jueves, 30 de octubre de 2014

Preguntas, preguntas.

¿Como nos seguimos llamando humanos si nos da totalmente igual que existan o no, millones de seres que tan solo sobreviven?

¿Como nos llamamos humanos si nos da lo mismo que millones de seres signifiquen algo o nada para alguien?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, si nos importa un bledo el que millones y millones de seres tan siquiera estén inscritas en un registro?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos si nos da exactamente igual que millones y millones de seres lleguen al mundo, y desaparezcan del mismo, sin dejar una mínima huella de su existencia?

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, cuando consentimos que una ínfima minoría posea mas del 85% de la riqueza mundial?

En España, se está pasando hambre.

Al principio de la crisis, jamás pensé que esta situación llegaría, que sería pasajera. Nunca llegué a pensar en que las ONGS se verían tan seriamente desbordadas por la imperiosa necesidad de miles y miles de personas que gracias a ellas sobreviven.

¿Que sería de nuestra sociedad actual sin la gran solidaridad existente? Pero solidaridad tan solo existente entre los llamados humildes que somos la gran mayoría. El pobre, el humilde es el que mas comparte con los demás.

¿Como nos atrevemos a llamarnos humanos, cuando consentimos que nuestros niños, que la infancia de este país, no tenga tan siquiera lo estrictamente necesario para su normal desarrollo?

¿A donde hemos llegado? 

¿Que futuro estamos dejando a los que nos siguen?

¿Es justa la situación actual de esta nuestra querida España? ¡Que brecha tan tremenda se ha instaurado en la sociedad! Una opulencia que vive esquiva de cualquier responsabilidad que no sea la suya misma. Una oprimida a la que los recortes, del modo que fuere ha dejado descolgada y mal compuesta. Una brecha abierta que nos ha convertido en el segundo país de la unión Europea con mayor desequilibrio social.

Entre los recortes sociales, totalmente injustos y nefastos, y el saqueo a que está sometida nuestra querida España, hemos dejado a nuestros hijos un futuro lleno de incertidumbre, lleno de desigualdad, lleno de zozobra, lleno de pesares. Les estamos arrancando su legítimo futuro.

Tanto en macro como en microvisión, la situación es tan alarmante que estamos ante un caos de consecuencias no predecibles, pero si posibles.

¿Porqué no es prioritario la infancia para la sociedad, nuestra sociedad? 

¿Porqué no es prioritario la erradicación del hambre, nuestra hambre?

Humanicemos la Humanidad.

No hay comentarios: