sábado, 29 de diciembre de 2012

Primero sea el pan,luego la libertad.

Hoy como todos los días, he visto un rato la televisión, esa caja tonta, a la que le dedicamos mucho mas tiempo del necesario.

Últimamente, vamos viendo en ella, una de las muchas realidades angustiosas de nuestro país, esa España, que hace pocos años lucía esplendorosa, llena de alegría y vida, sin acertar a ver lo que venía detrás.

El lema o encabezamiento de este blog, "Primero sea el pan, luego la libertad. La libertad con hambre, es una flor encima de un cadáver", lo escogí de un escrito de D.Pedro Casaldáliga. Jamás pensé que este encabezamiento que he utilizado durante estos años, lo utilizaría para hablar de nuestro país.

En España, se han roto todas las previsiones, se han roto todas las estadísticas, se han roto millones de sueños, y se pasa hambre. Si, aunque al gobierno no le guste que se diga. En España se pasa hambre.

Casi toda la solidaridad de que hacía gala nuestra sociedad y que revertía hacia el exterior, hacia países en crisis, hacia países del Tercer Mundo. Pues bien, todo aquello es historia. La Cruz Roja, Cáritas, los bancos de alimentos y multitud de ONG, infinidad de asociaciones y pequeños colectivos, están tratando de plantar cara a esta crisis, están haciendo lo que vuelvo a decir, parecía impensable en nuestro país, "ESTÁN DANDO DE COMER A BUENA PARTE DE NUESTRA SOCIEDAD". Gracias a ellas, miles y miles de personas con nombre y apellido se pueden llevar un bocado de comida a la boca. Gracias a ellas miles de niños hacen una buena comida al menos al día. Gracias a ellas y a la enorme solidaridad, se están paliando alguno de los muchos horrores que hoy en día ya nos son cotidianos.

La época de las vacas gordas ha pasado; la época del despilfarro ha muerto; la época del gasto por gastar ha desaparecido. Nos toca ahora el hermanarnos con la complicidad de toda esa BUENA GENTE, sin la que toda la solidaridad que se está viendo actualmente, no existiría. Se sigue cumpliendo y no falla nunca, que siempre da el que menos tiene. 

Esta crisis asesina de felicidades, asesina de bienestares, asesina de alegrías, está dejando un reguero inmenso de frustraciones, de tristezas, de penurias, un reguero que se tardarán muchos años en poder tapar. Realmente, creo que no se marcha por el camino adecuado, de momento y a la vista está, de todo lo que se había prometido, nada de nada; de momento, quien está ganando la partida es otra vez el capital, ese maldito dinero que todo lo pudre, que todo lo corrompe.

¿Que hubiera pasado si todo lo invertido en el  intento de salvar la banca, se hubiese empleado en salvar a los seres humanos?. Es verdad que no ha habido suficiente control del gasto, pero no se están exigiendo responsabilidades. Es verdad que se ha gastado por encima de las posibilidades existentes, pero se hacía lo que el gobierno indicaba y de muchos modos incitaba. 

No quiero que este pequeño blog, se transforme en un blog perseguidor de corruptelas, lo que si me gustaría es que al menos sirviesen de algo mis escritos, aunque tan solo sea para denunciar públicamente, la situación a donde nos ha llevado el sistema que impera, y al que no se le quiere arrinconar, sino todo lo contrario.

Sigo pensando lo mismo: "Primero sea el pan, luego la libertad. La libertad con hambre, es una flor encima de un cadáver". 

Humanicemos la humanidad.

lunes, 10 de diciembre de 2012

¿Donde están los Derechos Humanos?

Todos hemos oído hablar de los Derechos Humanos, aquellos que fueron promulgados por la Asamblea General de las Naciones Unidas después de la Segunda Guerra Mundial.

La idea fue estupenda, la puesta en práctica muy esperada por todas o casi todas las naciones. Pero los resultados no están siendo los apetecibles ni los deseados.

De acuerdo, hay muchos problemas que resolver en estos momentos, hay muchas guerras que callar, y muchas bocas que alimentar.

Pero todos son peros, todo son excusas para ir dilatando y malponiendo en práctica esos Derechos Fundamentales de la Humanidad, que hoy en día son tan necesarios. Unos derechos que considero no habrían hecho falta ni tan siquiera escribirlos porque se deben sobreentender, pero los humanos, muchas veces no parecemos ni nos comportamos como humanos.

Pero, otra vez el pero. Somos tan egoístas, nos creemos el ombligo del mundo, no respetamos ni tan siquiera a nuestros vecinos, no nos preocupamos de ellos y ¿nos vamos a preocupar de lo que pasa a otra gente que pueden estar a miles de kilómetros?.

Resido y he vivido toda mi vida, voy hacia los 60, en España. Jamás la situación de los Derechos Humanos ha sido tan necesaria como creo que lo es en estos momentos. Aquí, estamos viviendo una situación que día a día la voy encontrando mas insostenible. En Sudamerica por lo que me cuentan, la situación ha ido cambiando respecto a la época de las dictaduras de los 70 y 80, pero se encuentran al igual que nosotros  , todavía muy lejos de la consecución de los Derechos Humanos. 

Pero no nos vayamos tan lejos, nosotros en España, nos vamos alejando cada día un poco mas del objetivo y cumplimiento de esos Derechos Humanos, que fueron instaurados para tratar de conseguir la concordia y armonía entre los habitantes de este maltrecho planeta.

Tan solo deberíamos dedicar unos minutos para volver a leer esos Derechos Humanos, para entender y ver el modo en que cada uno de nosotros puede hacer para ponerlos en práctica.

El hambre, la justicia, son entre otros algunos de los gravísimos problemas que atañen en estos momentos, a nuestra sociedad. en estos momentos hay miles y miles de seres humanos a los que se les están violando esos Derechos Humanos. 

Es hora de actuar, no nos dejemos intimidar por la fuerza, si queremos, podemos. Actúa. Puedes.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

domingo, 2 de diciembre de 2012

El horror de la desesperanza

Hace varios meses que he dejado de publicar artículos en mi bitácora, motivos he tenido; pensaba que iba a dejar de publicar, me he resistido a hacerlo pero, no puedo callarme, no puedo cruzarme de brazos y esperar a que escampe, me hierve la sangre, y desde aquí necesito expresar mis sentimientos.

Realmente tengo miedo de la situación actual, tengo miedo de ver adonde nos ha llevado el brutal neoliberalismo, tengo miedo de ver que la brecha se sigue abriendo de un modo escandaloso, tengo miedo porque se está cumpliendo aquello que compartía con D. Pedro Casaldaliga: "El neoliberalismo mata".

Es cierto, lo estamos viendo en España; algo impensable hace tan solo unos años atrás, pero está ocurriendo. La maldita crisis que muchos achacan a gobiernos anteriores, y que yo achaco al estado de la sociedad mundial.

Hemos llegado a un estado de difícil solución, y parece ser que los gobiernos, nuestros dirigentes no lo ven, o no lo quieren ver. No ven la gravísima situación en la que nos están dejando, y no solo bajo el prisma económico, nos han dejado en la ruina mas absoluta de ilusión, en la ruina mas absoluta de miras para un futuro, nos están quitando el futuro. A muchos ya se lo han quitado. Tan siquiera podemos pensar en ¿que sociedad les dejamos a los que vienen detrás de nosotros?.

Es indescriptible, es muy doloroso ver en que situación nos encontramos. Protestas, protestas y protestas, todos estamos descontentos por una situación que nos está siendo impuesta a la fuerza, que no queremos, que odiamos, una situación de dolor, de daño, de humillación, de falta de dignidad. Protestamos, pero no encontramos respuestas ni efectivas ni validas a nuestras demandas.

Estamos llegando a una situación insostenible de paro, de pobreza, de falta de sensibilidad hacia los problemas ajenos que nos deja atados de pies y manos, visto de lo que sirvan o han servido las grandes manifestaciones realizadas en contra de unas medidas que han masacrado el  bienestar de una gran mayoría de nosotros. 

No digo que no hay que hacer recortes, digo que se debería haber contenido el gasto en tantas cosas tan inútiles que se han hecho, que  no valen para nada salvo para inflar los bolsillos de unos pocos y como siempre a costa de lo que pagamos todos. Y eso solamente para ponerse el título de, yo puedo o tengo más que tú. Para realizar este saneamiento hay otros modos de hacerlo, y no tenemos obligación de hacerlo como unos cuantos quieren, para salvar su ego. No es de recibo que la "elite" disponga de nuestras vidas, no es de recibo que la "elite" diga el modo de sociedad y el modo de vivir que hemos de tener.

También digo que se debería haber frenado la terrible especulación habida que ha dado pié al derrumbe de nuestra economía, una economía capitalista al cien por cien y basada principalmente en el ladrillo, y sostenida por gobiernos y una banca que no han querido ponerle freno. Ahora estamos pagando todos los pecados de avaricia de unos pocos.

Pero los gobernantes, insensibles, no se percatan o no se quieren percatar de ello, y siguen en su férreo cumplimiento de unas ordenes impuestas por los grandes dirigentes del sistema, aquella "elite" que no vemos pero que dirigen el tinglado de nuestra existencia.

Repito, no digo que antes de este gobierno, las cosas se hacían bien del todo; digo que este gobierno; que no nos representa y ha perdido legitimidad; podría y debería hacer mejor las cosas.

No porque se tenga mayoría absoluta, se tiene un cheque en blanco. No porque se tenga una mayoría absoluta hay que pasar por encima de los cadáveres que están ocasionado, para conseguir los propósitos encomendados por la "elite" que todo lo quiere y todo lo puede, y que según ellos están por encima del bien y del mal, están por encima de todos nosotros, pero sin embargo, son los que ordenan y confeccionan el funcionamiento de la sociedad mundial.

Es indigna la situación de los desahucios, es indigno ver lo que está haciendo la banca, esos buitres carroñeros que tan solo alimentan el afán desmedido de riqueza de unos pocos. Y sigo diciendo no es que no crea que la banca como cualquier empresa no necesiten ganar dinero. No, esa es su función principal  y obligación, pero siempre midiendo a costa de qué y de quienes. No debe me sirve el "aquí todo vale" o el "si tu tienes uno yo tengo dos", o el "si tu puedes tenerlo yo también tengo derecho", o el tanta veces repetido " tanto tienes, tanto vales". Todo esto no me sirve. 

Busco, espero deseo, necesito una sociedad justa, una sociedad de convivencia de todos con todos, no de unas elites, enrocadas en su bola de cristal y  bien separadas por murallas del resto de nosotros. Esas elites no me valen, no las quiero. Tampoco acepto ni quiero el dinero mal ganado, no, no y no. Jamás puede tener justificación la ganancia de unos debida a la pérdida de otros. 

Hemos llegado al horror, hemos llegado a la desesperanza de una gran parte de nosotros, hemos llegado a las cloacas, hasta aquí nos han traido y, ¿es eso lo que queremos?. Nos están desmontando la sanidad, la educación, el futuro, nos están desmontando la vida, y es inaceptable. Hay que darle la vuelta, no tenemos toda la culpa, no hemos sido nosotros los grandes causantes de lo que se nos ha venido encima, por lo tanto no debemos de ser nosotros los grandes perdedores de esta situación, y corramos con todos los ajustes. Mas bien hay que desenmascarar a los que nos han faltado al respeto, a los que nos han engañado, a los que nos han robado, a los que nos han despojado y siguen despojándonos de nuestros derechos y nuestra dignidad.Hay que desenmascararles.

Nos han fallado y  nos han mentido y nos siguen fallando y nos siguen mintiendo. ¡Hasta cuando! ¡Basta ya!

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

jueves, 17 de mayo de 2012

Eduardo Galeano, la sencilla palabra del alma

Allá por los primeros años dos mil, mi mujer puso en mis manos una trilogía que iba a cambiar mi vida por entero.

La Memoria del fuego, (Los nacimientos, Las caras y las mascaras, y El siglo del viento) han sido el primer libro de Eduardo Galeano que leí. Antes quizás por falta de interés o de tiempo, apenas leía otra cosa que no fuera acerca de nuestra guerra civil.

La Memoria del fuego me abrió los ojos a una realidad totalmente actual y un mundo que no conocía y comencé a descubrir.

La trilogía de La Memoria del fuego, fue devorada con verdadera pasión e interés, por una personalidad que apenas comprendía todo un mundo de interacciones existentes entre lo que leía y mi ser, mi profundo ser.

El desconcierto creado en mi interior, me atenazaba de una manera hiriente. Necesitaba conocer, necesitaba comprender, necesitaba estudiar y asimilar lo que ese profeta de la palabra me iba ofreciendo a través de sus escritos. Tan pronto terminé de leer La Memoria del Fuego, busqué, y busqué hasta conseguir Las venas abiertas de América Latina.

El cambio en mi interior fue brutal, algo comenzó a atarme a esa América Latina, simple, llana, sincera, humana, terrible, difícil y tan compleja como pueda ser la mente humana. Allí estaba, un libro chiquito pero enorme, un libro que me zarandeó hasta lo más recóndito de mi alma, dándome a conocer y entender aquello, que ya de pequeño, no llegaba a comprender: ¿Como era posible que aquellos españoles hubieran descubierto un Nuevo Mundo, si allí ya existía un Viejo Mundo, con sus culturas, con sus religiones y creencias?. ¿Como serían esos pueblos? ¿Como su modo de vida y cuales sus creencias? ¿Porqué en España se celebraban con tanta solemnidad los aniversarios del descubrimiento, si aquello ya estaba descubierto. ¿Como lo celebrarían al otro lado del Atlántico?

Las venas abiertas de América Latina, posiblemente su obra más conocida, imprescindible para los que amamos América Latina, y fundamental para todo aquel interesado en lo que mal llamamos Nuevo Mundo.

La gran sensibilidad, y gran conocimiento de Eduardo Galeano, han hecho, que como yo, miles y miles de personas nos interesemos además de por una prosa totalmente nueva y enteramente viva, nos interesemos por ese mundo tan complejo a veces, pero que él de modo magistral y con muy pocas palabras pero escogidas nos viene exponiendo en todos sus libros editados.

Latinoamérica, no es solo el Sur de Occidente, no es solo la hija de la patria, no, Latinoamérica es o debe ser la conciencia de nuestro amado Occidente, es la Patria Grande, es el grito de  los excluidos, el grito de los nadie, de los invisibles, de los sin voz.

Después vinieron El libro de los abrazos, Nosotros decimos no, Las palabras andantes, Patas arriba, Bocas del tiempo y Espejos, amén de cientos de artículos escritos por Eduardo y que he ido recopilando a lo largo de estos años.

Hoy, esta tarde, después de varios intentos fustrados de poder ver y escuchar en directo a Eduardo Galeano, lo he conseguido en el Colegio Mayor Cardenal Cisneros de Granada. Allí, Eduardo Galeano ha compartido con su tono inconfundible de voz, historias mínimas pero a su vez enormes historias humanas, con pocas palabras, las justas, las necesarias para contar una gran historia.

La obra y mundo de Galeano, no son ya solo acerca del desarrollo de unos países que durante siglos han estado bajo la opresión de los generales, sus historias no tienen fronteras, su mundo las ha traspasado, su mundo es la tierra, su personaje somos nosotros, es la humanidad.

Galeano nos hiere con su sinceridad de los hechos acontecidos, con su voz baja nos dice la realidad de este mundo que está loco, herido y sin saber a donde va.

Valga a modo de ejemplo la historia del día17 de Octubre de LOS HIJOS DE LOS DÍAS, (Su último libro publicado), se titula Guerras calladas.

Hoy es el Día contra la pobreza.

La pobreza no estalla como las bombas, ni suena como los tiros.
De los pobres, sabemos todo: en qué no trabajan, qué no comen, cuánto no pesan, cuánto no miden, qué no tienen, qué no piensan, qué no votan, en qué no creen.
Sólo nos falta saber por qué los pobres son pobres.
¿Será porque su desnudez nos viste y su hambre nos da de comer?.



jueves, 10 de mayo de 2012

Ya no quedan locos


Como decía el gran poeta León Felipe y cantaba Paco Ibañez:

Ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos,
ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos.
Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto.
Ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos,
ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
Todo el mundo está cuerdo,
terrible, horriblemente cuerdo
Ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos,
Ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
¿Cuándo se pierde el juicio?
Yo pregunto ¿cuándo se pierde, cuándo?
Si no es ahora,
que la justicia vale menos,
que el orín de los perros.
Ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos,
ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos.
Todo el mundo está cuerdo,
terrible, horriblemente cuerdo.
Ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos,
ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos.
Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto.
Ya no hay locos, ya no hay locos,
ya no hay locos, amigos, ya no hay locos,
ya no hay locos, ya no hay locos,
en España ya no hay locos.


Es verdad, ya no hay locos, ya no quedan, han desaparecido, los han eliminado, los han secuestrado.
No se ven, apenas oímos acerca de algo que alguno olvidó por esos mundos. De vez en cuando acertamos a escuchar algún rumor de lo que dijo aquel loco del que hace mucho tiempo no sabemos.
¡Que tristeza!
¡A donde nos han llevado! ¡A donde hemos llegado! A la cima del bienestar, a la cima del progreso, a la cima del consumismo, a la cima del poder. Nos dicen que hemos llegado a la gloria.
¡Que pena! ¡Cuanta mentira!
Ya no hay locos, con los que hablar, con los que jugar, con los que soñar, con los que aventurar, con los que reír, con los que pasear, con los que disfrutar, con los que añorar a los locos que desaparecieron.
Tan solo nos queda la cordura, gris, seria, malhumorada, solitaria y triste. Cordura sin esperanza.
Tan solo nos queda el malvivir diario, el apretarnos el cinturón, para llegar a fin de mes.
Tan solo nos queda el conformarnos con lo que tenemos. Pero no nos dejan, o no queremos, es más fácil ir aborregado que ir contracorriente.
Nos han convencido de que es así el guión que hemos de seguir y lo seguimos.
 Pero ¿Donde están los locos?


¿Cuándo es cuando se cambian las funciones del alma y los resortes del cuerpo
y en vez de llanto no hay más que risa y baba en nuestro gesto?
Si no es ahora, ahora que la justicia vale menos, infinitamente menos
que el orín de los perros;
si no es ahora, ahora que la justicia tiene menos, infinitamente menos
categoría que el estiércol;
si no es ahora ... ¿cuándo se pierde el juicio?
Respondedme loqueros,
¿cuándo se quiebra y salta roto en mil pedazos el mecanismo del cerebro?
Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos. Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto
y ... ¡Ni en España hay locos! ¡Todo el mundo está cuerdo,
terrible, monstruosamente cuerdo! ...
¡Qué bien marcha el reloj! ¡Qué bien marcha el cerebro!
Este reloj ..., este cerebro, tic-tac, tic-tac, tic-tac, es un reloj perfecto ...,
perfecto, ¡perfecto!



Ya no hay locos, y nos dicen que sociedad marcha bien, que la humanidad anda bien. Terrible engaño

¡QUIERO QUE HAYAN LOCOS!¡NECESITAMOS A ESOS LOCOS!
¡QUIERO SOÑAR, QUIERO VIVIR! 

lunes, 7 de mayo de 2012

El orgullo de ser padre

Como dice Serrat:

A menudo los hijos se nos parecen
y así nos dan la primera satisfacción....
Nada ni nadie puede impedir que sufran,

que las agujas avancen en el reloj,

que decidan por ellos, que se equivoquen

que crezcan y que un día 

nos digan adiós.



Ya comenté anteriormente, que tengo dos hijos, mujer y varón. Ya son adultos. Ya dijeron adiós.

Debido a mi trabajo, casi no pude educarlos, poco tiempo pude pasar con ellos, salvo los fines de semana. Sobretodo con mi hijo.

No me acuerdo de casi nasa de cuando era pequeño, cuando llegaba a casa, el ya dormía. Tan solo un beso en penumbra para no enturbiar su sueño.

Con mi hija, no tanto, era la primera. Tenía más tiempo y menos responsabilidad en el trabajo. Le hacía muchas fotografías, y me la llevaba a pasear en el cochecito de bebé, y el perro.

Fueron avanzando las agujas del reloj. Fueron despertando a la vida. Y sí, yo estaba allí, pero esas confidencias de niño, esas primeras preguntas que hacen, no me las hicieron a mí, se las hicieron a su madre, mi mujer.

He sentido muchas veces celos, celos de no ser yo a quien iban con sus cuestiones importantes, con sus existencialismos, con sus preocupaciones, con sus quejas, con sus miedos, vértigos, alegrías, buenas nuevas.

No, no eran para mi en primera instancia. Después de pasar la criba de mamá, era cuando me llegaban, y solo lo bueno, lo que no traía problemas consigo. No me debían agobiar, no debían estresarme.

Era mi mujer, la que recibía las primicias de ellos, ella era la consultora, medico, ingeniero, psicóloga, educadora.

Cuando hablamos de ellos, siempre lamento lo ocurrido: yo no estaba, no lo vi, no lo escuché.

Afortunadamente, y gracias al tesón, paciencia, idea, cariño, inteligencia en suma de mi mujer, fueron creciendo, fueron formándose, equivocándose, corrigiendose. No todo ha sido una panacea, no todo ha sido un dulce hogar, hemos sido normales como creo que casi todos lo somos.

Ahora me paro a pensar. ¡Cuanto me han dado! Mientras yo seguía equivocado por mi camino, ellos si contaban conmigo, para ellos era un poco su ideal. De vez en cuando me han hecho saltar las lágrimas cuando me dicen que para ellos yo era algo grande, que les inculqué unos valores, unas razones de vida, que son al fin y al cabo las que han ido construyendo, han ido moldeando esas personalidades tan distintas que son ella y el.

Creo no obstante que siempre han sabido que quien estaba siempre a su lado era su madre. Era ella la que les corregía, la que les enseñaba a vivir.

Lo cierto es que ahora, ya adultos, y después de haber tomado cada uno su camino, me doy cuenta de lo grandes que son. Me doy cuenta de lo enorme que es esa unidad que han creado.
Lógicamente me han superado en todo. No es que los tenga idealizados, no, no es eso. Pero son grandísimos, son   ellos mismos con su escalera que día a día han de ir subiendo y la suben.
Realmente, me siento muy orgulloso de ser el padre de mis hijos. Ellos se lo han buscado.




jueves, 3 de mayo de 2012

Gelem Gelem / Anduve Anduve

Desde muy niño he sentido una gran pasión por la música. Recuerdo ir a todas partes con un transistor viejo, medio roto, pero lo podía escuchar en cualquier parte de mi casa.
Llegué pronto a la época dorada de la música inglesa. Beatles, Rolling, etc, pronto pasé a interesarme por el soul, Wilson Picket, Arthur Conley, Aretha, Ottis Reding, y muchos otros.
Fué quizás esta época en la que más música escuchaba, a todas horas, mañana tarde y noche hasta las tantas.
Por mi transistor y tocadiscos pasaron cientos, miles de melodías, de todo tipo. Recuerdo con nostalgia cuando mi padre me decía que ya me llegaría el momento, que en unos años descubriría la buena música.
Lógicamente por aquellos años, creo que ni tan siquiera conocía a Mozart, Vivaldi, Sibelius, Strauss, y tantos otros. Pasé igualmente por los años de la canción protesta y canción española de cantaautor, Serrat, Luis E. Aute. 
De vez en cuando llegaban a mis oídos los grandes temas de Quilapayun, Inti Illimani, Victor Jara, Daniel Viglietti, sin saber muy bien lo que llegaron a significar para miles y miles de seres humanos privados de liberad, de seres humanos huyendo de las dictaduras de Latino America. Aquello me pillaba muy lejos y no entendía ni de política ni de casi nada.
Es en este momento cuando comienzo a deletrear las canciones, a interesarme en lo que dicen.
Aquí es cuando la música me ayuda a entender a América Latina, a conocer lo que pudieron significar, las cárceles, las desapariciones, los asesinatos, la dictaduras. 
Dado que mi hija es una genial bailaora de flamenco, ha hecho que poco a poco me vaya interesando por esos palos que excepto las sevillanas, nunca he llegado a distinguir. No obstante sigo insistiendo.
También me llamaron la atención algunas letras de algunas canciones de Camarón. Había algo en las letras, había sentimiento, había pasión, había vida.
Investigué algo más con las posibilidades que he ido teniendo a mi alcance, y he podido escuchar flamenco de los años mil novecientos y pocos en discos de carbón, (luego llegó el vinilo). 
Lo que siempre he perseguido ha sido la relación, la intima unión entre la música y la voz, llegando a parar naturalmente en la opera, (pero eso es otro tema).
Hace años, apenas lo recordaba escuché por primera vez el Himno Gitano, naturalmente no se quien lo cantaba, tan solo me quedó en la memoria, el desgarro de una voz, que con esa música tenía que decir algo desgarrador, tenía que ser algo importante.Me ponía los pelos de punta, aquello era grande, era enorme, me emocionaba sin entender ni jota.
Hoy me he enterado del nombre de la canción, y rápidamente la he buscado por internet y youtube, la búsqueda ha tenido éxito, he encontrado aquella melodía que casi casi se me había olvidado.
GELEM GELEM/ANDUVE ANDUVE.
La versión es la de Esperanza Frenándeze. Afortunadamente está con los subtítulos con lo que podemos admirar la belleza y tristeza del considerado Himno Mundial de los Gitanos. Extraordinario.
Un himno con esa música y esa letra tan grandes, son dignos de ir en el corazón de los gitanos, de estos hermanos amantes del caminar libre, sin fronteras. Amantes de la pasión, amantes de la libertad. 
Ese himno también va en mi corazón y espero que en el vuestro también; sobre todo después de escucharlo. ¿Servirá para entenderlos un poco más? Eso espero. Disfrutadlo.


miércoles, 2 de mayo de 2012

Me siento engañado

Presento este estupendo vídeo de poco más de dos minutos de duración. 



Me ha traído a la memoria, viejas fantasías de niño y de adolescente. Luego cuando comencé a trabajar, creí que se iban cumpliendo. (Estupendo, todo marcha según el guión escrito).
Me casé y mi mujer y tuvimos una niña y un niño. (Estupendo se iban cumpliendo los planes que me habían indicado).
Se me olvidaba, casi a la vez tuve a mi primer perro.
El trabajo, viento en popa. Mucho trabajo pero me sentía identificado con el. Amaba el trabajo, me habían enseñado a amar el trabajo. 
Es verdad que sacrificaba a mi familia por el trabajo pero era lo que me habían enseñado, y creía que ese era el camino.
Cumplo los cincuenta y en lugar de ver hacia atrás, sigo mirando hacia adelante. Un futuro prometedor. No conozco casi a mis hijos pero, de momento hay que afianzar el trabajo, y la situación. 
De los hijos se encarga mi mujer.
Trabajo abundante, pero van ocurriendo hechos que indican que no, que no he ido por el buen camino, la empresa donde trabajaba tiene problemas y yo creo sinceramente que soy yo quien dado mi puesto de trabajo, he de salvarla cueste lo que cueste.  
Psiquiatra, médicos, estrés, malhumor, acidez de estomago, pastilla y más pastillas.
La empresa no marcha, no va bien, (más pastillas), adivino un futuro con problemas (mas psiquiatra y más pastillas), mis hijos afortunadamente van terminando sus estudios y (casi no los conozco).
Viajes, traslados de puesto de trabajo, más trabajo, más pastillas, el estomago peor, mas estrés, peor humor.
Mi mujer: La empresa no es tuya. Ya haces mucho y has hecho mucho por ella;pero la empresa no es tuya. 
Tu tan solo eres una pieza más del ajedrez. Está bien, no eres un peón pero no eres el rey, eres un caballo o a lo más un alfil, y cuando el rey dictamine te sacrificará.
Trabajo, estrés, ayuda médica, pastillas, insomnio. Me asusto, tengo miedo. He tenido que dar el pésame a familiares de conocidos que incluso más jóvenes que yo, han terminado su trabajo en este mundo.
Miedo, la empresa no marcha. ¿Que va a pasar con la empresa?. Estres, psiquiatra, pastillas, insomnio, ansiedad. Esto va mal.
¿Donde están mis hijos? ¿Que están haciendo mis hijos?
Mi mujer me pregunta ¿Que hago por mis hijos? ¿Que hago por la familia?
Trabajo, trabajo, trabajo, estrés, pastillas, pastillas. La empresa no es tuya, tu trabajo lo haces bien, pero no eres el dueño, te estás matando. Estás desapareciendo de este mundo. Esto no es vida. ¿Donde estás?
Llega el día jamás deseado. La empresa ha tomado la determinación de eliminarme de su nomina.
Desánimo, tristeza, no concibo que ha ocurrido. Tantos años con ellos. No me puede estar pasando esto. Esto no es real. No esto no, A mi no. Cincuenta y ocho años. Trabajando desde los veinticuatro. Me han robado mi jubilación. Me han estafado mi futuro lleno de felicidad. (Es lo que pone en el guión).
Al cabo de pocos días, ¿Que me está pasando? No tengo pena, no necesito pastillas, no me encuentro desplazado, no me encuentro mal.
Esto es irreal, no termino de entenderlo. Pero si era imprescindible, si me necesitaban.
El rey decidió sacrificar una pieza mas del tablero de ajedrez, le interesaba, y yo no cuento para nada. He cumplido con mi trabajo y punto.
Ahora, tranquilidad, casi casi sin tratamiento psiquiatrico, mejor humor, sonrrio a la vida, cosa que le he negado durante años. Estoy intentando darme cuenta realmente de lo que ha sido mi paso por esta vida y veo muchos fallos, tremendos fallos, que es posible enmendar, no todo pero queda tiempo. Lo intento.
Intento vivir y vivo, intento comprender a mis hijos y los comprendo, participo de sus problemas. Mi mujer no es una extraña, poco a poco creo que la voy conociendo más.
Me han engañado, o ¿me he engañado yo? ¿He estado engañado todos estos años?.
Paso , voy a pasar página, se que todavía estoy a tiempo de VIVIR, de HACER ALGO REALMENTE IMPORTANTE, HACER ALGO PARA LOS MÍOS, HACER ALGO QUE REALMENTE VALGA LA PENA. MI MUJER Y MIS HIJOS, Si y también mis perros. Ellos no van a sacrificar la pieza de ajedrez que quieran porque con ellos no estoy jugando una partida. NO SOY UNA PIEZA DEL AJEDREZ.

Las dos guatemalas de encuentran en el area rural


"Les cuesta mucho conseguir la comida, pero son gente muy noble. Ellos comieron un plato de frijoles y yo tuve el privilegio de que, además, me dieran un huevo y un poco de agua hervida", relató a IPS el guatemalteco Diego Orozco, de 18 años, que el fin de semana convivió con una familia rural empobrecida.
"Lo más valioso fue darme cuenta de la importancia del agua. A ellos les llega cada cuatro días, y les cuesta mucho bañarse y tomarla. Si no tienen agua no tienen cómo regar su siembra y, si no hay siembra, no tienen comida", añadió asombrado, tras alojarse el sábado 28 y el domingo 29 con campesinos del occidental departamento de Quetzaltenango.

Como Orozco, más de 6.000 jóvenes de clase media y media alta, capitalinos la mayoría, visitaron esos días 14 departamentos del país para convivir con familias de escasos recursos y conocer de cerca la pobreza y la desnutrición que las agobia.

En la actividad también participó el presidente de la República, el derechista general retirado Otto Pérez Molina, además de ministros y otros funcionarios públicos, que sumaron más de 1.500 personas, según los organizadores.

La iniciativa "Todos tenemos algo que dar" incluye al sector privado y a la gubernamental Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, y pretende sensibilizar a los jóvenes sobre la pobreza y la desnutrición con miras a que participen en la búsqueda de soluciones.

En Guatemala, que soporta la más grave desnutrición crónica en América Latina, uno de cada dos niños y niñas menores de cinco años padece este mal, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Además, 54 por ciento de sus 14 de millones de habitantes viven en condiciones de pobreza, mientras que 13 por ciento –la mayoría indígenas– subsisten en la indigencia, según la estatal Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2011.

"Nosotros desperdiciamos el agua y no valoramos lo que nuestros papás nos dan. Todos somos humanos y todos tenemos que tener lo mismo, no unos menos y otros más. Hay personas que se esfuerzan y a las que les cuesta mucho salir (superarse), y otras que no luchan y salen", concluyó Orozco.

Durante la actividad, los visitantes se albergaron en las escuelas públicas más cercanas a las comunidades que visitaron, comieron con las familias campesinas, participaron en sus labores cotidianas e intercambiaron opiniones sobre sus realidades.

Juan Carlos Girón, de 18 años, sigue estudios diversificados en un centro privado y el fin de semana se alojó con una familia en la aldea de las lomas de Vixbén, en el municipio de Huitán, Quetzaltenango.

"Visité a una pareja con nueve hijos. Su condición es pobre, pero muy noble. Tienen una cocina pequeña de leña, unos cuantos platos, techo de lámina agujereada y piso de tierra", relató a IPS.

"El señor de la casa me contó que la semana pasada los niños no tuvieron qué comer porque no tenían dinero y a mí me recibieron con comida especial (hígado de oveja) que compraron con todos sus ahorros, cuando ellos suelen comer tamales de maíz con café o agua", agregó.

"Me sentí muy apenado y triste porque yo sé que muchas personas en el mundo no aprovechan lo que tienen", matizó.

Girón ayudó a la familia a lavar ropa y platos, a cortar leña y a llevar a pastar a ciervos y ovejas. En ese tiempo pudo observar a los dos niños pequeños de la familia. Entonces, algo le llamó la atención.

"Era una niña de cinco años pero tenía la estatura de una de tres, y además era flaquita. Ellos decían que comían bien, pero uno se daba cuenta de la realidad", dijo el joven, quien admite que no se puede quejar de la vida que lleva.

Guatemala es considerado uno de los países más desiguales del mundo. Casi 80 por ciento de sus tierras productivas están en manos de cinco por ciento de la población, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los organizadores de "Tengo algo que dar" se mostraron satisfechos.

"Fue algo muy positivo y muy especial, un encuentro entre seres humanos con una sola visión, la búsqueda de soluciones conjuntas entre dos realidades: la de la Guatemala urbana y la de la rural", dijo Luis Enrique Monterroso, titular de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional, a IPS.

La iniciativa, que es parte del plan gubernamental "Hambre Cero" para combatir la desnutrición, no termina allí.

El funcionario explicó que en mayo realizarán una exposición de soluciones alimentarias donde se presentarán diferentes experiencias y, en junio, una "coperacha" (campaña de solidaridad) nacional, donde se recibirán aperos para agricultores y proyectos para atacar la desnutrición.

"Y en julio volveremos a las comunidades con una propuesta de solución individual o colectiva. Ese es el momento que nos dará la calificación sobre el trabajo que hicimos", dijo.

El empresario y organizador de la actividad, Emilio Méndez, declaró: "Mientras no logremos una convergencia de esfuerzos, el problema de la desnutrición no se va a solucionar. Cada vez se hará más grande y nos va a rebotar".

"Es una tragedia pensar que 50 por ciento de los niños guatemaltecos están desnutridos. Esto significa que 50 por ciento del futuro de Guatemala está comprometido", lamentó.

Mientras, en las comunidades visitadas quedó sembrada una semilla de ilusión.

"Me pareció bien su llegada porque los chavos (muchachos) vienen de otro lugar a conocer el trabajo que hacemos cada día", dijo a IPS el joven Delvi Pérez, de 18 años, dedicado de lleno a la agricultura.

Su familia, residente en una comunidad de Huitán, a menudo se encuentra en aprietos para alimentarse. "La verdad es que no nos alcanza. Sembramos de 11 a 15 cuerdas (entre cuatro y seis hectáreas) al año de granos básicos y hortalizas, pero como somos 11 debemos arrendar tierra en otros lados", explicó.

"Yo pienso que van a hacer algo por nosotros. No estoy seguro, pero nos podrían ayudar con abono para el terreno, (para así) tener una buena producción", concluyó.

HUMANICEMOS LA HUMANIDAD

Vía IPS.

domingo, 11 de marzo de 2012

¿Hacía donde nos llevan?

Hace varios meses que dejé de escribir en este bitácoras. No ha sido por no encontrar temas de qué hablar, tampoco ha sido por desidia.

En mi vida personal ha ocurrido un gran cambio. un cambio que he tardado de asimilar, y lo he hecho creo que del mejor modo posible.

Desde las Navidades pasadas, estoy dado de alta en la mayor empresa española que existe. EL PARO.

Después de 36 años de trabajo, después de entregar 36 años de mi vida a una empresa, después de desatender "en parte" a mi mujer, a mis hijos (todo por la empresa), después de todo esto y mucho más que no viene al caso, después de todo esto, ME HAN DESPEDIDO.

Aquello que pensé jamás me iba a ocurrir a mí, ocurrió. Y además sin vuelta de hoja, sin dar tiempo a reaccionar. De un día para otro A LA CALLE. Una indemnización irrisoria, y ni tan siquiera han tenido en cuenta promesas, desplazamientos de familia, etc., nada de nada.

Creo que no vale la pena detenerme en más en lo expuesto. Creo que simplemente hay que hacer una reflexión con lo acontecido y seguir para adelante.

Fruto de la reflexión, con una gran tristeza he visto como he dejado pasar la mitad de mi vida a merced de los caprichos de una empresa, que no ha tenido en cuenta el sacrificio que tanto yo como los míos hemos hecho por ella.

Resumiendo, un simple peón que cuando no ha hecho falta lo han sacrificado.

En definitiva, un anticipo de lo que está ocurriendo en el terreno laboral en nuestra España, debido a la reforma laboral que se está llevando a cabo.

Tal y como he plasmado en este blog, en diversas ocasiones, estoy en contra del Neoliberalismo, estoy en contra de la globalización explotadora, estoy en contra, en suma, de todo aquello que tiende a hacer mayor la separación, la brecha existente entre los pudientes y los de abajo; las grandes diferencias existentes entre los del primer, segundo, tercer, cuarto y hasta quinto mundo.

Nos están llevando hacía un nuevo estado de convivencia, que no se puede decir de sociedad, ya que una sociedad es la inclusión de todos los componentes para el alcance de un fin en común. Ese estado de convivencia previamente diseñado por las grandes corporaciones mundiales, se va a distinguir del actual en una serie de "modus operandi", que ya se está viendo.

No valen los antiguos valores. Aquí manda Don DINERO, las leyes válidas son las impuestas por Don DINERO, aquí tanto tienes tanto vales, pero ojo, el tanto tienes te lo voy a asignar yo.

Se está llevando de un modo alarmante a una cantidad tal de parados, la mayor parte de ellos con unos subsidios ridículos, y que van a hacer que el sistema de bienestar se rompa. Entiendo que con el nuevo gobierno es a donde vamos a llegar.

Cuando gracias a convenios, rescates, subvenciones, etc., la banca tenga debidamente saneadas sus cuentas, tan solo a partir de ese momento, y solo en casos muy estudiados se podrán dar créditos. Mientras tanto, el paro se ha situado en unos niveles insostenibles con un gran riesgo de ruptura social, Es entonces cuando se comenzará a crear "empleo" a la alemana. Unas cuantas horas menos de trabajo por mitad del jornal. De este modo el gobierno se anota dos tantos. Uno, no hay desempleo y otro, las empresas tendrán en sus manos el poder de hacer con los trabajadores lo que les dé la gana, según convenga a las Cuentas de Resultados. Repito, somos simples peones, que cuando no somos necesarios, nos suprimen y basta.

Vamos a ver en breves fechas una precariedad tal en el empleo, que quien lo tenga, va a estar con tanto miedo que va a hacer lo impensable por mantenerlo. El que esté en el paro, si puede subsistir con los subsidios, bien, si no, deberá ir a guetos.

Da la sensación de que aquí todo vale, con tal de conseguir DINERO fácil. A nadie se le cae la cara de vergüenza por sentarse en el banquillo de los acusados, ya sean personajes del gobierno o de la empresa, todo lo contrario, cuanto más roban, son tratados como más héroes.

Y todos, la gran mayoría seguimos callados, tan solo nos expresamos en público cuando nos arropa una manifestación. Ya han conseguido el paso de meternos el miedo en el cuerpo, "quien se mueve va fuera".

No, no estoy en absoluto de acuerdo con las nuevas normas del gobierno. no estoy de acuerdo con las nuevas normas de la empresa, no estoy de acuerdo con las nuevas normas de la sociedad.

Estoy de acuerdo con las normas de una humanidad humanizada, las normas de una sociedad humanizada, las normas de una responsabilidad humana, y unas normas de una solidaridad humana.

Lo demás no me vale.