeñita/que se llama libertad".



Cuando comencé a escuchar las canciones de Mercedes Sosa, La Negra, todavía estaban prohibidas, pero de vez en cuando y con el tocadiscos puesto muy bajito, me entusiasmaba oyendo esa voz tan distinta a lo que había escuchado hasta aquel entonces. Eran unas letras llenas de pasión, llenas de amor hacia el pueblo, unas letras que eran interpretadas de un modo diferente a lo oído hasta ese momento, eran en definitiva un grito de amor a la vida, un grito de resistencia a los poderes establecidos mediante la fuerza, un grito y deseo de libertad.



En los 70, y en parte de los 80, era un icono de la canción protesta en todo el mundo, no solo en Hispanoamerica, sino también en España, donde era muy querida por todos , salvo por los grises.



Eran otros tiempos, eran los tiempos en los que se buscaba, se ansiaba la libertad, eran los tiempos de verdaderos iconos de la canción como, Mercedes Sosa, Victor Jara, Serrat, Raimon, Violeta Parra, Quilapayun, Inti Illimani, Daniel Viglieti, y de tantos y tantos otros que abanderaban la lucha por la vida, la lucha por la igualdad, la lucha por la solidaridad, la lucha por la libertad.



Mercedes Sosa, La Negra, la voz de la tierra, la voz del pueblo, su garganta lanzando melodías con poemas que eran las palabras calladas que millones de hombres y mujeres sobre todo de Latinoamerica no podían pronunciar.



No componía, ni escribía sus canciones, pero no hacía falta, era interprete transgresora de los poderes establecidos, cantaba el sentimiento de los pueblos oprimidos ávidos de libertad.



La Negra siempre estará con nosotros, su música transciende generaciones, su música HUMANIZA LA HUMANIDAD.


No hay comentarios: