viernes, 27 de noviembre de 2009

África sigue crucificada. La mayor guerra de todos los tiempos continúa.

Africa, la olvidada; Africa, la sufrida; Africa, el patio trasero de este planeta. Africa, donde la alegria y sonrisa de los niños es la mas esperanzadora. Africa, el calabozo del mundo. Holocausto continental. Africa crucificada. El mayor pecado y desafío de la Humanidad, son palabras de Pedro Casaldaliga.

Ante lo que está ocurriendo en la región del este de la RD de Congo con la infiltración de tropas ruandesas y la actitud pasiva y negativa de las fuerzas de la ONU, donde se están realizando matanzas selectivas en Bukavu y sus alrededores de donde la población huye aterrorizada, la Federación de Comités de Solidaridad con África Negra lanza un llamamiento a todas las personas de buena voluntad, para que lo déis a conocer.


Vía: Siscal

La mayor guerra de la historia todavía se está librando en la región de los Grandes Lagos, que abarca varios países de África Central. ¿Es posible en esta era de las comunicaciones ocultar millones de víctimas? El International Rescue Committee ha contabilizado más de 5,4 millones de personas fallecidas, la mayor parte de ellas a partir de la invasión de Congo por las fuerzas de Ruanda, Uganda y Burundi.

La mayoría de las víctimas no proceden de enfrentamientos entre ejércitos regulares, sino de masacres sistemáticas y planificadas para eliminar a grandes grupos de población, o del hambre y las enfermedades derivados de las huidas masivas de refugiados aterrorizados. No ha habido una tragedia similar desde la II Guerra Mundial. Es inaudito el silencio en torno a este conflicto. Como también es inaudito el diferente tratamiento que durante todos estos años han recibido los responsables de los crímenes. Mientras los responsables de algunas matanzas ocurridas en 1994 contra ruandeses tutsis son juzgados y sentenciados en tribunales especiales, otros actores de esta tragedia, como el líder del Ejército Patriótico Ruandés (FPR) y actual Presidente de Ruanda, Paul Kagame, reciben la protección y el apoyo de grandes potencias y empresas multinacionales, y se les presenta como gobernantes modélicos y democráticos.

Un ejemplo de esta paradoja se produce en 1998, cuando Ruanda, Uganda y Burundi inician la invasión de Congo. Los informes de Naciones Unidas revelan ataques especialmente crueles con la población civil: en algunas regiones, el 75% de los niños menores de 2 años había muerto; el 33% de la población congoleña tenía necesidad perentoria de alimentos. El objetivo de esta guerra era saquear los inmensos recursos mineros del Congo (oro, diamantes, coltán, casiterita, cobre, cobalto...). Y a pesar de reconocer la responsabilidad de Ruanda y Uganda, la ONU dejó pasar ocho meses y permitió que el grupo armado extremista tutsi siguiera masacrando a la población civil congoleña, y a los refugiados ruandeses, a un ritmo de cien mil personas al día. “Estas muertes son el resultado directo de la ocupación por Ruanda y Uganda”, decían los informes de la ONU, que paradójicamente no ha movido un dedo, ni entonces ni ahora, para que los responsables de estos países sean juzgados por tribunales independientes.

Entre los millones de personas asesinadas había 9 españoles, cooperantes y misioneros que probablemente cayeron por ser testigos incómodos de las masacres. En 2005 el Forum Internacional para la Verdad y la Justicia en el África de los Grandes Lagos, presidido por Juan Carrero Saralegui, interpuso en la Audiencia Nacional española una querella criminal para aclarar todas estas muertes. Entre las organizaciones que constituyen este Forum está la Fundación S'Olivar, presidida también por Juan Carrero.

Tras tres años de investigaciones, el Juez de la Audiencia Nacional, D. Fernando Andreu Merelles, emite órdenes de arresto internacionales contra 40 altos mandos del FPR. Algunos miembros de la cúpula de poder en Ruanda empiezan a encontrar dificultades cuando viajan a otros países. Paul Kagame disfruta de inmunidad como presidente.

Diferentes personas -especialmente ruandeses del exilio-, empiezan a sufrir persecución, amenazas o torturas a causa de este proceso judicial. Ahora la propia ONU arremete contra la Fundación S'Olivar: un Grupo de Expertos de Naciones Unidas ha exigido a algunos de los financiadores de la organización que presenten toda la documentación sobre las subvenciones que han concedido en los últimos años, para investigar el presunto apoyo de ésta a un grupo armado. Pero las cuentas de la Fundación, que maneja apenas 50.000 euros al año, dedicados de forma casi exclusiva a financiar las acciones legales derivadas de la querella, y a organizar acciones de diálogo entre ruandeses, son claras y transparentes.

Parece también transparente que se trata de una acción encaminada a desprestigiar a la organización y ahogarla económicamente. Para cuando la ONU termine sus investigaciones y se descubra que eran infundadas las acusaciones, el mal ya puede estar hecho.

La Misión de paz desplegada por Naciones Unidas en el Congo es severamente cuestionada en estos días por organizaciones internacionales como Pax Christi, War Child y Oxfam. Pero en lugar de poner orden en casa, Naciones Unidas decide ponerse de parte de los asesinos, atacar a las organizaciones que trabajan por la justicia y la reconciliación. Naciones Unidas elige no defender a las víctimas.

¿Por qué un organismo internacional tan importante como Naciones Unidas se permite atacar a una pequeña organización mallorquina? ¿Quizá porque esta fundación, con sus acciones legales en busca de la verdad, pone en cuestión las verdades oficiales? ¿Quizá porque al preocuparse por las vidas de millones de personas insignificantes pone en evidencia los intereses de las multinacionales que explotan, de forma manifiestamente ilegal, las riquezas naturales del Congo? Aunque sean pocos, aunque tengan pocos medios, Juan Carrero y los miembros de S’Olivar saben que tienen consigo la fuerza de la verdad. Una verdad que abre rendijas en las versiones oficiales y que molesta a los poderosos. Quizá gracias a esta pequeña organización algún día veamos en el banquillo a los responsables, y a los beneficiarios de la peor guerra de la historia.

Federación de Comités de Solidaridad con África Negra
http://www.umoya.org

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

lunes, 23 de noviembre de 2009

Ni podemos, ni debemos callarnos.

Tal y como comenté hace unos días y esperaba, la cumbre de la FAO considero que ha sido todo un fracaso.

¿A quien le importa que hallan mas de mil millones de seres humanos hambrientos?.

¿A quien le importa que cada seis segundos muera un niño?

¿A quien le importa?. Si, ¿a quien le importa?

Considero una infamia, considero una vergüenza que los gobiernos que nos dicen por donde debemos de ir, hayan hecho casi de la noche a la mañana unos desembolsos astronómicos para salvar la situación económica de las entidades financieras y de las grandes empresas, que unos cuantos desalmados, que unos cuantos sinvergüenzas, que unos pocos con su comportamiento irresponsable han ocasionado. Solo les ha importado la especulación para sus cuentas de resultados. Pero los pobres no tiene valor, son un desecho de la sociedad. No producen y gastan.

Considero que es de un cinismo bestial, el decir que si a los Objetivos del Milenio, comprometiendose a conseguir unos logros que harían desaparecer el HAMBRE en unos años, y ahora cruzarse de brazos e ir dando largas sin ningún compromiso.

Considero que es de una hipocresía bestial el celebrar con grandes fastos las reuniones del G - 8, del G - 20, de la ONU, del B. Mundial, del FMI. ¿No será que estos organismos mundiales tan solo solo buscan el poder?

Considero que no se puede, ni debe admitir que los que han provocado esta situación que estamos viviendo, gocen de un reconocimiento mundial mientras miles y miles, y miles de seres humanos con nombre, se siguen muriendo de hambre.

Los gobiernos en principio, deben trabajar para el pueblo, y somos nosotros en los países que denominamos democráticos, los que mantenemos a los gobernantes, somos nosotros los que los elegimos. Pero ¿a nosotros también nos da lo mismo que sigan muriendo de hambre miles y miles de personas?. Yo me rebelo, no estoy de acuerdo, ni comparto ni quiero gobiernos que hagan oídos sordos a las suplicas de tanta miseria. No quiero gobiernos que se crucen de brazos ante el terrorífico panorama que presenta la humanidad. No quiero gobiernos que aumentan los gastos de defensa con mil escusas pero que con mil escusas no ayudan ni cumplen lo dicho ante el mundo entero, acerca de la ayuda para paliar el hambre que asola este planeta.

No quiero gobiernos que no han tenido dificultad alguna en poner encima de la mesa los millones de dólares que hagan falta para salvaguardar los intereses de unos pocos, y no estén dispuestos a poner tan solo el 1% de esa cantidad, que es lo que reclama la FAO, para de modo efectivo evitar el evitable sufrimiento de tantos y tantos millones de personas.

¿Cuando vamos a decir BASTA? ¿Hasta cuando vamos a seguir consintiendo que todo esto siga igual, como si nada ocurra a nuestro alrededor?


Se puede, se puede, si, se puede decir BASTA y comenzar a exigir a los gobiernos que cumplan los compromisos suscritos.


Se puede si se quiere, atajar de una vez por todas el HAMBRE.

"No podemos seguir ni personal ni institucionalmente en silencio; no podemos seguir siendo súbditos callados", como decía Federico Mayor Zaragoza. "Tenemos que pedir democracias reales, basadas en la justicia social y no en las leyes del mercado".


Si se quiere, se puede. Si queremos, podemos.

¡BASTA YA!

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

jueves, 19 de noviembre de 2009

Siguen muriendo de hambre

Ha terminado la cumbre de Roma. Resultado nulo.

No existe voluntad de los gobiernos para que desaparezca esta lacra que afecta a millones de seres humanos.

¿Son acaso solamente números para las estadísticas?.

Lo que si está meridianamente claro, es que es más importante la economía de un país, que la muerte de seres humanos indefensos, y lo peor es que no hay visos de que este azote desaparezca.

Se han dado largas, no han habido compromisos serios, no ha habido voluntad, parece que no interesa afrontar de un modo directo el problema del hambre.

Y mientras tanto, siguen muriendo, mientras tanto siguen muriendo.



Esta es la suplica de Jacques Diouf (Director General de la FAO).

¿Hasta cuando?


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD



viernes, 13 de noviembre de 2009

No a la venta

Hace unos días se estrenaba el documental NO A LA VENTA.

Un documental del Observatorio de Responsabilidad Social en coproducción con la UNED.

La pirámide empresarial nos dice que: Monsanto controla el 90% de las semillas transgénicas, Microsoft tiene una cuota de mercado del 88’26% del mercado mundial de software informático. Cada día 150 millones de personas compran un producto Unileveren el mundo, MC Donald sirve 58’1 millones de comidas diarias en nuestro planeta.

¿Estamos de acuerdo con esto?, ¿Queremos seguir en este sistema?

¿Sabemos a donde nos lleva este modo de hacer?

El documental que os recomiendo, tiene una duración de 66 minutos, pero vale la pena verlo


HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

Cumbre Alimentaria. ¿Va a servir para algo?

A partir del próximo lunes 16.11.09, se va a celebrar en Roma la Cumbre Mundial de Seguridad Alimentaria.

¡Cuantos lideres mundiales van a estar presentes! ¡Que gran oportunidad para conseguir la disminución del HAMBRE en el mundo! ¡Que gran oportunidad para hablar menos, y para hacer más!

¡Qué no se pierda esta oportunidad! Son más de mil millones de seres humanos los que siguen padeciendo problemas de nutrición. ¿No son bastantes? ¿A que están esperando los gobiernos para hacer algo positivo a favor de los más desfavorecidos?

Nos podrán decir que los países ricos están determinados a aumentar la producción de alimentos promocionando los fertilizantes químicos y las nuevas tecnologías especialmente en África. Este planteamiento no es sostenible, a corto plazo puede ayudar al pequeño campesino (de momento), pero no es la respuesta a los problemas estructurales existentes. Qué queremos, ¿más alimentos transgénicos y más semillas transgénicas?

¿Queremos caer más en las garras de Monsanto, y compañía?

Los países ricos están fracasando estrepitosamente, digan lo que digan, no tienen interés. Ya se palpó con las reuniones del G-.8 en Italia el verano pasado, cuando se comprometieron a dar 20.000 millones de dólares para la agricultura en los próximos tres años.

La ONU afirma que al menos son necesarios entre 25 y 40 mil millones de dólares al año en dinero público solo para mantener el avance para alcanzar el primer OBJETIVO DEL MILENIO “Reducir el hambre a la mitad en el año 2.015”.

No nos olvidemos, unos 200 millones de menores de cinco años están sufriendo retrasos en su crecimiento como resultado de la desnutrición crónica a que están sometidos.

UNICEF, nos recuerda que la desnutrición es responsable de más de un tercio de las muertes de menores de cinco años. Recordemos también que más de la tercera parte de los niños que mueren de pulmonía, diarrea y otras enfermedades curables podrían sobrevivir si no estuvieran desnutridos.
Vivimos en una crisis de humanidad, que es más importante que la crisis económica. Para esta última, ¿cuántos millones de dolares se han puesto encima de la mesa? Seguro que no han sido 20.000 millones.
Para la crisis económica de los países ricos, todo. Para la crisis de mas de mil millones de seres humanos, casi nada. ¿Interesa más el dinero que los seres humanos?

Esperemos que la Cumbre no sea un nuevo fracaso. La vida de millones de seres humanos depende de los acuerdos que se tomen.
HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

viernes, 6 de noviembre de 2009

Disculpe el señor

Estamos leyendo que el hambre sigue azotando de un modo feroz a países que hace unos años estaban a salvo de este padecimiento.

Leemos que en Guatemala, en Argentina, Nicaragua, El Salvador, México, los graves problemas de desnutrición están afectando de un modo directo a la población de mayor riesgo, la infantil; causando muertes y enfermedades severas que no muy tarde dejarán grandes secuelas en esa población infantil.

Hay muchos intereses creados, son los intereses que controlan la economía de las naciones, intereses que privilegian el capital financiero sobre la vida del pueblo y que ocultan el dinero que ganaron a costa de la tala de los bosques; a costa de la destrucción de la biodiversidad; a costa de la implantación de los monocultivos; en fin, a costa de los otros, de los otros con menos poder; a costa de los otros, de los otros más desprotegidos; a costa de los otros, de los otros más humildes. A costa de los más pobres.

Y mientras tanto los gobiernos, así como la gran mayoría de la sociedad mirando para otra parte y teniendo siempre muy presente que primero es el dinero, y lo último los pobres. Y mientras tanto las naciones del primer mundo prometen un tratado internacional sobre el comercio de armas. Y mientras tanto discutiendo están los poderosos de si sirve el G-8 o el G-20. Y mientras tanto barajando los poderosos de este planeta si conviene seguir con el BM, con el FMI. Y mientras tanto seguiremos sufriendo la doble personalidad de esa Iglesia que, como esa caja de Ahorros española presidida por un sacerdote. Y mientras tanto seguiremos con la polémica de si un jugador de fútbol debe pagar más o menos al erario público. Y mientras tanto seguiremos informándonos de lo que nos informan los medios de comunicación, sin profundizar más. Y mientras tanto seguiremos asistiendo a los dimes y diretes de la política tanto nacional como internacional.

Y mientras tanto millones y millones de pobres necesitan urgentemente la llave de la despensa, como escuchamos en la preciosa canción de nuestro Joan Manuel Serrat.

Transcribo la letra de la misma porque tiene una letra que hay que oírla, hay que entenderla y hay que sufrirla como esos pobres que vienen a millones y que tratándose de una urgencia piden ir a la despensa del señor.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

Disculpe el señor
si le interrumpo, pero en el recibidor
hay un par de pobres que
preguntan insistentemente por usted.
No piden limosna, no....
Ni venden alfombras de lana
tampoco elefantes de ébano
Son pobres que no tienen nada de nada
No entendí muy bien...
Sin nada que vender o nada que perder,
pero por lo que parece
tiene usted alguna cosa que les pertenece.
¿Quiere que les diga que el señor salió?
¿Que vuelvan mañana en horas de visita?
O mejor les digo como el señor dice:
Santa Rita, Rita, Rita,
lo que se da, no se quita...
Disculpe el señor,
se nos llenó de pobres el recibidor
Y no paran de llegar
desde la retaguardia, por tierra y por mar
Y como el señor dice que salió
y tratándose de una urgencia,
me han pedido que les indique yo
por donde se va a la despensa,
y que Dios se lo pagará.
Me da las llaves o los echo?... Usted verá
que mientras estamos hablando
Llegan más y más pobres y siguen llegando
¿Quiere usted que llame a un guardia y que revise
si tienen en regla sus papeles de pobre?
O mejor les digo como el señor dice:
Bien me quieres, bien te quiero,
no me toques el dinero.
Disculpe el señor
pero este asunto va de mal en peor
vienen a millones y
curiosamente, viene todos hacia aquí.
Traté de contenerlos pero ya ve,
han dado con su paradero
estos son los pobres de los que le hablé
Le dejo con los caballeros
y entiendase usted
Y si no manda otra cosa me retiraré
y si me necesita llame
Que Dios le inspire o que Dios le ampare
que estos no se han enterado
que Carlos Marx está muerto y enterrado.