viernes, 9 de mayo de 2014

Otra gran ocasión perdida

Hace catorce años el mundo contempló con verdadera expectación y esperanza la proclamación de los "Objetivos del Milenio".

Magnífica fotografía que se hicieron los 147 todopoderosos que muy confiados sonreían, y decían, y hablaban del futuro logro de los objetivos, del futuro logro de la sociedad mundial. Éramos capaces.

Estrepitosamente ha fracasado el "gran acuerdo". Estrepitosamente los países todo poderosos no han hecho los deberes, no han hecho frente a la gran responsabilidad que adquirieron entonces, para con el resto.

Si el objetivo era ir presentando por estas fechas a los países, los logros conseguidos, ahora Naciones Unidas debe estar rediseñando estrategias para dar las explicaciones oportunas y necesarias. Dar explicaciones por haber desvirtuado aquellos Objetivos del Milenio, dar explicaciones por no haber cumplido lo proyectado, dar explicaciones por no haber alcanzado lo prometido, dar explicaciones de porqué esto ha sucedido.

La ONU, ha vuelto a fracasar. Posiblemente el mayor proyecto de su historia, no se va a poder lograr, tan solo alguna "migaja" se conseguirá. 

Otro fracaso de la ONU supeditada desde siempre a los propósitos de las superpotencias que tan solo buscan su beneficio en detrimento del resto de países.

Se está volviendo a la "guerra fría" con guerras localizadas, y desencadenadas por la posesión a ultranza de las materias primas.

La mayor parte de los Objetivos del Milenio, se han convertido en utopías, distando mucho de su posible consecución. ¿Que decir a aquellos países que tanto esperaban de esas promesas? ¿Que decir a la inmensa mayoría de seres humanos a los que se les va a seguir privando de un acceso a los bienes necesarios y a los que tiene derecho y que tan tan solo los van a seguir disfrutando una minoría? ¿Como convencer al mundo entero de que en una gran parte los Objetivos del Milenio, no se han conseguido, ni se conseguirán dado que se ha sustituido la prioridad del bien común, por la prioridad del poder, por la prioridad del dinero rápido y fácil, de unos pocos países.

Los Objetivos del Milenio, se han visto arrinconados por el capital, por el afán de poder, por las políticas neoliberales de los gobiernos.

Ha podido más el dinero para unos pocos, que el bien común para la mayoría de los seres humanos que habitamos este mundo.

Es cierto que se han conseguido pequeños logros en educación, en reducción de mortalidad infantil, sin embargo, la reducción del hambre, el reducir la pobreza, el reducir las desigualdades de género, han pasado casi desapercibidas, debido en algún caso por la ya mencionada crisis que nos tiene atenazados. No obstante no es escusa dado que esa crisis ha sido ocasionada por el poder especulativo del dinero, que ha desajustado totalmente las previsiones con las que trabajaba la ONU. Amén de que cuando ha sido necesario el apoyo a las grandes entidades financieras, nunca ha faltado capital, pero cuando se ha tratado del cumplimiento de unos Objetivos del Milenio, el dinero no aparece. 

Han aparecido en contra de lo esperado en un principio, millones de nuevos seres humanos pobres, pero sobre todo ha cambiado y sigue cambiando radicalmente el sistema económico-financiero, que al fin y al cabo es quien monopoliza la toma de las grandes decisiones de la economía mundial, en beneficio de las grandes corporaciones financieras, que basadas en el anonimato y modo de funcionamiento "fondos de inversión", no adquieren responsabilidad alguna frente a la sociedad civil, tan solo buscan el beneficio rápido " a costa de todo y de todos".

Se van a quedar como utopías aquello de la erradicación de la pobreza, aquello del desarrollo sostenible, aquello del fomento de la Alianza Mundial para el Desarrollo, aquello de la mejora de la salud materna, aquello de la igualdad de sexos, aquello de la enseñanza primaria universal, aquello del combate contra el VIH, malaria y otras enfermedades.

Por contra han aparecido nuevos problemas a escala mundial como el de la privatización del agua y materias primas, como la trata de seres humanos, como el de las migraciones.

Desgraciadamente y debido a las politicas neoliberales aplicadas por los gobiernos nos encontramos con estos nuevos problemas de muy dificil solución y que inexorablemente vuelen a incrementar la cesta de las demandas de la sociedad.

¿Se van a reconducir los Objetivos del Milenio?
¿Van a hacer que nos olvidemos de ellos?
¿O, vamos a conseguir cambiar la sociedad en su modus operandi, para Humanizar la Humanidad?