jueves, 19 de septiembre de 2013

¿Que nos espera?

No se si he hecho bien o mal, al dejar de escribir y expresar mis sentimientos en esta pequeña bitácora.

Realmente he escrito apenas nada, y siempre me he contenido. Me he contenido en expresar todo lo que llevo dentro. No he querido herir a nadie, pero no me puedo callar, ya he gritado, protestado, hablado, escrito, no me puedo quedar de brazos cruzados, viendo lo que esta sucediendo a mi alrededor, viendo hacia a donde nos están llevando, hacia a donde vamos de modo inexorable.

Desde que comencé mi andadura en HUMANIZAR LA HUMANIDAD, he ido dejando caer preguntas sin respuestas, y opiniones personales sobre todo, acerca de como veo la sociedad y situación actual.

Hace varios años ya comentaba que no me gusta hacia donde nos llevan, que no me gusta la tan traída y llevada globalización, que no me gusta la guerra, que la brecha entre ricos y pobres en vez de menguar cada vez se iba agigantando, pero parece que no importa  demasiado. A mí me importa y preocupa demasiado.

En estos momentos de mi vida, estoy esperando (en paro) la jubilación. Ya comenté que después de treinta y cinco años de entrega incondicional al trabajo, que después de tan arduo y difícil trabajo, me dieron una patada en el culo y a la calle, a engrosar esas listas inmensas que no tienen fin.

Confiaba en que a pesar de haber incumplido el programa electoral, el partido que nos gobierna, al menos en lo que respecta a las pensiones, podíamos estar un poco mas tranquilos. Las pensiones eran intocables. Pero no, aquí todo vale. Soy mayoría y hago lo que me da la gana.

Pero ¿hasta donde llega ese afán recaudador, hasta donde nos van a llevar estas políticas impuestas por los de siempre (FMI, Banco Central Europeo, BM, Comisión Europea)?.

Sin apenas pararnos a pensar en todo esto se llega a una muy fácil conclusión, que he indicado en numerosas ocasiones: Aquí lo único que vale es el dinero, el DIOS DINERO. El todo poderoso y prostituido dinero que todo lo mancha, todo lo destruye, todo lo vicia, todo lo corrompe, todo lo ensucia, todo lo pudre. 

Tantos años de  humanidad, y tan poco conseguido. Seguimos haciendo valer la máxima de "tanto tienes, tanto vales". ¡Enorme equivocación! 

Por una parte nos encontramos con que para tener más no basta con trabajar más, No. Por otra, no nos contentamos con tener lo suficiente para vivir. No. Y para conseguirlo, tenemos que sobrepasar esa línea que jamas se debería de atravesar, porque nuestra ambición cada requiere más y más.

De este modo vamos por muy mal camino. Pero no es toda la culpa nuestra, no es toda la culpa del españolito de a pié. Nos siguen bombardeando constantemente con el consume, consume, gasta, gasta, aunque no lo necesites compra, compra, derrocha, derrocha, consume, gasta, compra, derrocha;, consume, gasta, derrocha, ese es el sinónimo de bien vivir.

No me cansaré de repetir que esta filosofía de vida no vale, no nos lleva a ninguna parte, y menos a la felicidad a la que todos aspiramos.

Y mientras tanto, estos gobernantes nos lo están poniendo muy difícil, tanto para nosotros como para los que vienen detrás, a los cuales de seguir así, no les vamos a dejar nada de nada. Digo que nos lo están poniendo muy difícil, nos lo están poniendo increíblemente difícil, pero seguimos tragando, seguimos tragando, seguimos tragando. Nos han metido el miedo en el cuerpo, ya indiqué que lo estaban haciendo muy bien, nos han intimidado, nos han cortado las alas, nos han recortado  el pensamiento, la ilusión, el habla.Tanto es así que debido al afán de conseguir unos equilibrios que tan solo sirven para el gran capital y unos cuantos buitres y especuladores, están destruyendo la sociedad, están destruyendo, mejor, ya han destruido todo lo que tanto trabajo y tiempo nos ha costado conseguir. Pero el dinero, necesita devorar más dinero. 

Repito, lo han conseguido, han conseguido aborregarnos, han conseguido amedrentarnos, han conseguido hacer desaparecer una clase medía, con todo lo que conlleva; han conseguido quitarnos el habla, y están consiguiendo a marchas forzadas el doblegarnos a los intereses de la sociedad del dinero, a los intereses de esas entidades que todo lo quieren, todo lo tienen y todo lo pueden. Lo han conseguido pasando por encima de unos principios que creíamos inamovibles, pero no les ha importado nada, están arrasando, están dejando una sociedad dirigida por unos pocos, muy pocos, y de otra parte una inmensa mayoría, llena de problemas para poder dar de comer a sus hijos todos los días, para poder mantener su puesto de trabajo, para poder dar una buena educación a sus hijos, en definitiva, para poder vivir.

¿Hasta cuando esto va a seguir?. ¿Que nos van a dejar?. ¿Cuanto podemos aguantar más?. 

Con toda franqueza, no creo que vamos por el buen camino. Es posible, y se ha demostrado que se ha hecho mucho despilfarro, pero seguimos sin aprender, y por el dios dinero se hace lo que haga falta.

Mientras los de arriba proyectan nuestro futuro a su antojo, nosotros los de a pié, a obedecer sus ordenes que para eso estamos.

Yo desde aquí sigo gritando ¡HUMANICEMOS LA HUMANIDAD! ¡Queda tanto por hacer!