jueves, 30 de octubre de 2014

Preguntas, preguntas.

¿Como nos seguimos llamando humanos si nos da totalmente igual que existan o no, millones de seres que tan solo sobreviven?

¿Como nos llamamos humanos si nos da lo mismo que millones de seres signifiquen algo o nada para alguien?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, si nos importa un bledo el que millones y millones de seres tan siquiera estén inscritas en un registro?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos si nos da exactamente igual que millones y millones de seres lleguen al mundo, y desaparezcan del mismo, sin dejar una mínima huella de su existencia?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, cuando consentimos que una ínfima minoría posea mas del 85% de la riqueza mundial?

En España, se está pasando hambre.

Al principio de la crisis, jamás pensé que esta situación llegaría, que sería pasajera. Nunca llegué a pensar en que las ONGS se verían tan seriamente desbordadas por la imperiosa necesidad de miles y miles de personas que gracias a ellas sobreviven.

¿Que sería de nuestra sociedad actual sin la gran solidaridad existente? Pero solidaridad tan solo existente entre los llamados humildes que somos la gran mayoría. El pobre, el humilde es el que mas comparte con los demás.

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, cuando consentimos que nuestros niños, que la infancia de este país, no tenga tan siquiera lo estrictamente necesario para su normal desarrollo?

¿A donde hemos llegado? 

¿Que futuro estamos dejando a los que nos siguen?

¿Es justa la situación actual de esta nuestra querida España? ¡Que brecha tan tremenda se ha instaurado en la sociedad! Una opulencia que vive esquiva de cualquier responsabilidad que no sea la suya misma. Una oprimida a la que los recortes, del modo que fuere ha dejado descolgada y mal compuesta. Una brecha abierta que nos ha convertido en el segundo país de la unión Europea con mayor desequilibrio social.

Entre los recortes sociales, totalmente injustos y nefastos, y el saqueo a que está sometida nuestra querida España, hemos dejado a nuestros hijos un futuro lleno de incertidumbre, lleno de desigualdad, lleno de zozobra, lleno de pesares. Les estamos arrancando su legítimo futuro.

Tanto en macro como en microvisión, la situación es tan alarmante que estamos ante un caos de consecuencias no predecibles, pero si posibles.

¿Porqué no es prioritario la infancia para la sociedad, nuestra sociedad? 

¿Porqué no es prioritario la erradicación del hambre, nuestra hambre?

Humanicemos la Humanidad.

martes, 9 de septiembre de 2014

Reflexiones

Día inolvidable, día lleno de inquietudes de índole diversa. Día de alegrías familiares, y tardanzas supuestamente justificadas.

Pero del mismo modo, día de inquietud, de zozobra, de intranquilidad, de temor. No me gusta, ya lo he comentado en diversas ocasiones, no me gusta como está la sociedad actual, no me gusta como está la situación económica-política-social tanto de nuestro país como del resto de aquello que queremos seguir llamando nuestra tierra, nuestro mundo.

Cada vez las posturas van siendo mas y mas encontradas, en lugar de abrir vías de dialogo, intransigencia; en lugar de solidaridad, egoísmo; en lugar de política, dilapidación de sociedad y valores de la misma.

No nos podemos quejar, hemos llegado a donde hemos llegado, porque hemos querido, porque no hemos tenido el suficiente arrojo, el suficiente coraje para decir basta. Para decir ellos no disponen de mi voluntad, ellos no me representan. En lugar de ello, ha sido más cómodo dejar venir todas las venturas prometidas por esta sociedad-élite capitalista que tan solo se mira el ombligo y busca todo resquicio posible para enriquecerse a costa de los demás. No lo digo en tono alarmista, sino en tono real, y a las pruebas me remito. Leanse la prensa, oiganse las noticias no oficilialistas, aunque tal y a donde hemos llegado tampoco es necesario irse a los canales alternativos. 

No hemos hecho caso de las enseñanzas de la madre tierra y hemos arrasado por arrasar, por tener dinero fácil en el menor tiempo posible, creyéndonos tener derecho a todo, y no deber a nada.

El sector agrícola tiene muchísimo peso específico en nuestro país. ¿Que pasaría si los inmigrantes hiciesen huelga? ¿Nos hemos preguntado en algún momento los miseros salarios, si se puede llegar a decir salario que cobran? ¿Donde estaríamos si ellos cobrasen lo que cobra un españolito de a pié.

¡Que hemos hecho! ¿Que estamos haciendo con los inmigrantes? .Les dimos la bienvenida en su día para que nos hicieran los trabajos que nosotros no queríamos. Ahora como no se necesitan, no nos interesan y los expulsamos, sin siquiera llegar a pensar en lo que nos dan y han dado. Sin pensar en lo que les debemos, sin pensar en que también gracias a ellos hemos conseguido nuestro bienestar. Pero sin querer mirar con detalle como era ello posible. No queremos saber sus nombres, apellidos, si tienen familia o no; como viven allá en sus países, que guerras les tienen envueltos. No nos interesa, no les escuchamos cuando lo dicen. Tan solo sentimos alguna lástima momentánea cuando escuchamos las noticias de algún naufragio, pero es cosa de pocos segundos. 

No hemos hecho nada en absoluto, tan solo mirarnos el ombligo y vanagloriarnos de nuestro bienestar. Ahora en plena crisis, es cuando entonamos el mea culpa. Ahora en plena crisis, cuando nos han arrebatado nuestro bienestar, comenzamos a inquietarnos y ver intranquilos el futuro que nos están preparando los dirigentes, y comprendemos que hay que cambiar, comprendemos que el tipo de sociedad logrado ha fracasado, que no sirve, que no vale, que hemos de cambiar, que hemos de modificar nuestra actitud hacia todo y todos los que nos rodean.

No basta con decir que nos hemos equivocado, hay que poner freno de inmediato a la gran brecha que nos va separando, Hay que hacer comprender a los gobernantes las verdaderas necesidades que tiene, que demanda la sociedad de a pié.

No basta con admirar a tal o cual ONG, que hacen un papel que jamás será valorado en su justo precio por unos gobiernos a los que les ha venido muy bien la solidaridad existente. Debido a ella se han despreocupado de la situación de la sociedad real, y se han dedicado a hacer una falsa política que tanto daño ha causado y sigue causando

Creo que debemos "humanizar la humanidad", si la queremos cambiar. Los que nos siguen, los que vienen detrás de nosotros lo necesitan. 

viernes, 9 de mayo de 2014

Otra gran ocasión perdida

Hace catorce años el mundo contempló con verdadera expectación y esperanza la proclamación de los "Objetivos del Milenio".

Magnífica fotografía que se hicieron los 147 todopoderosos que muy confiados sonreían, y decían, y hablaban del futuro logro de los objetivos, del futuro logro de la sociedad mundial. Éramos capaces.

Estrepitosamente ha fracasado el "gran acuerdo". Estrepitosamente los países todo poderosos no han hecho los deberes, no han hecho frente a la gran responsabilidad que adquirieron entonces, para con el resto.

Si el objetivo era ir presentando por estas fechas a los países, los logros conseguidos, ahora Naciones Unidas debe estar rediseñando estrategias para dar las explicaciones oportunas y necesarias. Dar explicaciones por haber desvirtuado aquellos Objetivos del Milenio, dar explicaciones por no haber cumplido lo proyectado, dar explicaciones por no haber alcanzado lo prometido, dar explicaciones de porqué esto ha sucedido.

La ONU, ha vuelto a fracasar. Posiblemente el mayor proyecto de su historia, no se va a poder lograr, tan solo alguna "migaja" se conseguirá. 

Otro fracaso de la ONU supeditada desde siempre a los propósitos de las superpotencias que tan solo buscan su beneficio en detrimento del resto de países.

Se está volviendo a la "guerra fría" con guerras localizadas, y desencadenadas por la posesión a ultranza de las materias primas.

La mayor parte de los Objetivos del Milenio, se han convertido en utopías, distando mucho de su posible consecución. ¿Que decir a aquellos países que tanto esperaban de esas promesas? ¿Que decir a la inmensa mayoría de seres humanos a los que se les va a seguir privando de un acceso a los bienes necesarios y a los que tiene derecho y que tan tan solo los van a seguir disfrutando una minoría? ¿Como convencer al mundo entero de que en una gran parte los Objetivos del Milenio, no se han conseguido, ni se conseguirán dado que se ha sustituido la prioridad del bien común, por la prioridad del poder, por la prioridad del dinero rápido y fácil, de unos pocos países.

Los Objetivos del Milenio, se han visto arrinconados por el capital, por el afán de poder, por las políticas neoliberales de los gobiernos.

Ha podido más el dinero para unos pocos, que el bien común para la mayoría de los seres humanos que habitamos este mundo.

Es cierto que se han conseguido pequeños logros en educación, en reducción de mortalidad infantil, sin embargo, la reducción del hambre, el reducir la pobreza, el reducir las desigualdades de género, han pasado casi desapercibidas, debido en algún caso por la ya mencionada crisis que nos tiene atenazados. No obstante no es escusa dado que esa crisis ha sido ocasionada por el poder especulativo del dinero, que ha desajustado totalmente las previsiones con las que trabajaba la ONU. Amén de que cuando ha sido necesario el apoyo a las grandes entidades financieras, nunca ha faltado capital, pero cuando se ha tratado del cumplimiento de unos Objetivos del Milenio, el dinero no aparece. 

Han aparecido en contra de lo esperado en un principio, millones de nuevos seres humanos pobres, pero sobre todo ha cambiado y sigue cambiando radicalmente el sistema económico-financiero, que al fin y al cabo es quien monopoliza la toma de las grandes decisiones de la economía mundial, en beneficio de las grandes corporaciones financieras, que basadas en el anonimato y modo de funcionamiento "fondos de inversión", no adquieren responsabilidad alguna frente a la sociedad civil, tan solo buscan el beneficio rápido " a costa de todo y de todos".

Se van a quedar como utopías aquello de la erradicación de la pobreza, aquello del desarrollo sostenible, aquello del fomento de la Alianza Mundial para el Desarrollo, aquello de la mejora de la salud materna, aquello de la igualdad de sexos, aquello de la enseñanza primaria universal, aquello del combate contra el VIH, malaria y otras enfermedades.

Por contra han aparecido nuevos problemas a escala mundial como el de la privatización del agua y materias primas, como la trata de seres humanos, como el de las migraciones.

Desgraciadamente y debido a las politicas neoliberales aplicadas por los gobiernos nos encontramos con estos nuevos problemas de muy dificil solución y que inexorablemente vuelen a incrementar la cesta de las demandas de la sociedad.

¿Se van a reconducir los Objetivos del Milenio?
¿Van a hacer que nos olvidemos de ellos?
¿O, vamos a conseguir cambiar la sociedad en su modus operandi, para Humanizar la Humanidad?



miércoles, 9 de abril de 2014

Lo están consiguiendo

No me gusta la situación a la que nos han llevado. 

Desde estas líneas y a lo largo de varias temporadas, he pretendido expresar en voz alta alguno de mis sentimientos. Algo que necesitaba sacar de mi interior. Algo que a la vez pretendía fuese un grano de arena más a los efectos de poder "Humanizar la Humanidad".

En diversos momentos de esta aventura, he pretendido dar mi opinión sobre la situación actual, a la que nos han ido llevando poco a poco, pero paso a paso lo han conseguido.
Nos han dejado sin fuerzas. Cada día protestas, manifestaciones, pero no se consigue apenas nada. Siguen los desahucios, sigue la corrupción galopante y sin freno. Sigue instaurándose entre nosotros como una buena amiga diabólica esa penuria, esa tristeza de ver como no se cumple la ley, y se siguen expulsando a seres humanos que tan solo pretenden aspirar a una vida mejor para los suyos. Sigue instaurándose de modo silencioso pero solemne esa pobreza que cada día devora y devora cientos de hogares, sin mayores recursos que los que les llegan de allegados, ongs, cáritas, asociaciones.

¿Quien iba a decirnos hace diez años que en nuestro país se iba a pasar hambre? Que en nuestro país, las cosas iban a estar tan mal como están y seguirán estando, a pesar de que los gobernantes, con su despotismo, con su maldita mayoría, nos dicen que ya se está saliendo.

Cuando les oigo hablar de este modo, no se de que país hablan. desde luego que del mio no. Aquí, cada día noto mayor abandono de las instituciones hacia los mas desprotegidos, nos vuelven a obligar a hacer aquello que nos decían nuestros padres de "ver, oir y callar". Pero que bien lo han hecho. Quien se mueve no sale en la foto y es despedido sin contemplaciones. Quien protesta es un terrorista o de algún grupo extremista. Parece que estamos volviendo a los años oscuros. Aquellos en los que nos pusieron las orejeras y a base de fútbol y toros, nos llevaban como a borregos, todos en fila y quien se salía, palo. Parece, digo, que llegamos de nuevo a esa época. Los de arriba han abierto de un modo desorbitado la brecha existente con los de abajo. Y siguen pidiendo más y más, son buitres a la caza de lo que queda. Los grandes pasteles se los han repartido, tan solo quedan migajas y aún así siguen mostrando una voracidad terrible. Tienen que conseguir su objetivo, cueste lo que cueste y caiga quien caiga. Siempre que no sean ellos, los de su equipo.

Han dejado una ley maltrecha, totalmente politizada, abandonando además la justicia universal. ¿Es esa la marca España de la que quieren presumir?.

En el quehacer diario veo la misma necesidad que hace un año. No señores gobernantes, esto no se ha terminado, vayan a visitar las colas de personas que acuden diariamente a solicitar ayuda a Cruz Roja, a las ongs, a Servicios Sociales, a los comedores sociales, a los bancos de alimentos.

¡Que bien les ha venido que seamos un país tan solidario! Las Ongs, han asumido un rol, que debería ser asumido por el gobierno. El gobierno se lava las manos y no quiere saber nada de lo que hacen los comedores sociales, de lo que hace Cruz Roja, de lo que hacen los Bancos de Alimentos, Stop Desahucios, Caritas y tantas y tantas agrupaciones a las que hay que agradecer su enorme dedicación para con los más desfavorecidos.

Nos quieren vender que el desempleo comienza a bajar. ¡Mentira!. Mil veces mentira. ¿Cuantos contratos fijos se han firmado? ¿Cuales son los minisalarios con los que se están haciendo ahora los contratos laborales por semanas o meses? Estos contratos sacan al trabajador de la cifra del paro, pero el trabajador no puede vivir con 600 euros o menos al mes, con esa nomina, no puede llegar a fin de mes y no es por que despilfarra.

Los empresarios pretenden incluso que el salario vaya intimamente ligado a los resultados de las empresas, de modo que si la empresa declara pérdidas, el salario pueda ser minorado. Pero si ocurre lo contrario es él y los accionistas quienes lo notarán, nunca el trabajador. ¿Quien va a verificar que los resultados empresariales no han sido maquillados para conseguir los que necesita el empresario?

Se está dejando marchar de un modo muy alegre, casi sin darle importancia, a nuestros jovenes, a otros países. En el nuestro no tienen cabida. Craso error, que lamentarán las generaciones venideras. Les decíamos que queríamos dejarles un mundo mejor, y no hemos cumplido nuestra promesa, les hemos jodido el futuro, se lo hemos puesto casi imposible. Luego nos lamentaremos de que no están con nosotros. Los hemos echado de nuestra tierra.

Ante tal enormidad de despropósitos que se han hecho, que queda por hacer sino salir de una vez a la calle y exigir el cambio, la vuelta a los valores, la aniquilación de la maldita globalización, la redistribución de la riqueza, el abrazo a la solidaridad, la vuelta a lo que yo digo "HUMANIZAR LA HUMANIDAD".